Cursillo de ética

30/08/2016

Quienes hayan trabajado en multinacionales estadounidenses estarán acostumbrados a tener que hacer una serie de cursillos sobre diversos temas poco relacionados con su empleo. Creo que más que nada sirven para que la compañía se cubra las espaldas en caso de que surja algún problema jurídico-legal. Hoy he tenido que hacer uno sobre ética, sobre “la ética” así, en general. La estructura es siempre la misma: unas presentaciones muy facilitas con casos prácticos y luego unos tests con preguntas que seguramente se podrían resolver sin haber visto el material introductorio. Me ha llamado la atención una pregunta que salía en uno de los test:

Alicia se pregunta si puede cobrar por un producto 1.00$ a los hombres y 0.59$ a las mujeres, ya que de promedio las mujeres ganan menos que los hombres. ¿Sería esto ético?

Bueno, el cursillo lo hace una empresa de California y la nuestra también es de Silicon Valley. Uno conoce y en buena medida comparte los valores liberales imperantes en el gigante norteamericano así que estaba muy seguro de que la respuesta era “no”, ya que tenemos que tratar a todos los clientes por igual y no los podemos discriminar. En cambio tengo dudas de que en España esta respuesta fuera tan clara, cuando se han llegado a ofrecer diferentes precios no ya en los derechos de los consumidores sino en el derecho penal.


Palabras arábigas e ibéricas

26/08/2016
adfs

Del Alhocigo (Cap. CXL)

Tomé esta ilustración de un pistachero de la edición del “De Materia Médica” de Dioscórides Anazarbeo preparada por el doctor Andrés Laguna e impresa por Juan Lacio en Amberes en 1555, por los tiempos en que los Países Bajos eran dominados por la misma monarquía que España. El fruto seco al que hoy llamamos pistacho se conoció en tiempos como alhócigo, alfócigo o alfónsigo, que nos parecen nombres necesariamente más hermosos en este blog titulado y subtitulado por palabras árabigas.

Otra palabra arábiga que aparece en este tratado y que había leído pocas veces y oído jamás es albérchigo, que vale tanto como albaricoque y que muestra el origen pérsico de la fruta. La última vez que estuve en Guipúzcoa vi un cartel en una frutería y en él anunciaban al albaricoque como alpertxiko. No sé si es la forma vascuence más habitual, ya que encuentro varias en los diccionarios, pero la tomo para una lista de palabras (entre las que se encuentran el mercado y la camisa) con la extraña de característica de que el vasco usa una palabra árabe con más frecuencia que el castellano, que gasta pocos albérchigos, zocos y alcandoras.


En un mercado persa

23/08/2016
In a Persian Market

In a Persian Market

Hará una treintena de años de la escena. Tenía clase de música por la tarde y la profesora puso un fragmento interesante en el magnetofón. Se me ha quedado grabada para siempre la melodía (aunque un tono más baja, como he comprobado) y el nombre de la pieza, que era “En un mercado persa”. En cambio, hasta hoy no se me había ocurrido ponerme a buscarla y según puedo ver nunca he tenido ni remota idea de quién era el autor, cuyo nombre o bien he olvidado o más bien diría que he ignorado siempre: Albert W. Ketelbey.

Lo que ayer activó en mi mente las neuronas específicas necesarias para recordar esta pieza fue el leer el nombre de otro trozo que escuchamos en su día: el “Preludio a la siesta de un fauno” de Debussy. Esas cosas.

Respecto al mercado persa, dado el tipo de música del que se trata, como hecho a propósito para la banda sonora de una de aquellas películas de Cecil B. DeMille, creo que se puede entender el auge y declive del compositor.


Guipuzcoanos por el Pacífico – López de Legazpi

21/08/2016

Ayer 20 de agosto se cumplieron 444 años de la muerte de Miguel López de Legazpi, primer Capitán General de las Filipinas. Uno apenas sabe cuatro cosas de los tres siglos de presencia española en el archipiélago, así que incitado por el tuit de la Biblioteca Nacional me dio por leer la breve biografía que Nicolás de Soraluce publicó en el diario “El Guipuzcoano” allá por 1863.

Nunca había oído hablar de este diario, cuya existencia debió de ser bastante efímera. El opúsculo son apenas trenta y cinco páginas, pero me he enterado de que Elcano murio en brazos de Urdaneta y quién fue Martín Íñiguez de Carquizano, natural de Elgóibar y con calle en el barrio easonense de Gros, y que también anduvo por los mares del sur.

Y otra de las cosas interesantes en las que nunca había pensado es el orden geográfico de la conquista: Cebú, Panay y por último Luzón y fundación de Manila Intramuros. La historiografía habrá progresado bastante en siglo y medio y es de suponer que mejores y más extensos tratados podrán encontrarse con facilidad.


Paradojas monetarias

14/08/2016
kl

Aquí lo explican

La relación de Irlanda con la isla vecina es complicada.

Por ejemplo, formando parte del mismo espacio político, durante el siglo XVIII tenía moneda separada y el chelín británico equivalía a doce peniques de los de allá y sin embargo a trece chelines irlandeses. Esto se mantuvo hasta la unificación de divisas de 1825.

En cambio, cuando Irlanda era ya un país independiente (1922 ó 1937 ó 1949 según se mire), la libra irlandesa mantuvo la paridad de cambio con la esterlina hasta 1979.

It’s complicated.


Armas, gérmenes y acero

07/08/2016
Libro

Libro

Como me gustó “El mundo hasta ayer” he continuado con un libro anterior del mismo autor, Jared Diamond: “Armas, gérmenes y acero” se llamó el volumen publicado en 1996 con el que ganó el Pulitzer.

Es Historia de trazo grueso, antropología histórica también podría llamarse. Trata la interesante cuestión de cómo y por qué unas sociedades humanas (Eurasia) han prevalecido sobre las demás. Toca también aspectos laterales auxiliares, como el de la innovación y el desarrollo tecnológico.

Hay mucho sobre el tránsito entre los grupos de cazadores-recolectores y la sociedad agrícola. Nunca había pensado demasiado sobre esta revolución neolitica, cómo se produjo en la práctica y que consecuencias tuvo.

Mi impresión anterior a la lectura de este libro habría sido que la casualidad tuvo mucho que ver en el descubrimiento de la agricultura y que hay muchas cosas que pueden plantarse. Ahora me he enterado de qué pocas especies vegetales son “domesticables” y sí que me parece que la llegada de la agricultura era hasta cierto punto inevitable. Del mismo modo creo que el hombre antiguo tenía mucho más conocimiento de su entorno natural y las especies que lo poblaban que el que yo había supuesto a lo largo de mi vida, precisamente por ignorancia urbanita.

Otra cosa sobre la que nunca había pensado es la ventaja que tienen los agricultores que migrar en una misma latitud ya que pueden llevar consigo los cultivos sin necesidad de recurrir a otros nuevos, o cómo el almacenamiento del conocimiento en una sociedad alfabetizada ofrece ventajas incluso a quienes no saben leer. Es fácil pensar en el desarrollo tecnológico y las enfermedades

La domesticación de animales, la escasez de especies domesticables, los estragos que las enfermedades asociadas a los bichos produjeron en ciertas poblaciones, pero que permitieron sobrevivir solamente a la población inmune lo cual facilito la destrucción de otras con las que después entraron en contacto es otro de los procesos interesantes. Esta triste realidad hace parecer al indigenismo politico una idea intelectualmente aún más triste.

He aprendido mucho sobre la llegada de los bantúes a África del Sur y como separaron las zonas en las que se hablan lenguas con chasquidos, que la lengua indonesia de la que me habló Toki hace años y que se emparenta con el malgache es el ma’anyan, la curiosidad de que los pigmeos no tengan lenguas propias (se supone que las perdieron) y que en China la unificación se habría producido mucho antes que en ningún otro lugar, si es que hubo otras islas lingüísticas en territorio chino.

Curiosamente, la teoría que defiende Diamond para explicar por qué fue Europa y no China quien dominó el mundo es que la geografía china favorece la concentración del poder mientras que la europea favorece un ecosistema competitivo de estados, que a la postre fue lo que favoreció la expansión de los europeos por el mundo. Es obviamente una respuesta simple y discutible pero tiene su lógica.

Este libro emparenta con anteriores lecturas de su humilde servidor.. Por ejemplo, la parte relativa a Nueva Guinea con el tratado de Fukuyama sobre el origen del orden político antes del estado. Más interesante es que se encuentra en el extremo opuesto a la línea de pensamiento de Robinson y Acemoglu con respecto al desarrollo político de los países. Cuando leí ese libro me quedé con la idea de que estaban muy equivocados cuando consideraban al desarrollo institucional el único factor que explicaba los éxitos y fracasos de un país. La geografía cuenta. Podría decirse que en este libro de Jared Diamond, la geografía lo es todo llegando casi al punto del determinismo ambiental.

Quizá el justo medio es que la geografía es importante, pero que lo fue más aún en el pasado y que en la actualidad las sociedades humanas tienen más posibilidades de desarrollarse gracias al capital humano, a pesar de que algunas partan en unas condiciones de mucha desventaja.


El mundo hasta ayer

01/08/2016
Libro

Libro

Mi lectura de esta semana: The World until Yesterday de Jared Diamond (2012), que veo que se ha traducido al español como “El mundo hasta ayer”, cosa que me parece bien lógica (espero que cada vez que pone gardener hayan encontrado algo más sensato que poner que jardinero y menos torpe que hortoculturalista).

Se supone que este libro trata de la vida tribal, de las llamadas sociedades tradicionales. Es un tema que me interesa porque conecta con la gestión de la violencia y los orígenes del orden político y a la vez con la ciencia de verdad (quiero decir: no la ciencia política). En realidad hemos estado en la misma situación que las tribus que quedan si no hasta ayer al menos hasta anteayer.

El autor cuenta con muchos años de experiencia en Papúa Nueva Guinea (por fin me he enterado de qué es Papúa y qué es Nueva Guinea), que es el país con más variación etnocultural del planeta. En lo político, si se puede aprender mucho de la esencia humana a partir de lo que se sabe de los grupos de cazadores-recolectores que quedan… yo diría que no, ya que la variación es tan grande que no da pie a creer que haya una única identidad humana originaria.

Sí que se tocan temas en los que la experiencia de ayer que hoy tenemos olvidada puede aportar más. Por ejemplo, la crianza de los niños, el trato a los ancianos. Me ha gustado el concepto de paranoia constructiva, y la constatación de que tanto los tradicionales como los modernos somos malísimos a la hora de calcular los peligros reales que nos acechan.

Religión. La religión y sus orígenes: a pesar de una definición enrevesada del objeto, el libro ofrece una interesante tabla con diversas funciones y el modo en que las creencias mágicas que se intenta que sean un poco más que eso han evolucionado desde los orígenes a nuestros días. Creo que es una forma de completar o dar estructura a ideas que todos tenemos.

Multilingüismo. Uno tiene dudas de que sea un valor per se, y de que conservar tantas lenguas como sea posible sea un valor por encima de la voluntad de aquellos que se supone que deben conservarlas. En el plano individual, aprender un idioma tiene que ser interesante como gimnasia mental incluso aunque nadie más lo hable. Nunca había pensado que como en la conjetura que propone el autor en el pasado lo normal podría haber sido que casi todo el mundo hablase cinco o seis lenguas (debido al contacto entre diversas tribus), quizá esto sea un fenómeno específico para zonas geográficas muy concretas (montañosas de valles aislados como PNG) pero a lo mejor la capacidad de adquirir lenguas proviene de ahí. Por lo que leo, el multilingüismo ofrece similares beneficios contra el alzhéimer que la práctica del ajedrez.

Alimentación. En el asunto de las dietas creo que en los últimos años se habla mucho de paleodieta y de dejar de comer como los agricultores sedentarios del Neolítico (carbohidratos, cereales) para volver a la etapa de cazador-recolector, con muchos vegetales y carne de vez en cuando. Interesantes datos sobre la diabetes, su baja prevalencia en europeos y la interesante posibilidad de que en Nauru (lugar de historia desdichada) los niveles en la población hayan bajado debido a la selección natural.

El veredicto es “recomendable” y ya me he comprado otro libro del mismo autor.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores