1936

A diferencia de lo que pueda parecer, 1936 fue un año que comenzó el primero de enero, y entre esa fecha y otra de julio sucedieron muchas cosas. Me ha resultado muy entretenido leer la serie “la normalidad del 36” de JdJ en el blog Historias de Hispania (con licencia CC).

Trata de todo lo que ocurre desde la convocatoria de elecciones a principios de año, la complicada celebración de las mismas, la constitución de las Cortes, los problemas de orden público, desmanes, asesinatos políticos de todo color: todo lo que va empujando España pendiente abajo hasta que se produce el golpe militar.

Hace falta casi un par de horas para leer todas las entradas y no es lectura que recomiende a quien no sepa nada de la Segunda República y de la Guerra Civil. Eso sí, tiene perlas de sabiduría que muestran a la España eterna tal cual es:

La izquierda gobernante, aquella tarde del 16 de junio, se obstinó en no entender. Tradicionalmente, en España, cuando un gobierno y su partido de apoyo se obstinan en no ver algo, no lo ven aunque les den dinero. Con la misma cenutriez con que Ansar no fue capaz de ver que España no quería ir a Irak ni a poner un puesto de pipas; con la misma cenutriez con que el actual Gobierno se obstinó en seguir diciendo que eran galgos los podencos de la crisis económica, con esa misma cenutriez, digo, el gobierno del Frente Popular, y el propio FP, se obstinaron, la tarde del 16 de junio de 1936, en sostener que:

  1. La anarquía no era para tanto.
  2. En todo caso, lo poco o mucho de anarquía que pudiera existir era provocada por los fascistas, no ellos ni los de su cuerda.
  3. En todo caso del todo caso, si alguna violencia de izquierdas pudiera haber, estaba justificada porque es que el personal estaba muy puteado.

y otras que deberían estar en los manuales de ciencia política

Por su parte, Casares Quiroga hizo algo que es bastante habitual en las izquierdas gobernantes, que es tratar de actuar como si fuesen oposición.

Además de estar escrito con un lenguaje que me recuerda al del sector más y menos recomendable de mis amistades:

cualquiera que se estudie las movidas anarquistas de la época llegará, creo yo, a la convicción de que los de la FAI sabían mucho más de agitación obrera que Besteiro, Largo Caballero, Pasionaria y McGyver amalgamados en un solo Mazinger.

Como en esto de la Historia es muy difícil ser totalmente objetivo y en estos asuntos en particular es casi imposible que un español escriba sin sesgo aún si se esfuerza y pone en ello todo su empeño, diré que lo que está escrito me parece infinitamente más objetivo que lo que se escribió durante los primeros cuarenta años y algo más objetivo que lo que se ha escrito durante los últimos treinta y cinco,  pero sobre todo mucho más que las pretendidas memorias basadas en el olvido selectivo, tan en voga últimamente. Eso último en lo político, que en lo historiográfico lo veo más como un línea que se afina en la búsqueda del matiz que como una vuelta de péndulo.

Por simplificar, la tesis sería que el error de las izquierdas en octubre del 34 y los que cometen desde que recuperan el poder en febrero del 36 hasta julio tienen tanto que ver con el golpe como las maniobras de los conspiradores. De hecho las acciones y omisiones de quienes participan en el Frente Popular empujan a los conjurados a rebelarse ya que les ponen en una tesitura en la que lo ven menos arriesgado que seguir sin hacer nada. Es interesante y discutible.

Aquí dejo las entradas, y si también se las leen del tirón, aquí tienen a un amigo para toda la vida:

La “normalidad” del 36.
La votación.
Azaña gobierna.
Y Falange cogió su fusil.
Marzo de hostias y muertos.
Au revoire, Président!
Más de lo mismo.
El entierro del bochorno.
Mayo de amenazas y caramelitos.
Más vueltas de tuerca.
Yeste.
El día que Prieto se fue de bareta.
Comienza el debate.
…y Calvo Sotelo.
¿Qué narices puedo poner para ser original?
Coda
Epílogo

Anuncios

2 Responses to 1936

  1. […] un polvo” se le llamaba de esa manera. Estoy contento de haber descubierto también el blog Historias de Hispania, que tantas lecturas me ha deparado estas semanas. Publiqué algunas cosas de mi biblioteca de […]

  2. […] especialmente la descripción del bienio llamado negro o radical-cedista. Hace unos años recomendé una serie bloguera sobre los primeros meses del año 36, que iba haciendo el conteo de los aproximadamente 300 asesinatos políticos que se produjeron en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s