ETA contra el Estado: Las estrategias del terrorismo – Ignacio Sánchez-Cuenca

El libro ETA contra el Estado. Las Estrategias del Terrorismo, de Ignacio Sánchez-Cuenca aborda el problema político que supone la actividad de la organización terrorista ETA contra el Estado español, a lo largo de las diversas etapas de un conflicto que viene desarrollándose de modo sangriento desde 1968. Sánchez-Cuenca analiza el asunto desde la perspectiva de las teorías de la elección racional mediante la utilización de modelos de juegos.

Para que de este análisis resulten unas conclusiones satisfactorias, hay que poder establecer, en primer lugar, que los jugadores son acciones racionales. Cierto es que en cualquier fase cruenta de la actividad humana se perpetran atrocidades que pueden parecer irracionales, pero aún a riesgo de caer en el simplismo el autor defiende que, en esencia, ETA es un agente político que utiliza el terrorismo como medio de acción, para lograr la independencia del País Vasco. Por su parte, el Estado actúa racionalmente para defender la integridad del territorio español.

La estrategia que ha guiado la actividad terrorista de ETA se puede dividir en 3 etapas[1]:

–          1968 – 1978: Lucha colonial revolucionaria

–          1978 – 1998: Guerra de desgaste

–          1998 – 2000: Frente nacionalista

Las etapas vienen marcadas por la primera muerte ocasionada por la banda (1968), la culminación de la transición a la democracia y el cierre del proceso constituyente (1978) y el Pacto de Estella, celebrado con otras fuerzas nacionalistas (1998). Tras la reanudación de la actividad terrorista después del período que ETA denominó “tregua” (1998 – 2000), la banda trató de volver a la estrategia de desgaste. En la actualidad no está claro qué modelo de lucha practica ETA, ya que su capacidad operativa es mínima y nos encontramos en un impasse, en el que se plantea el regreso a viejos escenarios de negociación (Argel 1988,  Zurich 1999…)

La  lucha colonial revolucionaria desarrollada entre 1968-78, se caracterizó por la estrategia de acción-represión-acción, que resulto parcialmente exitosa para los intereses del grupo terrorista. La lógica de esta estrategia es la siguiente:

ETA, al realizar atentados, provoca al Estado, que decide lanzar operaciones generalizadas de represión, lo que activa nuevos apoyos populares a la organización, que ante su creciente poder realiza nuevos atentados que desencadenan otra oleada de represión, en un proceso en espiral que terminará con un levantamiento revolucionario del pueblo vasco[2].

Parte del fracaso de la estrategia se puede atribuir al error que supone el no considerar que el Estado es también un actor racional y que no tiene por qué caer de modo irremisible en una estrategia que le condenaría inexorablemente a perder en el juego. Otro problema de la estrategia es que, al no ser el País Vasco una colonia (por más que se pretenda forzar el concepto) no se podía esperar a priori que se produjese una rebelión colonial en el sentido clásico.

…ETA pronto se verá obligada a reconocer que el Estado no puede ser vencido de forma tan sencilla, entre otras razones, claro está, porque en el País Vasco no se dan las condiciones históricas y políticas que hacen posible un levantamiento anticolonial clásico. A la vez, ETA asume que el Estado no puede acabar con ella, que el apoyo que recibe de un sector de los vascos le permite sobrevivir a pesar de la represión estatal. De ahí que en esa situación de empate entre las dos fuerzas, la organización terrorista considere que todavía puede conseguir sus fines a través de una guerra de desgaste con el Estado[3]

La mayor parte del libro está dedicada esta fase más reciente de la guerra de desgaste, que dura hasta 1998. En un momento en el que ETA percibe que la estrategia de acción-represión-acción está condenada al fracaso, inicia una estrategia de desgaste, que se puede representar en una matriz mediante el modelo de attrition war. Este modelo de juego es el “juego del gallina” (chicken game) reiterado en el tiempo.

Estado
ETA Retirarse Aguantar
Retirarse 0,0 0,v
Aguantar v,0 -c,-c

Siendo v>c>0: La victoria es preferible al coste de aguantar y soportar el coste de aguantar es preferible a retirarse del juego.

Por último, desde antes de 1998 ETA era consciente de que su actividad no puede llegar a ser la suficiente para que el Estado desista y conceda la independencia al País Vasco, por lo que aborda la posibilidad de coordinar su lucha por la independencia con las otras fuerzas nacionalistas. Los acuerdos firmados con el PNV que cristalizan en el llamado Pacto de Estella y la “tregua” de 1999-2000 son el momento en el que la guerra de desgaste es superada por una fase de frente nacionalista.

A lo largo del período de guerra de desgaste, ETA trata de enviar al Estado señales de que no cejará en el desempeño de su actividad terrorista, a lo que el Estado responde esencialmente mediante la firmeza, ya que de lo que se trata es de mostrar que por mucho que ETA pueda matar y de que mate a quien mate, jamás concederá la independencia a una parte de su territorio. Cuanto mayor es el valor de lo que está en juego, menos probable es que una de las partes renuncie. El modelo de guerra colonial fracasa, en parte, porque marca como referentes casos de descolonización como el abandono de los británicos en Palestina en 1948 tras la voladura del Hotel rey David.

Tanto ETA como el Estado tienen un gran incentivo para no retirarse, ya que la derrota en el juego significa una gran pérdida para cada uno de ellos. Es por ello que han utilizado señales de no retirada.

Por desgracia, el libro no aborda en profundidad la estrategia del Estado[4], de la que también se podría hablar más allá del incluso modelo de juego del gallina. En lo referente al chicken game, las estrategias de negociación han dado mal resultado (a pesar del éxito obtenido en 1982 con la disolución de ETA-pm), ya que ETA las ha interpretado como un síntoma de debilidad y un incentivo para cometer más atentados.

Otras estrategias, como la de guerra sucia (1976-81 y 1983-87) tampoco fueron eficaces y reprodujeron, aunque en menor medida, el error de caer en la estrategia etarra de la acción-represión-acción, en la fase de guerra de desgaste. En el plano teórico esto debería incorporar al modelo a un nuevo actor: la opinión pública y el grado de apoyo social y político tanto del Estado como de ETA.

Por último, el libro fue publicado en 2001, poco después de que ETA reiniciara su actividad delictiva, por lo que no ha podido tener en cuenta elementos como la ilegalización de su brazo político (estrategia estatal de fin de la tolerancia con el entorno), la redefinición de las posiciones dentro del frente nacionalista creado en 1998, una vez que ETA vuelve a las armas o la incapacidad fáctica de asesinar desde principios de 2003. Una reedición actualizada abarcando esta última etapa sería recomendable.

 

 

 

 

 

Bibliografía.

Euskobarómetro (Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco). www.ehu.es

GEES (Grupo de Estudios Estratégicos). El declive de ETA. Análisis nº 32. 27 de enero de 2003.

MIR (Ministerio del Interior): “Balance 2002”. www.mir.es/oris

SÁNCHEZ-CUENCA, Ignacio, ETA contra el Estado. Las Estrategias del Terrorismo, 1ª edición, Tusquets Editores, S.A., Barcelona.


[1] Habría una etapa inicial organizativa entre el período de fundación de ETA (1956-1959) y la comisión del primer atentado mortal en 1968, que no es relevante a estos efectos.

[2] SÁNCHEZ-CUENCA, Ignacio, ETA contra el Estado. Las Estrategias del Terrorismo, 1ª. edición, Tusquets Editores, S.A., Barcelona, 2001. Pág. 59.

[3] Pág. 58.

[4] Sería interesante un libro llamado “El Estado contra ETA: las estrategias contra el terrorismo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s