Hochdeutsch

25/07/2014

d

En la muy literaria Gardiner street del Dublineses de Joyce y de un puñado de autores más, unas gentes del estado federado de Baden-Wurtemberg tienen a bien informarnos de que son capaces de muchas cosas pero no de hablar alemán como es debido. Suave Swabians.


Universidad de Hanóver

03/07/2014
universidad-hanover-1912

1912

universidad-hanover-2012

2009

Uno de mis pasatiempos preferidos es mirar cosas viejas: fotografías, documentos, postales y libros. En un blog que miro a veces estaban con una serie de fotos de Alemania en 1912 y cuando pusieron una de la Universidad de Hanóver, me recordó a una que había tirado yo desde el coche al pasar por delante, de camino a Herrenhäuser. Me he puesto a buscarla y la he encontrado, sin caer en la cuenta de que ya la había colgado en otra ocasión. Aunque la vieja está mejor enfocada y coge todo el edificio, son bastante parecidas. No deja de ser interesante comprobar las pequeñas diferencias. La más llamativa no es propiamente arquitectónica, sino la abundancia de vehículos de motor consustancial a nuestra era.

El género del antes y el después ha atraído mi atención durante estos últimos años y una de las cosas que me gustaría hacer es mezclar una foto histórica con una actual. La preparación de la logística me da toda la pereza del mundo, así que si se da será porque escoja un experimento senclllo.


Estalingrado

07/03/2014

Anoche estuve viendo un documental llamado “Secretos de Estalingrado”. Me ha parecido que la idea principal que quieren transmitir es que Stalin no fue tan buen estratega militar como suele suponerse y que realmente tuvo bastante suerte, y que lo que se solía considerar una retirada estratégica fue más bien una huida desordenada de soldados soviéticos despavoridos.

No sé hasta qué punto puede describirse una campaña militar con una versión que sea “la verdad”. Seguramente también haría falta saber leer en ruso y escuchar la opinión de los historiadores soviéticos y rusos. En todo caso soy escéptico respecto a la posibilidad de una versión verdera: ni siquiera en otros casos sin barrera lingüística y donde el acceso a documentos sería más sencillo estamos nada cerca. Es probable que los soviéticos tuvieran la fortuna de cara en importantes momentos concretos, pero eso ocurre todo el tiempo en todas las batallas de todas las guerras. Más o menos es opinión comunmente aceptada que la obcecación de Hitler por no retirarse, contra la opinión de sus generales, fue un error estratégico de primer orden y el rival también juega.

A mí me parece que el documental fracasa en ofrecer una narrativa coherente de si las fuerzas y el armamento alemanes eran superiores o no, o si el exceso de extensión creaba problemas de abastecimiento que eran más importantes que esa ventaja y también de cuántas tropas disponía la URSS para la operación Urano y desde dónde tenían que transportarlas.


¿Se habla inglés en Irlanda?

02/03/2014
English is not spoken in Ireland

English is not spoken in Ireland

Estaba mirando fotos viejas y, cuando me he encontrado esta que tomé en el escaparate de una inmobiliaria en un pequeño lugar de la Toscana llamado Castellina in Chianti, me he dado cuenta de que iba a ser pasto de blog. Es más, muy probablemente la tomé con esa intención. Ocurre que las cosas se quedan en un cajón y tardan años en aflorar.

Habrá quien diga que lo mismo es no incluir Austria y Suiza en la “nación DACH” o no añadir al mapa de Francia las zonas francófonas belgas y helvéticas. El caso es que aparece la silueta completa de la isla de Irlanda y sólo se colorea Irlanda del Norte, y eso parece implicar que en la República de Irlanda no se habla el inglés.

También existe la diferencia de que mientras que se podría interpretar que Francia o Alemania representan el francés y el alemán, en el mapa de las islas británicas no sólo queda coloreada Inglaterra como “madre” del inglés sino también tres otras de las “naciones” de las islas.

Todo el mundo sabrá que en algunas zonas del oeste de Irlanda que aquí llaman Gaelltacht se habla aún la lengua vernácula conocida como gaélico, irlandés o gaélico irlandes. El número de personas que son hablantes nativos o lo utilizan a diario oscila según diferentes cálculos entre las 30.000 y las 80.000 (en una isla de cuatro millones). En todos mis años en Dublín sólo lo he oído por la calle en dos ocasiones y tengo que matizar lo de “por la calle”, ya que una vez fue en la biblioteca junto a la sección de libros que tratan sobre el gaélico y la otra fue en una cafetería, y era hasta cierto punto algo artificial ya que era un grupo de jóvenes que había quedado para practicarlo.

Mal que bien puede decirse que en Irlanda todo el mundo habla el inglés.


Albert Speer

26/12/2013

Hace años había empezado las memorias de Albert Speer. Tenía el libro en español y lo perdí. Me dio mucha rabia porque había leído unas decenas de páginas y me estaba pareciendo una traducción de mucha calidad. Da mucha rabia perder un libro y luego he oído decir unas cuantas veces que es un texto indispensable, así que como lo he vuelto a encontrar por dos reales y tenía un par de festivos por delante he sentido la urgencia de comprarlo y leerlo del tirón.

Hace más años aún, en Berlín, compré otro libro muy interesante. Era una guía de la ciudad que relacionaba todos los lugares con lo que habían sido entre 1933 y 1945. Incluía edificios que ya no existían, los nombres antiguos de elementos urbanos que llevaran nombres nazis y hablaba de las condiciones de vida de la época y cosas así. Un capítulo muy interesante eran los planos de Speer para construir el nuevo Berlín tras la victoria en la guerra. Antes de eso su nombre no era uno que destacara en especial en mi mente entre los de los otros jerarcas nazis.

Es una autobiografía de lo más interesante en muchos aspectos, ya que Speer se subió al carro del nazismo en el último momento y no dejó de ser considerado un outsider por muchos de los antiguos camaradas de Hitler. Parece un personaje mucho más íntegro que los demás protagonistas, aunque tuvo la ventaja de vivir para contar su punto de vista y defender su actuación. Su posición privilegiada en el entorno del caudillo alemán ofrece vistas interesantes sobre cómo se vivieron los aconteceres en la cabina de mando. A mí en especial me parece interesante la desastrosa gestión de Estalingrado, pero datos y aspectos menores como la importancia de la industria de rodamientos, la expedición al monte Élbrus o la personalidad de Eva Braun no están exentas de interés.

Curiosamente la lectura del libro me ha hecho reflexionar mucho sobre asuntos que no son ni históricos, ni políticos ni ideológicos ni bélicos. Las observaciones de Speer sobre la organización del Tercer Reich me han hecho pensar mucho sobre el mundo de la empresa. En especial sobre el principio de responsabilidad; la necesidad de la crítica y la autocrítica para aprender de los errores y mejorar los procesos; y los estilos de liderazgo.

Una gran parte de las memorias pivota alrededor de la figura de Hitler y cómo ejerce el poder. Speer muestra muchas facetas de su jefe dando a entender una personalidad muy complicada que según las cosas se van poniendo difíciles es cada vez más irascible, carente de empatía y rayana en la locura aunque aprecia muchos rasgos positivos y su juicio se debate entre la admiración y la lealtad de doce años de colaboración y la opinión final que de él le queda tras la derrota. La autoridad de Hitler es incontestada pero a la vez sin mucha capacidad para comprobar si sus órdenes se estaban llevando a cabo. En muchos sentidos se podría decir que su liderazgo era blando. Gran parte de los juegos de poder dentro del sistema consisten en ver quién consigue el apoyo de Hitler para tal o cual cosa. Es muy sorprendente la incapacidad de los demás para postularse como alternativa.

Relacionando la figura de Hitler con lo de las cuestiones de management, es curioso que su sistema de trabajo tal y como lo describe Speer fuera tan ineficiente, con unos horarios un tanto absurdos, amateurismo e incapacidad para determinar cuáles eran los puntos importantes de la agenda. Aparte de las carencias del líder, en lo relativo al sistema Speer critica mucho la burocracia alemana a la que considera muy inferior a lo que estadounidenses y británicos estaban haciendo en tiempo de guerra. Tengo dudas sobre cuál es el nivel adecuado de burocracia que maximiza la eficiencia. También cuestiona la falta de sinergias cuando más de una organización hace el mismo trabajo o si las líneas de abastecimiento de los diferentes ejércitos son totalmente diferentes. Tampoco está claro a mi modo de ver cuánta redundancia es necesaria, ya que cuando hay un solo sistema se maximiza la eficiencia pero su defensa es capital y su fallo un problema crítico.

En el libro no se ve nada de la persecución a los judíos ni en general las condiciones de Alemania prebélica y tampoco los crímenes de guerra perpetrados en el este y Speer ha sido criticado por ello. Tampoco aparece que el exterminio de la población civil y muchos temas que hoy nos parecen centrales para entender el nacionalsocialismo fueran asuntos sobre los que se debatiera en la cancillería. En cambio se ve mucho a Hitler como un megalómano obsesionado por construir edificios, sobre todo antes de que empiece la guerra pero también una vez iniciada la misma. Resulta muy curioso cómo no cambia su foco de atención y pretende seguir construyendo sin entender lo que se viene encima. Diría yo que el líder efectivo de un país, y más en la actualidad, deja cuestiones de arquitectura y otros asuntos menores que parecían obsesionar a Hitler a los técnicos.

Al final, y a diferencia de otros,a Speer acepta su responsabilidad en el sistema y en Núremberg lo condenan a veinte años, donde tuvo tiempo para reflexionar y escribir estas memorias. La idea más importante que queda en ellas es que Hitler merece ser condenado por la Historia, no sólo por las desgracias y crímenes que provocó en otros países y la aniquilación de millones de seres humanos sino también por haber creido que su figura y el destino de su plan eran más importantes que la pervivencia de la nación alemana.


Postal de Alemania

14/10/2013
-Möchte der Herr nicht lieber einen Einzeltish?

-Möchte der Herr nicht lieber einen Einzeltisch?

El viernes pasado me llegó una postal de Alemania. Contiene la viñeta supra. Me parece adecuado hacer acuse de recibo aquí, donde mi corresponsal lo acabará viendo. Respecto a la evocación de Leonardo, me cuenta que ese chiste es de lo poco que pudo entender (“¿No preferiría el Señor una mesa individual?”) en el Museo del Humor de Fráncfort. Eso justo antes de decir que la ciudad del Meno le gusto. Afirmacion hasta cierto punto sorprendente.

No he puesto “postal de Fráncfort” porque veo que el matasellos dice Villingen-Schwenningen, que está en la Selva Negra y cuyo nombre me recuerda a dos sitios por los que anduve hace casi una década en los Países Bajos. La ciudad de Vlissingen, que los tercios de Flandes llamaban Flesinga y la playa de Scheveningen en La Haya, cerca donde vivía. Esto no viene muy a cuento excepto por el hecho o leyenda histórica según la cual durante la guerra los neerlandeses detectaban a los ¿espías?alemanes haciéndoles pronunciar Scheveningen, cuya pronunciación no debe de ser tan diferente de la del nombre de ese otro pueblecito en Baden-Württemberg cuyo nombre hemos puesto al inicio de este párrafo, excepción hecha del sonido de jota de la ge holandesa.

No sé yo si el nuevo obispo de Roma podrá arreglar el problema del nazareno, si es ausencia de feligreses. En cualquier caso, y sabiendo como acaba la historia, “mejor solo que mal acompañado” podría decirse.

Aquí en Dublín tenemos una versión interesante y urbana de “La última cena” en un muro de ese callejón de restaurantes al que llaman Italian quarter.


Fourteen funny features of Cologne, Germany

11/10/2013

In April 2009 I stepped in Cologne. I arrived by train from Hanover in a night in which I hardly could see the monstrosity of its cathedral, just in front of the station. I used the following day to stroll around the most typical places of the city. I was a hot humid day which  persuaded me not to follow upstairs to the spire of the cathedral. Luckily, the next day, in which I should follow my trip to a Duesseldorf, started clear and shiny, ideal for the scheduled ascent.

April 13 2009, Köln, armed with my camera. That day I could see a number of curious things that I list in chronological order:

1. Achtung

One of the best-known German words among those who don’t speak German. We came across it in a sign to advise about the danger posed by the tramways. Certainly they are more difficult to be seen, and therefore more dangerous, when you walk looking to the ground, so the placement seems about right.

Achtung

Achtung

2. Grünfeld

A pub named after a chess defence which includes a chess knight graffiti on its wall. Nothing special, but otherwise I wouldn’t reach the magical number fourteen.

El bar Grünfeld

El bar Grünfeld


3. Fist and ear statue.

My imagination does not reach the meaning of this statue. It must be the fight against deafness as much as the concept that listening to others makes us stronger. None of the ideas that came to my mind seem to be specially full of sense. Inside the ear there was litter and some cigs butts, but I’m quite sure it is not an ashtray.

Oreja con puños

Oreja con puños

4. Ice-cream on the top

Best location for tourist photos. I have one myself, ice-cream crashed on my head in tower-of-pisa fashion, which I don’t include here out of sheer shame.

El helado estrellado contra el edificio

The icecream crashed on the attic

5.  Small piece in front of cathedral

The cathedral of Cologne is a spectacular mass. Certainly it is in the first place on the list of things worth seeing in town, but it has not place on this list.  What does fit on my list of funny things is the piece in front of the cathedral of which it is said it is identical to the one on top of each of the towers, 140 metres above. One can imagine the efforts to put it up there. Awesome in every sense.

Catedral de Colonia

Catedral de Colonia


6. Pixelated glass.

There is an interesting example of stained glass inside the cathedral. It looks like a tribute to the geek world. The colours of stained glass have always fascinated me and this is no exception in spite of its low definition.

Vidriera pixelada

Pixelated glass

7. Goldfish lamp

In the old town, die Altstadt (actually not so old as not much of the city survived WW2) there’s an area of narrow streets and restaurants. In one of those this lamp held by a whale could be seen.

En la parte vieja de Colonia

Cologne, old town


8.  Football urinal

In an Italian restaurant’s gents there was a football-themed latrine with its goal and all that. There’s a pink football and even if I’m saying too much I’ll let you know that you can move the ball but it is impossible to score.

Deportes en todos los lugares

Sports everywhere

9.  Street ground, orchestra ceiling.

The auditorium in which the Philharmonic rehearses is under the street, more specifically under a square beside the railway tracks. near the cathedral. Apparently, people stepping may disturb the acoustics, so whenever there’s a concert or rehearsal some men prevent pedestrian from stepping over the musicians.

Aquí explican la jugada

Here it is all explained

Los agentes de la ley acústica. Al fondo la catedral.

Acoustic law and order agents. The cathedral on the background.

10. Space invaders.

A friendly alien on a post beside the tracks. It must be one of those guerrilla art actions.

Marcianito

Marcianito

11. Love locks

This is a meme which has been spreading recently. I think I’ve heard the city of  Florence is going to fine the assholes which may uglify it with this kind of junk. The happy couple places its lock with names or initial in a public place and then get rid of the key, or eat it, or keep it until their love is rust. In Cologne the chosen venue is such a city icon as the railway bridge.

Quincalla sentimental

Sentiments rusting

Los candados van en la valla que hay entre el paso de peatones y las vías

The locks are on the fence between the pedestrian gangway and the tracks

12. Buildings in inverted L shape

Futuristic architecture is everywhere but it is still interesting to watch buildings of this type and size. As I saw them from the distance I’m not sure whether the shape is  designed in order to keep the room at the base or to provide with shadow and shelter from the rain.

Las dos eles invertidas. O elle invertida.

Two inverted L’s.

13. Elephant

Germans love antiques in street markets. In this Flohmarkt (flea market, as it is in French or English) and other similar one can trade coins, stamps, old postcards. Also some more unusual stuff such as this elephant. I cannot imagine its price or the use it can serve.

Elefante de pega

Pretend elephant

14. Books as steps

A bookshop chain example of advertising in an underground crossing stairs. The concept is that each step represents the spine of a book. A metaphor full of beauty and wonder, as every book is a new step in life.

A punto de ascender por la escalera del conocimiento

About to ascend the knowledge stairs


Hamburg

11/10/2013

This post appeared originally in Spanish as Hamburgo

After several months 14 funny things I saw in Cologne about the city of Cologne (Köln), is one of the most successful posts in this blog, so I started working in an attempt to show some of the interesting things I could see in the Hanseatic city of Hamburg some days before. I’ll get the pictures out of its folder and will comment them more or less in chronological order.

Deutsches Schauspielhaus

The first day in town we were strolling around the city centre where we could see the German Theatre (Deutsches Schauspielhaus), which reminded me the Opera of Prague. Funnily, once we got closer we saw a plaque in which they mentioned the architect was actually the same man.

Hans Hummel, in yellow and blue

Hans Hummel. This water carrier is a typical character in Hamburg. He can be found in different places around the city, especially on postcards. Apparently he was one of Hamburg’s water carriers before the times of the running water, but he was also a poor man the children laughed at. The German Wikipedia says he lived between 1787 and 1854.

Beautiful building

Some of the buildings in Hamburg made me remember the houses of Amsterdam. I’m not sure if the architectonic style when from city to city on the ships that sailed the northern seas. Art and commerce together.

Jungfernstieg in front of Binnenalster, seen from a second floor

From one of the wonderful bookshops of Hamburg (an urban feature from which Spain should learn) we can see the area of Jungfernstieg, a street in front of river Alster at Binnenalster, which seems a lake but it is not one. Hamburg is placed where two rivers meet. River Alster is a tributary of the Elbe. Interestingly, the port of  Hamburg on the banks of the Elbe is 88 km away from the river mouth into the Baltic Sea. Hamburg, which boasts one of the most important ports of the world is a port city but not a seaside city.

Hamburg City Hall

Hamburg’s City Hall is a building of peculiar beauty. It is at the very centre of the city, a few metres away from  Binnenalster. Even if we arrived at dusk and could not see its interior, it is not difficult to realise that this is an impressive building. I spent some time looking at statues, as the one of victorious archangel Michael. I still ignore what the function of the post in from of the city hall is, but it includes a nice ship on its top.

Mapa tridimensional para ayuda de ciegos y deleite de cartógrafos

3D Map

Beside the city hall there is a 3D map of the city centre. It is certainly some help for the blind and a pleasure for cartographers and map aficionados. Binnenalster and the city hall square in which the map sits can be seen perfectly. The farther side of the map represents the flow of the Elbe.

Geographical coordinates of Hamburg

We came across the geographical coordinates of Hamburg 53°33′18″N 9°59′24″E in a shopping centre. For Spaniards, it is Important not to mix the O for Ost (East, in German) with the O for Oeste (Spanish for West, which in German is W, West, the same as in English). Meridian 10° E runs trough the city. In fact, Google Maps provides 53°33′55″N 10°00′05″E as coordinates.

Coat of Arms of Hamburg

In the underground station “Rathaus” (City Hall) the tiles in the wall showed the city’s coat of arms, which I’ve seen so many times on a coffee cup at home.

Emergency device to stop trains

One thing which drew my attention was a lever to stop trains, if needed, sitting on the platform. I had seen this kind of device on trains, but never outside them.

Tree decorated with easter eggs

The easter egg thing is not specifically from Hamburg, but a tradition in the whole Germany. The next morning we found several shrubs decorated with plastic eggs, but the real ones are edible. Typically, children paint them in gaudy colours.

Chilehaus yard and Instituto Cervantes’ entrance

Interesting architecture. Chilehaus, with its geometrical design, is one of the outstanding buildings in Hamburg. Seen from one of its angles it shows a ship shape. It is said that the project was commissioned by a man who became wealthy in Chile. Among other things, it houses Instituto Cervantes.

Der Spiegel

Hamburg is the capital for Germany’s newspapers, publishers and media. In your walk you’ll recognize the famous names.

An old VW, with the Chilehaus in the background

The storehouse area is a whole journey to the 19th century. I loved coming a cross an old small Volkswagen Beetle beside the old depots.

Speicherstadt

Speicherstadt. When I arrived in this place I experienced some kind of déjà-vu, as I knew it thanks to old photographs, even if I didn’t know that it was in Hamburg. The ship could be unloaded directly into the warehouses. Today the whole area is being renovated.

Elbe Philarmonic (project)

A dream for the future. This infographic shows the project for the new building of the Philarmonic, on the banks of the Elbe. The base of the future building is on the left of the image. It will be very recognizable, beside the river. I’d love coming some time and listen to a Wagner opera.

We took a boat tour around the port on that same day. It is a very pleasant experience which I recommend to everyone visiting Hamburg, but there are some many views that the tour deserves its one post. I hope you enjoyed this photos to the point that they are some encouragement to visit this city.


1938 Hitler’s Gamble

11/09/2013
Portada

Portada

A veces leo libros cuyo nivel de detalle esté por encima de mis posibilidades.  Por ejemplo, creo que a rasgos generales conozco bien la historia de los años treinta y la segunda guerra mundial, sin embargo no al nivel técnico de un historiador. Cosa lógica. Sin embargo, me ha apetecido sumergirme en esta obra, que han traducido al español como “1938, el año de las grandes decisiones”.

Me ha ayudado a decidirme que había leído el anterior del autor, Giles McDonough, que es un historiador inglés de ascendencia alemana y especializado en ese país. El libro trata el curso de un año capital en la historia de Alemania, en el que todo lo que sucedió fue muy importante para la llegada a la guerra mundial y el devenir futuro del mundo.

La estructura del libro son doce capítulos, uno por cada mes del año. Para aquellos a quienes les interese lo suficiente como para echar un vistazo pero no para leerlo completo, no hay mejor resumen que el prólogo del autor, que iba a traducir yo mismo, pero mejor lo leen aquí (págs 13-16).

¿Qué es lo que he aprendido en este libro? Creo que ahora tengo una visión mejor de la lucha de poder dentro del bloque del nazismo, que incluso siendo un movimiento totalitario enfrenta en su seno a numerosos individuos y organizaciones, cuyos intereses van en sentido opuesto. Por ejemplo la noche de los cristales rotos organizada por Goebbels el 11 de noviembre supuso un contratiempo para Göring y Ribbentrop, preocupados por la política exterior.

También me parece interesante la ruptura del nacionalismo alemán postimperial clásico y el nazismo que se produce en el mismo año, cuando la vieja guardia de generales prusianos puede ver con nitidez que los objetivos y la agenda de Hitler no son los suyos después de haberles sido útil durante años y sin embargo deciden no hacer nada. Quizá los escándalos de Blomberg y Fritsch supusieron un punto de inflexión.

Otro aspecto que está muy bien descrito es el proceso que conduce a la anexión de Austria y cómo se llega a ella y una vez que se produce cómo es la persecución de los judíos y el sistema Eichmann para forzarlos a emigrar. Hay que tener en cuenta que no se habían visto en las calles de Austria los hechos que se llevaban desarrollando en Alemania  desde 1933 (en aquel momento ya “el resto de Alemania”). El autor tiene un buen conocimiento de la historia de Viena y recuerdo haberme interesado mucho por la descripción que hace de la caída de la ciudad ante las tropas soviéticas en 1945 en After the Reich.

Cosas curiosas son que Chamberlain no queda tan mal como suele, ni tampoco el Papa Pío XI cuyo retrato resulta bastante amable en comparación con otros que he leído. Nunca he tenido muy buena opinión de Edvard Beneš y eso no cambia con lo leído en este libro. En cualquier caso, el análisis de estas tres figuras suele ser siempre retrospectivo con una visión post-1945 que hace difícil juzgar su actuación en 1938 como se haría sin conocer los acontecimientos posteriores.

¿Qué es lo que no me gusta del libro? Creo que la incorporación de los Sudetes no está tan bien explicada como el Anschluss. Además me parece que el libro está demasiado centrado en tres focos urbanos (Berlín, Múnich y Viena) y se ve relativamente poco de lo que ocurre en el resto del país. Hay algunos aspectos que ocupan demasiado espacio para su importancia cuantitativa (los bautizos de judios por la iglesia anglicana en Viena). Aunque puedo entender que un historiador alcance conocimiento exhaustivo de un episodio concreto y lo meta en el libro con afán ilustrativo, a mi modo de ver el salto de macro a micro desenfoca la perspectiva.

Una cosa que me sorprende mucho es que en todo el libro no aparezca la palabra España, cuando en 1938 en España se estaba disputando una guerra en la que Alemania y la Unión Soviética participaban directamente y el resto de potencias participaban en el circo del Comité de No Intervención. A mí, personalmente me parece una omisión bastante grave aunque el libro tenga poco más de 300 páginas.

 


Granizo alemán

29/07/2013

Se suponía que esta semana no iba a tener tiempo para nada y no me está yendo tan mal. Mi familia me da apoyo emocional en esta compleja tesitura y me han hecho la tarde más llevadera. Mi sis, que se va de vacatas por los Balcanes, dice que se atreve a llevar el coche, que total, se lo ha dejado hecho unos zorros la granizada que cayó el otro día por el sur de Alemania. No son del tamaño de melocotones, como he oído en alguna ocasión, pero no le andan muy a la zaga.

El suelo lleno

El suelo lleno

Buen calibre

Buen calibre


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 219 seguidores