La sirenita de Copenhague

La sirenita de Copenhague, si la encuentras

Una de las grandes desilusiones en mis viajes fue la sirenita de Copenhague. He estado dos veces en Dinamarca. La primera vez fue un largo y frío fin de semana de febrero de 2001. Ahí descubrí la verdad. Es curioso que este icono alcance en el Monopoly edición ciudades la misma categoría que la Torre Eiffel de París o el Big Ben de Londres  y que luego sea una birria que ocupa algo menos que una persona.

En el gélido invierno danés, el camino hasta el lugar del puerto en que se encuentra se hizo frío y desagradable. Después, como en tantos otros sitios, uno ve un pequeño grupo de japoneses que fotografían. Siguiendo la trayectoria de sus miras, encima de una piedra y al fondo un escenario industrial, se encuentra la estatuilla. Dependiendo del estado de la marea uno puede acercarse más o menos a la piedra, como los individuos que unos años antes habían serrado un brazo de la sirena. Me pareció interesante sacar una foto desde lejos, para que se apreciara la insignificancia del trozo de metal.

En cualquier caso, hay que felicitar a los responsables del turismo danés, por saber hacer un reclamo importante de tan poca cosa. El Manneken Pis tampoco es nada, pero por lo menos está junto a la Grande Place de Bruselas y nadie tiene que caminar dos kilómetros a la intemperie del viento para verlo. No recomiendo a nadie que no sea admirador de Anderssen que vaya a ver la estatua, pero se debe reconocer este triunfo del márquetin y del brandin.

2 respuestas a La sirenita de Copenhague

  1. anier dice:

    mi hermano me parece que usted ha viajado mucho y tambien me parece que se dejo influenciar mucho por la version walt disney de la sirenita que seguramente fue lo primero que supo de ella. no obstante a eso, lo invito a conocer personages que solo son famosos en mi pais que tambien tienen estatuas a temaño natural en bronce que como usted dice en su comentario son insignificantes para el resto del mundo, pero digale eso a un ciudadano cubano de el Benny More de cienfuegos o del Caballero de Paris de La Habana Vieja y vera como sera rechasado usted que es una persona que ha viajado el mundo por una estatua de bronce de un personage insignificante para usted de mi pais. Yo soy cubano y nunca he salido de cuba aunque pienso hacerlo en mayo de este año y adivine a donde. pues si a dinamarca a vivir a copenague y como todo turista ire a visitar la estatua que es un gran simbolo para los daneses. yo le invito a que mantenga contacto conmigo y que me cuente mas de sus viajes ya que yo soy un completo ignorante del tema.

    • alfanje dice:

      Gracias por la reflexión y por la mención a las estatuas habaneras, que desconocía. Nunca estuve en Cuba, aunque conozco a muchos españoles que han ido y tengo pensado hacer lo propio en cuanto la situación del país mejore. Me halaga con lo de la sirenita de walt disney, pero ya me pilló viejo. Creo recordar que descubrí al personaje mediante historietas ilustradas para niños de las que se vendían en la España de los años setenta. En cualquier caso acierta con lo que lo importante es el espíritu y lo que inspira el monumento, más que las toneladas de metal. Le escribo desde Breslavia (Wroclaw), en Polonia. Una de las cosas que me ha encantado de esta ciudad son unas diminutas estatuas de metal que representan unos enanitos o gnomos. Debe de haber más de cien distribuidas por la ciudad. Dentro de unos días pondré unas fotos. Me alegro de que pueda salir de Cuba. A su disposición. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s