Adiós a la noria

Los que me lean en España pueden creer que me refiero a cierto programa de televisión infame que tiene por nombre “La noria” y al que los anunciantes y los telespectadores boicotean últimamente, y a ver cuanto dura. Pero no, anteayer miré por la ventana y vi que en la noria que se ve a lo lejos sólo había cuatro de los compartimentos en los que se puede poner uno a dar vueltas. Sólo podían estar revisándolos o eliminando la instalación y ha sido lo segundo. Tras poco más de un año se la llevan a York, dicen que con la intención de volver, pero me suena mucho a retórica de un negocio fracasado.

El caso es que yo me quedé sin subir. Estaba esperando a que mis sobrinas se hicieran mayores y me parece que como no me vaya de charla con los cuatro de Yorkshire me voy a quedar con las ganas. La que manda en esta casa fue un día con un amigo de Hamburgo y otro con su hermana y la segunda vez se puso a disparar fotos a diestro y siniestro mientras yo esperaba abajo, así que las cuelgo aquí ya que de repente han cobrado más valor.

The Dublin Eye (The Point)

Esta es la noria tal y como se veía desde la calle al llegar al final del paseo del Liffey, justo antes del último puente.

The Point Theatre

Desde el lado contrario, concretamente desde la terraza del nuevo Hotel Gibson. La explanada que es el final de la línea roja del tranvía dublinés (el Luas) y el famoso Point Theatre que por obra y gracia de los patrocinios modernos hoy en día se conoce como O2 Point Theatre. O2, antiguamente, Digifone, es una compañía de teléfonos que pertenece a la española Telefónica. Aquí se solía hacer un mercadillo los fines de semana que creo que también fracasó.

Port of Dublin

Desde las alturas, la vista hacia el este, hacia el lado contrario de donde se encuentra el teatro. Toda una vista de la desembocadura del Liffey, los muelles, los contenedores, por la izquierda (norte) queda a lo lejos la península de Howth. Aquí suelen llegar los barcos que vienen de Gran Bretaña. Sólo una vez tomé uno para ir a Holyhead, en Gales.

Irishtown, Ringsend

Aquí vemos una de las cabinas y un poco de la vista hacia el sur, con los barrios de clase obrera de Ringsend y Irishtown. Una de las razones por las que la noria ha fracasado debe de ser el precio. Costaba 9 euros el subir. Había una cabina especial que costaba 70 euros. Era negra con los cristales tintados y ponía que te daban champán. Yo pensé lo mismo.

Vista hacia el centro de la ciudad

Vista vespertina hacia el oeste. Como es lógico a contraluz. Por allí queda el centro de Dublín. Se llega caminando en algo menos de media hora. Vemos en primer plano el tejado del teatro, a la izquierda el río Liffey que se viene buscando la mar, se ve el armazón de lo que iba a ser el cuartel general del quebrado Anglo-Irish Bank, del que he hablado varias veces y también el puente Samuel Beckett, aún bastante reciente (inaugurado en diciembre de 2009).

The Docklands & IFSC

Los terrenos de la zona portuaria que antiguamente eran almacenes y hoy día son solares. La crisis evitó que se acabara urbanizando toda esta zona, aunque hace unas semanas que hay máquinas en uno de los terrenos más grandes.

Grand Canal Dock

La entrada del Gran Canal de Irlanda (Grand Canal) en el Liffey. Lo hace a través de unas esclusas que pueden verse a la izquierda. Es la zona en la que está el cuartel general europeo de grandes compañías estadounidenses de la Red como Google, Facebook y Linked-in.

The Point

Aquí según se desciende puede verse el teatro más de cerca. Es una perspectiva un tanto engañosa. No conozco el aforo, pero desde dentro es enorme. También puede vérseme a mí, que soy la hormiguita de negro.

Barco rojo

Un barco-faro colorado que está siempre en ese rincón. La imagen entera de la noria la tomamos desde ese lado. Pueden verse al fondo las montañas de Wicklow una zona natural muy cercana a la capital y a la cual se llega por carreteras nada envidiables.

Vista hacia el sur

Detrás del barrio de Ringsend asoma el estadio de Lansdowne Road, en el que juegan las selecciones de fútbol y rugby. Es el lugar en el que Irlanda disputa los partidos del Torneo de las Seis Naciones que le toca jugar en casa. Ahora se llama Aviva, como una compañía de seguros, que por cierto acaba de despedir a un montón de gente en el país, por lo que hay una campaña para que la gente lo llame por su antiguo nombre. Este año se disputó en él la final de lo que era antes la copa de la UEFA entre dos equipos portugueses. Durante el tiempo en el que estuvo en obras, los partidos internacionales de fútbol y rugby se disputaron en Croke Park, el estadio exclusivo de los deportes gaélicos, lo cual con anterioridad hubiera parecido un sacrilegio. Al fondo a la izquierda, de entre las montañas de Wicklow destaca una que se conoce como Sugar Loaf (el mismo nombre que tiene en inglés el Pan de Azúcar de Río de Janeiro).

Grand Canal

Por último una zona un tanto extraña, rus in urbe, en el que suelen estar las caravanas de los itinerantes que el populacho conoce como knackers y cuyo nombre politically correct es travellers. Son unos nómadas similares a los quinquis de España, no llegan a tener las diferencias étnicas de los gitanos pero sí un modo de vida agitanado. Se discute de donde provienen, si empezaron a vagar a mediados del siglo XIX por cuando la Gran Hambruna o si llevan con ese modo de vida desde tiempo inmemorial. Al lado, todo tipo de compañías y bancos. El edificio más sobresaliente a la izquierda es uno de los de Google.

Y esto es todo lo que puedo contar. Me da un poco de lástima, porque podía ver sus luces desde casa por las noches y ahora la vista será un poco más convencional, pero por lo menos he aprovechado la ocasión para que mis familiares y amigos que me leen desde lejos puedan ver los alrededores de mi barrio.

Anuncios

2 Responses to Adiós a la noria

  1. […] otro día, cuando puse las imágenes tomadas desde la ya desaparecida noria, se me ocurrió que una de ellas podía ser un buen ejemplo de miniaturización. El puerto de […]

  2. […] entrada anterior era una modificación de las fotografías tomadas desde la ya ausente noria que habíamos mostrado con anterioridad. Ahora daré cuenta de un hecho luctuoso que acaeció en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s