El banquete de la Guerra de Crimea

El moderno edificio "chq"

Cerca de nuestra casa (que se encuentra en una zona hidalguizada  pero que fue solar de pabellones y almacenes portuarios) hay un centro comercial que ha mantenido la estructura y la arquitectura industrial de alhóndiga en el exterior. En el pasado fue depósito de tabaco y de vinos y a alguien se le ocurrió traerlo al siglo XXI. Estuvo varios años parado -vaya usted a saber por qué- y su apertura coincidió con el inicio de la crisis. Carece de un supermercado que atraiga a las masas y la mayor parte de los negocios que se establecieron en el mismo han quebrado. Resisten apenas una franquicia de cafés de una conocida cadena estadounidense, una tienda de menaje, una lujosa camisería, una tienda de vinos y poco más.

El banquete de la Guerra de Crimea (23-10-1856)

El caso es que en un lateral, me encontré con una vitrina en la que se contaba un episodio curioso de la vida del edificio y que traduzco a mi modo y pongo a disposición de todos ustedes:

El banquete de la Guerra de Crimea

La Guerra de Crimea (1854-1855) se ha definido a menudo como una pequeña guerra sin sentido en un lugar lejano. Ciertamente este conflicto (que enfrentó sobre todo a Francia, Rusia y Gran Bretaña) fue un sinsentido en tanto en cuanto todas las guerras lo son, pero en absoluto fue una guerra menor. Supuso la muerte de 750.000 soldados. También fue importante porque ser una guerra en la que murieron más hombres por enfermedad, en especial a causa del cólera, que los que perecieron en el campo de batalla (cuatro de cada cinco).

Una gran cantidad de irlandeses luchó en el Ejército británico, pero tal y como se informaba en el ”Evening Mail” de Dublín del 23 de octubre de 1856, recibieron poco reconocimiento por sus esfuerzos; “Al volver, los soldados pasaban inadvertidos en las calles. El Virrey, con un espíritu y una energía que le honran, puso de manifiesto la omisión e invitó a que se ofreciera un agradecimiento con celeridad”.

El 19 de agosto de 1856 el alcalde, Fergus Farrell, organizó una reunión preliminar para decidir cuál era el mejor modo de celebrar el regreso de los soldados irlandeses.  Sugirió organizar un banquete para las tropas y ofreció “su propia aportación de 50£ o más si hiciera falta, para contribuir al acontecimiento.” En esta reunión se llegó a la resolución de que “en la ciudad de Dublín, había que dar pasos para invitar a un convite nacional a todas las tropas que en la actualidad estuvieran de servicio en Irlanda y que hubieran recibido las medallas de Crimea”.

El problema de espacio fue resuelto gracias a la oferta de Mr. Henry Scovell, que sugirió utilizar au almacén, el Stack A, en los muelles de la Casa de Aduanas. Se sugirió al comité que las instalaciones “se adaptaran a las peculiaridades y efectos del banquete…..y les pareció tan adecuado que consideraron que no  era necesario examinarlas más” por lo que, tal y como informa ”The Irish Sword” el Stack A “fue adaptado adecuadamente por el arquitecto del comité de obras (J.H. Owen)”.

El comité hizo un cálculo para determinar la cantidad de soldados de las tropas de Crimea presentes en Irlanda. Juzgaron que el almacén tenía capacidad para alojar unos 3.000 soldados y al final se decidió que dicha cantidad número estuviara compuesta por:

Guarnición de Dublín: 1.500 soldados
Guarniciones de Curragh y Newbridge: 1.000 soldados
Otras guarniciones: 500 soldados

La sociedad dublinesa dio un gran apoyo al banquete. Esto se tradujo en numerosas aportaciones en efectivo así como en otros regalos. Por ejemplo Henry Brennan, un mercader de vinos de Dublín, ofreció el vino: “una pinta de oporto o de jerez por cada uno de los cuatro mil invitados” (compuestos por los tres mil soldados y otros mil). Los otros mil invitados fueron ubicados en una galería con vistas al salón de banquetes. El 16 de octubre de 1856 ‘“The Freemans Journal” informaba de que estos comensales serían admitidos con los siguientes precios: “Se cobrará diez chelines a cada caballero y cinco chelines por el boleto de cada dama y se emitirán mil boletos” Quienes habían hecho aportaciones para el fondo del banquete tenían la primera opción de comprar los boletos y el resto se vendería al público en general..

El día del banquete, el 22 de octubre, los periódicos describieron la reacción del pueblo de Dublín al acto como abrumadora: “Todo el muelle desde Kingsbridge hasta la Casa de Aduanas y las calles que conducen al escenario del banquete estaban llenas de grupos de personas que esperaban la llegada de los primeros militares invitados”. Según ”The Irish Sword”, “la gente no hacía más que mostrar simpatía y animar a las tropas a lo largo del recorrido”. Según marchaban hacia los muelles, los soldados aún llevaban lo que podría llamarse “largas barbas de Crimea”.  El banquete comenzó a la 1.15pm. Los siguientes datos nos dan una indicación de la cantidad de comida y bebida que se consumió aquel día: “Había 250 jamones, 230 patas de cordero, 250 piezas de carne de vacuno, 500 pasteles de carne, 100 hojaldres de venado, 100 púdines de arroz, 250 púdines de ciruela lo que pesaba tonerlada y media, 200 pavos y 200 gansos, 2.000 bocadillos, 3.500 libras de pan, 3 toneladas de patatas, 8.500 botellas de un cuarto y 3.500 botellas de una pinta de oporto.” Los discursos que se dieron durante la comida eran triunfales y apasionados. Lord Hugh Gough, Coronel en Jefe del 60 de Rifles Reales declaró: “Siento que el momento más feliz de una larga vida de vicisitudes militares estará asociado a mis compatriotas en esta demostración pública de la gratitud de una nación por las hazañas militares, merecedoras de las alabanzas y los mejores sentimientos de una nación.”  Isaac Butt Miembro del Parlamento, habló de “los héroes de Crimea” y ofreció “mil bienvenidas con toda la cordialidad de un corazón exuberante — a todos aquellos que lucharon por nosotros en tierras lejanas.” En una nota más sombría, Lord Talbot de Malahide propuso un brindis a “la memoria de los caidos” y recordó a los presentes que ‘mientras recordamos a los presentes no debemos olvidar a los caídos”.

El acto concluyó a las 4.15pm “cuando las tropas se agruparon en el patio de la Casa de Aduanas y marcharon a sus respectivas estaciones de ferrocarril”.

Anuncios

7 Responses to El banquete de la Guerra de Crimea

  1. […] la inteligibilidad de las lenguas semíticas y las túrquicas, así como una traducción sobre el banquete de la guerra de Crimea que se celebró a unos cientos de metros de mi casa. Me volví del Cáucaso con la duda de si […]

  2. […] que un inglés, George Borrow, hizo por esos pagos allá por el verano de 1854, en tiempos de la guerra de Crimea. La obra se llama Wild Wales y como ya he escrito en alguna ocasión que wild es palabra difícil […]

  3. […] tomada en un lugar ciertamente decadente, el antiguo almacén portuario donde en 1854 se celebró el banquete de la guerra de Crimea. Hace una decena de años se reconvirtió en centro comercial de lujo y en él he visto fracasar […]

  4. […] contar hace siglos y que tiene que ver con la guerra de Crimea, pero con la del siglo XIX que ya hemos tratado antes y me pongo a […]

  5. […] único plan interesante del pasado fin de semana ha sido acercarse al histórico almacén y frustrado centro comercial de Custom House Quay en el que se ha celebrado el año nuevo lunar de […]

  6. […] En el museo de Collins Barracks tambien hay una exposición dedicada a otro caballo militar (de la guerra de Crimea) cuyo esqueleto encontraron en en el lugar. Llama la atención tanta veneración por los equinos en […]

  7. […] contexto histórico de 1858 es que Rusia acaba de salir de la guerra de Crimea y ciertas capas de la sociedad se plantean su modernización. Se cierne la abolición de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s