Radovljica

Radovljica es otro de los pueblecitos que exploramos en tierras de Eslovenia. Eso fue saliendo de Bled para ir más cerca de los Alpes. Tiene el municipio de Radovljica unos dieciocho mil habitantes, aunque como en el caso de muchos otros municipios eslovenos, la población de Radovljica propiamente dicha es bastante menor, ya que el municipio lo conforma en su caso junto con otros 51 núcleos de población menores.

Junto a esta construcción típica dejamos el auto.

Estacionamos el vehículo cerca de la Gostilna Kunstelj, que tiene una terraza con una buena vista hacia las montañas y un curioso edificio justo enfrente. Desde allí en un pequeño paseo se llega a la plaza mayor, Linhartov trg, que lleva su nombre en honor de Anton Tomaž Linhart, escritor e historiador esloveno del siglo XIX. Exponente del protonacionalismo eslavo en una forma que se llamo austroeslavismo.

Plaza de Linhart (Linhartov trg)

La plaza es de forma alargada, rasgo típico de la zona que ya hemos destacado hablando de las de Škofja Loka y Kranj.

Linhartov trg

En la plaza existe un museo dedicado a la apicultura, que comparte edificio con la escuela de música en una mansión llamada Thurn, que antiguamente era el castillo de Orenburg. La apicultura es una actividad muy importante en Eslovenia y una de los recuerdos típicos a la venta que más me gustaron fueron los paneles decorativos de las colmenas (panjske končnice). El edificio tiene bonitos relieves y estucos.

Museo de Apicultura (plaza de Linhart)

Plaza

El paseo por el pueblo resultó tranquilo y agradable. No había mucha gente por las calles en aquella mañana de julio. Nos deleitamos con los frescos de las fachadas, las flores y algún que otro gato.

Fresco, flores y gatos

Como lugar elevado, había buenas vistas de las localidades vecinas. Nuestro libro recomendaba Brezje y Kropa, a las que no tuvimos tiempo de ir.

Paisaje

Al final de la plaza se encontraban la iglesia de San Pedro y su rectoría (Župnijska Cerkev Sv Petra), de estílo gótico. Decía nuestro libro guía que estaba hecha a imagen y semejanza de la de Kranj. No soy muy aficionado a las iglesias, pero no me pareció mal.

Iglesia

Casa Šivec (Šivčeva Hiša)

Una de las casas más bonitas de la plaza es la que se encuentra en el nº22: la Casa Šivec, del siglo XVI. Es una mezcla de varios estilos arquitectónicos. En la actualidad alberga una galería de arte en su sótano. El fresco de la fachada muestra al buen samaritano haciendo sus obras de caridad.

Estatua

Luego volvimos a la plaza y estuvimos callejeando un rato por calles hasta llegar a un aserradero donde había una gata con su camada de gatitos. Alrededor del centro urbano se abre el espacios y hay unos cuantos huertos. Debe de ser verdad lo que dicen de que los eslovenos siguen muy e contacto con la naturaleza y que los que no provienen del agro mantienen el contacto con sus núcleos rurales de origen.

Un avión

Tras ese par de horas en Radovljica proseguimos camino por Jesenice hacia Zgornja Radovna, donde nos aposentamos para pisar los Alpes Julianos durante los siguientes días.

Huertos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s