Diablos de la ruta de la seda

Foreign Devils on the Silk Road

Hace unos meses estuve leyendo una reedición de este libro, Foreign Devils on the Silk Road, escrito por Peter Hopkirk en 1980. Lo hice a causa de mi incursión en el Cáucaso junto a mis compañeros, para los cuales esa era una mera etapa previa a su conquista de la ruta de la seda.  El libro debe de estar ahora en la India, camino de Irán, junto con una zapatilla mía del pie izquierdo. Lo de la zapatilla fue accidental pero el libro lo dejé a propósito en la furgoneta para que Iñaki pudiera leerlo, cosa que quizá hubiera podido hacer de no haberse lesionado en Uzbekistán. No sé si algún día recuperaré el ejemplar, pero es lo de menos.

La exploración del Asia Central desde finales del siglo XIX hasta principios del XX no ha tenido en España y en el resto de países de nuestra lengua la difusión que merece. No en vano es una empresa a la que hemos sido totalmente ajenos desde su inicio en tiempos de Marco Polo, salvo -que yo sepá- la embajada de Ruy González de Clavijo a la corte Tamerlán. Puede que algún otro se perdiera por esas tierras hostiles, pero en todo caso su huella ha sido menos que leve. Hay varios portugueses que sí que protagonizaron aventuras notables, en tiempos en los que los límites entre ambas naciones no eran tan nítidos como hoy (castelhanos e portugueses, porque espanhóis somos todos…).

En cambio desde el siglo XIX, rusos, ingleses y alemanes, así como franceses, se lanzaron a la aventura arqueológica de encontrar tesoros. Gracias al libro he descubierto personajes muy interesantes como lo son Sven Hedin, Aurel Stein, Le Coq, Albert Grünwedel, Pelliot y el misterioso noble japonés, Otani. Es muy interesante ver la evolución y el significado político de las expediciones a lo largo del tiempo: de la ambición imperial y el mito de la superioridad europea a ser considerados expoliadores por las autoridades chinas.

Expediciones de Sven Hedin

Me han interesado especialmente las historia del sueco Sven Hedin (1865-1952) por su juego con la muerte en el Taklamakán y por cómo su figura ha caído en el olvido, quedando su destino unido al de la Alemania perdedora de las dos guerras. El mapa con el que adorno la entrada lo encontré en un foro de usuarios de Google Earth, al que RWFG había subido el archivo kmz con el que explorar sus exploraciones.

También muy interesantes las aventuras del judío húngaro y súbdito británico Aurel Stein (1862-1943), al que el autor de uno de nuestros blogs de cabecera le ha construído una hermosa página que además de en inglés y en húngaro está disponible en español. Una maravilla para descubrir la vida y hazañas de este hombre cuyos restos yacen en Kabul.

También quiero dejar aquí un enlace a unas fotografías que muestran cómo es hoy Hotan (Khotan) y a otra maravilla en Google Maps, en la que las etapas del viaje de Marco Polo aparecen sobre un mapa actual del continente asiático.

Anuncios

2 respuestas a Diablos de la ruta de la seda

  1. […] mis opiniones sobre uno de los campeones de ajedrez que más quise que me influyeran. Comenté un interesante libro del que me ha nacido curiosidad por  muchas historias. Pero creo que las mejores entradas del mes […]

  2. […] este libro tiene una conexión con Aurel Stein y otros diablos de la ruta de la seda. Ganas de seguir leyendo cosas del siglo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s