Alejandro Lerroux

06/06/2021

Lerroux

Un programa de radio durante un paseo ha sido la causa inmediata de que me haya puesto con La pequeña historia de España 1930-1936 de Alejandro Lerroux (1864-1949), que el veterano político escribió a finales del 37 en Portugal mientras en España estaba inmersa en la guerra civil. Incluye algunos datos anteriores a sus memorias del periodo de la Segunda República lo que es de agradecer en alguien con una biografía política tan extensa.

Resumiéndolo mucho, los malos de la película son Alcalá-Zamora, Martínez Barrio y Portela Valladares. En gran medida se puede decir que es un libro de política de salón desde la perspectiva del centro político de la época del que quedan bastante excluidos algunos temas sociales y de masas que fueron muy importantes en aquel momento. El tema principal sería el mantenimiento del orden público, el imperio de la ley y la consolidación de las instituciones como prerrequisito para unas reformas eficientes. Sabemos que no es eso lo que ocurrió:

Y al derrumbarse Dictadura y Monarquía, el país volvió al régimen clásico de la democracia: la República.

Pero los advenedizos que se apoderaron de ella organizaron una República pensando en el patrón obligado, la revolución francesa, y para darle un aspecto nuevo socialmente más radical según su fantasía, cayeron en el error de no tener en cuenta nuestra geografía, ni nuestro carácter, ni nuestra economía, ni las recientes experiencias ajenas. Así resultó de hecho una República española lo menos española posible.

A fuerza de querer hacerla popular la forjaron obrerista, al servicio principalmente de una clase social. Con la pueril ambición de fabricarla más democrática que todas las del mundo la sacaron de su cabeza, plebeya y demagógica. Para que excediese en libertad a todo lo conocido y en laicismo a todo lo legislado, la vaciaron en el troquel de un anticlericalismo que ha resultado homicida y de un librepensamiento que ha venido a dar en ateo. Envidiosos y recelosos de los políticos populares y a pretexto de defenderla contra ambiciosos de poder personal, fraguaron una organización confusa y anárquica, impracticable, que hace difícilmente compatibles en su ejercicio el poder presidencial, el ejecutivo y el parlamentario.

Los republicanos históricos queríamos haber fundado un régimen nacional, es decir, para todos los españoles; democrático, es decir, sin privilegios; liberal, es decir, que respetase el derecho ajeno y fuese accesible a todos los ciudadanos.

Pero inmediatamente, la influencia socialista consiguió que el nuevo régimen fuese una “República de trabajadores de toda clase”. Y toda clase de trabajadores definiéndose como tales por antonomasia los obreros manuales, interpretaron seguidamente que la República debía ser de ellos y para ellos, gobernada por ellos y sirviéndose de los demás, partidos políticos y clases sociales, como de meros auxiliares, hasta que pudieran establecer la “dictadura del proletariado”.

No sé si es fácil identificar en la actualidad el espacio que representaba el Partido Republicano Radical en la España del primer tercio del siglo XX. Algunos elementos políticos son muy diferentes. Otros son en cambio fácilmente reconocibles:

España no puede sentirse orgullosa de sus hombres representativos de las generaciones que viven, es cierto, pero menos “que de otras de sus regiones, de las de Cataluña”.

Leyendo a la luz de la actualidad traigo a colación el asunto de los indultos. El diferente trato que Lerroux critica que se diera en 1934 al comandante de artillería Enrique Pérez Farrás por los sucesos de Barcelona y al sargento Diego Vázquez por los de Asturias nos trae a la vez que el tema actual (2021) de la eficacia de los indultos para los fines políticos el más constante de la influencia regional asimétrica.

En cualquier caso, por las páginas de este obra pasan unos cuantos ejemplos de indultos. Lerroux dice que la República no habría llegado si el régimen anterior hubiera indultado a los sublevados de Jaca. También es verdad que la República indultó a Sanjurjo por lo de 1932 y eso no evitó que estuviera en el ajo cuatro años después. Podría considerarse que la amnistía del Frente Popular tras las elecciones de febrero de 1936 puso en pie de guerra a la derecha. Hay una larga tradición y en general no parece que abrir las rejas traiga mejores consecuencias que dejarlas cerradas.

Lerroux tampoco parece haber acertado con cómo iba a ser el futuro de la España de Franco, en la que hubo fusilamientos relativos a la guerra hasta en 1963:

Estoy seguro, segurísimo, de que al triunfar el mando nacional que ahora rige los destinos de la España tradicional, por una serie de victorias aplastantes, la justicia que no haga en el primer breve período de su dominio, no la hará después por la mano del verdugo.

Algo que no alcanzo a valorar en perspectiva es la presencia de España en el norte de África en la primera mitad del siglo XX. Aquí, hablando a proposito del establecimiento de Ifni, Lerroux, gran partidario de esta aventura, tampoco acertó con cómo iba a proseguir:

El territorio de Ifni no es una provincia; apenas una playa para que aborde penosamente un barco, aterrice un avión o se detenga un tren; pero es un pedestal donde el derecho de España planta el mástil de su bandera, bandera gloriosa y glorificada por su historia, que también sería gloriosa por el solo hecho de ser la bandera de mi Patria… Y allí quedó plantada para siempre.


Irelanders

29/05/2021

Hace unas semanas que tenía pendiente de ver la segunda parte del documental The Burren: Heart of Stone, que trata de este peculiar ecosistema de la costa occidental irlandesa adonde solamente fui una vez, allá por el 2000, en una excursión con mi hermana partiendo de Galway que nos llevó a los famosos acantilados de Moher, el dolmen de Poulnabrone y la cueva de Ailwee. La mayor parte del día la pasamos en el autobús mirando por la ventana ese paisaje pétreo que según he descubierto por el programa de hoy no siempre estuvo así. Igual que en otros lugares, los primeros agricultores se ensañaron con los bosques que hubo en su día y la erosión del sustrato acabó dejando los suelos de piedra desnuda que hoy pueden contemplarse.

Un reciente descubrimiento óseo indica que hace 33.000 años podría haber habido ya cazadores en Irlanda, lo cual sitúa la llegada de los humanos bastantes milenios más atrás ya que se solía considerar que la llegada de nuestra especie se produjo al final de la última glaciación (hace unos 12.000 años). Me ha llamado la atención que se haya utilizado la palabra Irelanders en vez de Irishmen para referirse a los pobladores prehistóricos. No estoy seguro pero creo que es para expresar la diferencia con la identidad nacional moderna y contingente de los irlandeses, del mismo modo que nosotros llamamos iberos en vez de españoles a los prehistóricos de nuestro solar.


A veces tengo intuiciones morales

25/05/2021

Otro asunto curioso que ocurrió este mes es que nos enteramos por las noticias de que a uno que había estado trabajando con nosotros hasta hace cosa de medio año y a su mujer los habían parado en el aeropuerto volviendo de Ucrania y les obligaron a hacer cuarentena anticovid de 15 días en un hotel. Salieron antes debido a que el tema acabó en la prensa y eso fue porque que venían con un bebé que habían conseguido tener mediante esa práctica que antes se solía llamar del vientre de alquiler y ahora veo en los periódicos como maternidad subrogada en lo que entiendo que es una victoria léxica de los partidarios de este comercio.

Yo en estas cosas soy bastante conservador en mis opiniones y bastante liberal en mi praxis. Por inercia me opongo a casi todo y por dejadez accedo a que todo siga su curso. En este caso específico, tras saber que tanto el óvulo fecundado como el espermatozoide fecundador pertenecían a los que van a ser los padres el asunto me parece algo menos malo aunque no acaba de parecerme aceptable que exista una especie de empleo a tiempo completo (pero no de 8 horas al día sino de 24) que se prolonga muchos meses sin que uno tenga la opción de abandonarlo a voluntad. Pareciera esclavitud. Cuando se debatió algo este tema en España llegué a ver que había quien a diferencia de la prostitución entendía que este trato era digno. No sé si será por algún tipo de tabú contrario al sexo recreativo, pero si la prostitución se entiende como opresión y esclavitud esto lo tiene que parecer mil veces más.

Nuestro antiguo colega acabó en el programa de máxima audiencia de la tele de los sábados. Cuando estuvimos comentando la jugada en una de las llamadas que hacemos los del equipo para hablar cosas que no sean de trabajo sólo dije que me parece que la simpatía con la que la sociedad irlandesa ha querido mirar a los padres no sería la misma si éste fuera el país en el que están las granjas de mujeres a las que los ricos de otros países les alquilan el útero.

Total, que aunque en general estoy en contra de la práctica y creo que debería ser si no prohibida al menos mucho mejor regulada, le deseo lo mejor a esta familia y a aquella mujer ucraniana que no ha salido en ningún medio de comunicación de esta isla.


El 15-M

24/05/2021

 

Tengo como intención el escribir unas líneas al menos una vez al mes. Éste ha sido bastante parco en sucesos así que se me ha ocurrido reproducir las ideas que fui guasapeando respecto de la naturaleza de lo del 15-M (el de 2011) ahora que se cumplía una década de todo aquello.

Como ya hacía bastante que no vivía en España no es algo que yo viviera de primera mano, pero mi opinión es que el tiempo transcurrido ha ido desvirtuando el recuerdo muy notablemente. Ahora cualquiera te puede decir que fueron unas manifestaciones contra los recortes del PP (que ni gobernaba, aunque acabó aquel año con la más amplia mayoría absoluta que ha disfrutado en democracia). De hecho, hace poco un candidato del PSOE se ha subido al carro de la memoria de aquellas movilizaciones que en principio iban contra el gobierno de su partido. A mi modo de ver el 15-M es la inanidad más sobrevalorada de la historia española reciente.

Creo que está muy confundido en la desmemoria colectiva con las asambleas y otras movidas de la primavera de 2014 tras el éxito electoral de Podemos en las europeas de aquel año y tras la que intentaron convertir una plataforma personalista en un partido con todo aquello de los círculos y tal. A mí me parece justo hasta cierto punto confundir el 15-M con Podemos y simplificar para decir que aquellas movilizaciones fueron el catalizador para modificar un sistema de partidos que había durado dos décadas. Ahora bien, por medio pasaron 3 años en los que se podía decir que aquellas movilizaciones del 2011 fueron la típica respuesta mecánica de movilización de la ultraizquierda que se había quedado en la nada.

De hecho, se suele olvidar que una semana después del 15-05-2011 había elecciones locales y autonómicas en muchos lugares. Creo que la movilización era en parte tirar del repertorio del 13-03-2004 aunque en esta segunda ocasión no tuvo ningún éxito. En estos días alguien ha recordado que otros elementos que estuvieron muy presente en todo aquello y que ahora se olvidan fueron la “ley Sinde” y la influencia de lo que estaba pasando en el mundo árabe.

A mí me hace mucha gracia que el PSOE se quiera apropiar del fenómeno cuando uno de los cánticos más repetidos eran que “PSOE y PP la misma mierda es”. Juzgo el fracaso del movimiento a través de otra de las reclamaciones que se sintetizó en el eslogan “No nos representan”. Tras una década de nueva política las modificaciones del sistema electoral han sido ninguna. El Podemos de los 70 escaños debió de darse cuenta que el problema no era la circunscripción provincial ni la fórmula d’Hondt sino la falta de votos.

 


Casa tomada

24/04/2021

Creo que fue en 1995 cuando me dio por leer la obra completa de Cortázar. Para mi gusto un autor irregular, con fragmentos excelsos pero cuya obra tomada en conjunto no alcanza a la de otros autores hispanoamericanos del siglo XX. De los cuentos el que más poso me dejó en la memoria fue “Casa tomada” y creo que es porque tenía el recuerdo de una serie estadounidense de televisión de los ochenta llamada That’s Incredible! en la que entre muchas historias extrañas había bastantes casos de casas encantadas. Casa tomada me recordaba la historia de unos tipos a los que unas manchas les iban ocupando las paredes de las diferentes estancias de la casa.

Hoy he escuchado un programa de radio sobre Cortázar en el que en una entrevista el autor no restaba validez a la interpretación de que las cosas innominadas que toman la casa sean el peronismo en la Argentina, a pesar de que a él la idea se le presentó como mera pesadilla.


La tentación de la inocencia

21/04/2021

A base de ver pelis malas me he quedado sin tiempo para leer. Creo que hacía dos meses que no cogía un libro. Me ha gustado “La tentación de la inocencia” de Pascal Bruckner, escrito en los noventa. Toca muchos temas contemporáneos y atina bastante por dónde iban a venir los tiros en las décadas siguientes. Incluso cuando parece que necesita una actualización al tratar el problema televisual seguramente se queda corto si pensamos en nuestras relaciones actuales con los teléfonos y otros dispositivos. Es un ensayo al que volveré, así que entre tanto dejo alguna cita política:

En los tiempos modernos, nos dice Tocqueville, los hombres suelen estar a menudo agitados, inquietos: «Han destruido los privilegios de unos pocos y se encuentran con la competencia de todos. El limite ha cambiado de forma más que de sitio.»

Otra, sobre el cansancio de ser uno mismo, más filosófica:

Una doble tarea esperaba antaño a quienes aspiraban al hermoso título de hombres y mujeres libres: tenían que aislarse de la muchedumbre aborregada y que esforzarse para llegar a convertirse en lo que querían ser. Al desertar de territorios trillados, se daban de frente con los poderes establecidos y se exponían a sus represalias, se moldeaban luchando contra la preponderancia de una forma de vida, de una fe, de un valor. Nada de eso sucede hoy en día: el estado de individuo en Occidente no constituye únicamente un fenómeno colectivo, sino que es algo que se le otorga a cada cual antes incluso de haber empezado a vivir. Soy así en cierto modo antes de haber hecho cualquier cosa, y este privilegio lo comparto con millones de otros seres en pie de igualdad. Esta libertad concedida y no conquistada cae sobre nuestras cabezas como una ducha helada: estamos condenados a ser individuos, en el sentido que Sartre decía que estamos condenados a la libertad. Y puesto que este estatuto es tanto un derecho como un deber, el individuo tenderá a olvidar sus deberes y a esgrimir sus derechos, no parará hasta pisotear esta libertad que le exalta tanto como le estorba. Vano, vago y vulnerable: así se descubre, mientras que todo el mundo le asegura que es el nuevo monarca de este fin de siglo. Y su dificultad de ser sigue siendo constitutiva del ideal que es el suyo.
Último vuelco: el sujeto triunfante, tras haber eliminado los obstáculos que se levantaban en su camino, se ve a sí mismo a partir de ahora como la víctima de su propio éxito. Ese valiente condotiero que se había alzado contra los poderes establecidos y que proclamaba a los cuatro vientos su derecho de hacer lo que le viniera en gana acaba desesperado por haber ganado. Ayer denunciaba las intromisiones intolerables del contrato social; ahora acusa a la sociedad de abandonarlo a su suerte. Lo que ocurre es que está en falso: su triunfo parece una derrota.

Y una última más sociológica sobre sobre la herencia que recibimos al nacer:

A este respecto, la desproporción entre el trabajo que efectuamos y los bienes que recibimos a cambio es total. Existe, en efecto, una injusticia cronológica del progreso, como comprendió Herzen, «puesto que los últimos en llegar se benefician del trabajo llevado a cabo por sus antecesores».’ Nuestra prosperidad actual en Occidente se levanta sobre el sacrificio de las generaciones anteriores, que no pudieron gozar del mismo nivel de vida ni de un grado comparable de perfeccionamiento técnico. Respecto a lo que cada cual encuentra al nacer -infraestructuras varias, redes urbanas acabadas, centros hospitalarios punteros, por no hablar de las redistribuciones de todo tipo llevadas a cabo por el Estado providencia-, somos los niños mimados de una historia por la que no tenemos que pagar más precio que el de venir al mundo. Somos menos fundadores que beneficiarios ya que empezamos por cobrar una herencia enorme. Incluso para los más pobres, si comparamos nuestra situación con la de los siglos anteriores (o con la de los países del Sur), no hay ninguna relación entre lo que producimos mediante nuestro trabajo y lo que recibimos bajo forma de gratificaciones, cuidados, educación, transportes públicos, ocio. (Aunque histórica o geográficamente justa, la comparación no lo es socialmente: para los desheredados de los países desarrollados no es ningún consuelo saber que los campesinos del Sajel son más pobres que ellos o que su destino es globalmente preferible al de los hombres del siglo XVII. Con toda la razón, sólo se comparan con los felices y los elegidos de su sociedad.)


El cine del resto de marzo

31/03/2021

Está a punto de acabar marzo, el mes en el que se cumple un año del inicio de las condiciones de vida actuales. También es el mes del noruz, de san Patricio y del cambio al horario de verano, que es cuando empezamos a dejar de sufrir el frío y la oscuridad para padecer la alergia a los pólenes. Lo más bonito que recuerdo del mes es que mi niña me dijo que san Patricio fue alfil. El trabajo, mejor olvidar. Y si no fuera anotando los nombres a excepción de tres o cuatro tampoco recordaría estas películas:

  • Love, Simon (2018): Una de esas películas del bachillerato gringo, sin mucho más interés que lo de presentar la homosexualidad como una cosa corriente.
  • August: Osage County (2013): Las buenas actrices como Meryl Streep o Julia Roberts te pueden mejorar una peli que no es gran cosa. Supongo que es por ellas por lo que me gustó porque si no no lo acabo de entender.
  • Exodus: Gods and Kings (2014): La historia de los Diez Mandamientos actualizada. Sin la épica de lo de Charlton Heston pero creo que vale la pena echarle un vistazo.
  • Sahara (2005): Película de aventuras de sobremesa ambientada en el África de este siglo. Sale Penélope Cruz y no lo hace mal.
  • Relatos Salvajes (2014): Esta es argentina y la puse para grabar de madrugada sin saber lo que era. El primero de los relatos, el del avión, me pareció muy bueno. Algún otro flojea pero quién te obliga a verlos todos del tirón.
  • Under sandet (2015): De este lote la película danesa es la buena que no habría que perderse. Trata de los prisioneros de guerra alemanes a los que obligaron a limpiar de minas las playas de Dinamarca tras la segunda guerra mundial. Una buena narración en un contexto histórico que plantée cuestiones morales universales son ingredientes para la obra maestra.
  • Dorian Gray (2009): La famosa obra de Wilde. Esta versión no me agradó.
  • Nobody’s Fool (2018): Comedia negra en el sentido de que está protagonizada por negros. Lo interesante es que plantea varios de los problemas que aquejan a ese grupo en EEUU: abandono familiar, elevada tasa de encarcelamiento, rasgos subculturales no muy compatibles con la integración en la sociedad más amplia etc.
  • Kollektivet (2016): Yo es que aborrezco de las comunas, del comunismo e incluso de la comunidad. A los veinte años uno cree que sería muy bonito vivir en una gran casa con todos sus amigos y estar de farra todo el día y tal. Pasan las décadas y de repente se da cuenta de la felicidad que le causa que la mujer y los niños se vayan de vacaciones y le dejen solo a uno en casa trabajando. Una pareja danesa de unos cincuenta años con una hija adolescente hereda una mansión y monta una comuna y como es lógico ocurren todas las mierdas que sabes que van a ocurrir desde el principio.
  • Sylvia (2003): En otras ocasiones he mostrado mi predisposición contraria a los personajes malditos, que se acentúa además en el ámbito de la poesía. Biografía: de la poetisa gringa Sylvia Plath que se quitó del medio a los treinta tacos. La interpreta Gwyneth Palthrow y lo hace bastante bien, entiendo que porque también está medio zumbada. Hace unos años leí de Plath  La campana de cristal, cosa que no me ha servido de mucho ni recomiendo, lo mismo que esta película.
  • The Day the Earth Stood Still (2008): Hay otra peli viejuna con el mismo título de la que apenas recuerdo nada pero que creo que me gustó más. En esta el planteamiento es interesante, pero el nudo es tan largo que hace que el desenlace ni importe.
  • Manchester by the Sea (2016): Película trágica sobre una población con este mismo nombre. Curiosamente conozco a alguien que vive allí. Obviamente en España nadie tendría el valor de llamar con el nombre de una población mediana a una película que dé mala imagen del lugar, cosa que en EEUU parece que les da bastante igual lo cual está bien.
  • The Boy Who Harnessed the Wind (2019): Para conocer mundo una bonita peli que tiene como escenario Malawi y como protagonista a un mozo que consigue energía eólica. Cuando la hermana le dice al novio que cómo quiere que se escape con él a Mangochi si ni siquiera habla yao y el otro le responde que allí también hablan inglés he pensado que hay que ver con el tercer mundo y luego me he acordado de que no iría a vivir a Barcelona ni aunque me pusieran en un cinco estrellas con todos los gastos pagados.
  • Lone Ranger (2013): El llanero solitario cabalga de nuevo. La tenía que haber considerado de superhéroes para así no verla.
  • The Shape of Water (2017): Muy alabada, pero aparte del atrezzo y la capacidad de recrear esos interiores asfixiantes y grotescos no me ha parecido demasiado interesante.
  • The Promise (2016): Supongo que la principal intención de la película es la divulgación del genocidio armenio de 1915, que como todo lo que sea reducir la ignorancia me parece una causa loable más allá de si se define como genocidio o como masacres. Como estuve en Armenia mantengo interés por la región. Otra de la misma temática que vi hace una década y que también me gustó fue Ararat de Atom Egoyan.
  • Til Death Do Us Part (2014): Telefilme tan pobre que no tiene ni página en la Wikipedia. Una tía se casa y acaba enterándose de que su marido había matado a la exmujer. El bien triunfa. Evitar.
  • Student Seduction (2003): Tengo que hacer el leve esfuerzo de no ver más telefilmes. Estudiante de bachillerato violento y un poco retrasado agrede sexualmente a profesora de la misma edad.
  • God’s Own Country (2017): Como Brokeback Mountain pero en vez de vaqueros salen un rumano y un chav.
  • The Men Who Stare at Goats (2009): Con este plantel y este planteamiento creo que podría haberse hecho una comedia que hiciera reír bastante más, la verdad sea dicha.
  • The Damned United (2009): Una película sobre el mundo del fútbol y toda la tontería que tiene alrededor en el momento en que empezó a salirse de madre por los años setenta. Trata del Leeds FC que es un club que mantiene muchos aficionados en Irlanda aunque lleve décadas sin comerse una rosquilla. 

También me he puesto a ver un par de series de tv: The Terror y The Flight Attendant. Tengo conexiones personales con ambas que quizá merezcan algún comentario cuando las termine.


Farola fernandina

22/03/2021

Hace dos veranos, estando de vacaciones en el pueblo, en Extremadura, fuimos a dar un paseo hasta el río. En una especie de parque merendero que hay en la vega y que ha sido urbanizado hace muy pocos años me sorprendió encontrar una farola con la cifra de Fernando VII y la fecha de 1832. Me acuerdo yo de hace treinta años cuando todo aquello era puro terreno pajonal salpicado con unas pocas encinas y estaba igual que es de suponer que estaría el siglo pasado.

Influido sin duda por mi anterior investigación sobre los buzones dublineses con dos gugleos he descubierto que existe una pieza de mobiliario urbano que se conoce como farola fernandina y obviamente se sigue fabricando.


El cine de marzo

16/03/2021

La semana pasada se cumplió un año del último día que fuimos a la oficina. Recuerdo despedirme de la gente que se solía sentar cerca de mi zona en la creencia de que volveríamos a las 3 ó 4 semanas, cuando las cosas se estabilizaran. Aún no hemos vuelto. Estos idus de marzo me resultan un tanto deprimentes entre el mal tiempo y cierto tipo de aburrimiento que más que tedio es una especie de efecto túnel causado por la dificultad de imaginar una vida más plena. Entretenimiento hay más que de sobra entre los quehaceres, las lecturas y las películas que aquí comentamos.

  • Upgrade (2018): De toda la ficción sobre inteligencia artificial, robots humanoides y ese tipo de cosas quizá la parte de las prótesis sea una de las que tengan más visos de convertirse en realidad. Entretenida.
  • Passengers (2016): Esta ha tenido muy malas críticas pero a mi me parece buena. Quizá se deba a que la idea de hibernar durante décadas para viajar a otro planeta me resulta tan interesante que eso compensa todo defecto interpretativo.
  • The Other Guys (2010): Una comedia tonta de polis sin mucho más atractivo que Eva Mendes.
  • Disaster Movie (2008): Lo que su propio nombre indica.
  • A Room with a View (1985): Basada en una novela, fue muy alabada en su día y no he entendido por qué. De entre las ciudades del mundo Florencia es gloriosa en su belleza y de todo el zoológico humano la clase alta británica es uno de los animales más interesantes en su excentricidad, pero es que no casan bien.
  • Unsane (2018): El viejo tema de que le metan a uno en un manicomio por loco y no poder demostrar que no lo está y no poder salir. Me gustó.
  • Charlotte Gray (2001): Este año he visto a Cate Blanchett hasta en la sopa. Me gusta mucho su voz. Ello no obsta para que esta sea una firme candidata a ser la peor película que se ha hecho sobre espías en la Francia ocupada durante la segunda guerra mundial. Empieza bien con los campos de lavanda y el viaducto ese del tren de Escocia y ya a partir de ahí se echa a perder. Totalmente prescindible.
  • The Matrix (1999): Me cuesta entender el impacto cultural de esta película y no me han quedado ganas de ver otro par que hay de la misma ristra. Seguramente sea yo el que ha llegado veinte años tarde.
  • Breaking In (2018): Una peli que en la que hace treinta años te habrían cambiado el color del pellejo de buenos y malos. Esas ubicaciones aisladas a las que no puede llegar la policía ni nadie y en las que un paisano descubre habilidades de agente secreto ninja que no sabía ni que tenía.
  • Superbad (2007): Una vez más en su nombre está su esencia. Peli con los clásicos intentos de folleteo y borrachera del año antes de la universidad gringa. Me imagino que al Jonah Hill lo cogerían para El lobo de Wall st después de ver lo que hizo aquí.
  • 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi (2016): Lo Benghazi ocurrió en 2012 y en 2016 Hollywood ya tenía la peli hecha. En España si quisieras hacer una del 11-M o del 23-F se monta la mundial porque todo el mundo cree que tiene tajada que sacar. No sé cómo de veraz es esto pero he aprovechado para intentar entender cómo están las cosas y que ha pasado durante los últimos diez años en Libia.
  • Morgan (2016): Crean niña androide biónica y se les va de las manos por jugar a ser dioses. Está un poco muy visto y me he aburrido como una ostra.
  • Behind Enemy Lines (2001): Para la gente joven de ahora la guerra de Yugoslavia debe de ser como la del Vietnam para los de mi generación. Me ha parecido fascinante la escena del derribo del avión. Luego tiene altibajos y es marca de la factoría del tío Sam.
  • Amanda (2018): Película francesa que me recuerda que debería ver más audiovisual gabacho porque al menos en esta les entendía muy mal. Un tema muy complicado, relativamente mal interpretada pero interesante en todo caso.
  • Emma (1996): Gwyneth Palthrow haciendo el acento británico muy bien en el elevado clásico de Jane Austen que trata el alcahueteo decimonónico entre familias de ricachones con mansión. Para no leer la novela y saber de qué va sí que sirve.

Me fijo en la lista y veo que esta última cosecha ha sido particularmente mala. A ver qué tal se da la siguiente en lo que seguimos esperando la vacuna y la primavera.


Spring

03/03/2021

Springtime is in the air
people playing everywhere.
Rabitts running on the grass
in the lovely springtime sun.
Nothing ever ruins the day
getting ready for holiday.