Postales de Ciudad del Cabo

Fusión

La semana pude ver el programa de Televisión Española, Españoles en el mundo, dedicado a Ciudad del Cabo, la vibrante ciudad surafricana.

Me recordó mi paso por allí hace ya más de diez años porque prácticamente recorrieron todos los lugares que pude ver en aquella semana de mayo.

Me ha dado mucha envidia la gente que vive allí y me han dado ganas de volver alguna vez, con más tiempo. Todos esos planes que uno nunca sabe si tendrá ocasión de llevar a cabo, pero que le rondan la cabeza. Al menos, estuve una vez.

Luego por casualidad me he encontrado con una serie de postales que me traje a Europa desde allá. En este momento no sé dónde estarán las propias cartulinas, con lo que me he encontrado es con un cedé en el que había una carpeta de cosas que estuve escaneando allá por 2004. Excepto la estatua africana a la que le salen cabezas de Bart Simpson, que es una foto mía, todo lo demás son postales que compré.

La foto de la mujer del puesto de fruta es la que siempre he querido hacer en algún lugar del mundo.

The bowl. El cuenco, como le llaman a la ciudad por su forma recogida entre el monte Mesa, la colina de la Señal y la Cabeza del León. Al fondo de la imagen se ve la península en cuya punta se encuentra el cabo de Buena Esperanza. A unos cuarenta kilómetros.

Table Mountain

Aquí tenemos una vista de la ciudad desde Robben Island, la isla de las focas, en la que está el presidio en el que estuvieron Mandela y otros. Fui en barco y conocí a una sueca y a unos tipos de San Francisco. Gente simpática.

Table Mountain de noche

Y aproximadamente lo mismo en una noche tormentosa. Una de esas fotografías de larga exposición.

Nelson Mandela

El colorido africano en los murales y en las postales. De entre los colores me gustaron los de las casas del llamado barrio musulmán, con una casita de cada color.

.

El barco deja a los turistas en el muelle. Luego te dan un paseo en autobús alrededor de la isla, deteniéndose en las canteras de arenisca donde ponían a trabajar a los reclusos y los restos de un naufragio. Después se ven las instalaciones por dentro y un antiguo presidiario cuenta la historia de las terribles condiciones de vida en el lugar. Un tapete y una manta para dormir, un cubo para hacer sus necesidades. Un horror. Por último, una procesión para que todo el mundo se saque una foto frente a la celda de Mandela. Luego lo mejor es no volver en el primer barco que sale tras completar el recorrido, sino quedarse por la isla explorando uno a su bola.

El día que mejor lo pasé en Suráfrica fue aquel en que fuimos de excursión al cabo. La tomé desde el albergue y no conocía a nadie, pero salió un grupo muy majete con unos indios de Londres, unas chicas de Mánchester y una pareja de Singapur. Tomamos un barco para ir a ver unas focas, luego hicimos un picnic cerca del monumento que recuerda a los primeros portugueses que doblaron el cabo de las Tormentas, vimos gacelas y babuinos y por último llegamos a la punta del cabo. Tras un rato en el faro volvimos haciendo senderismo y después quince kilómetros de bicicleta antes de volver a la ciudad. Un día muy completo al aire libre, con buen tiempo y en buena compañía.

Esta última postal me llama la atención sobre un dato interesante. Antes de subir al faro, que es lo más al sur que llegué a estar (por abajo se puede llegar más al sur) me hice una foto en un letrero que tiene las coordenadas geográficas de Cape Point (34º 21′ 24” S 18º 29′ 51” E). Luego caminando hacia lo que se ve en la izquierda de la postal llegamos hasta otro letrero en el que se indicaban las coordenadas del cabo de Buena Esperanza (34º 21′ 25” S 18º 28′ 26” E ). Si uno es el cabo Punta o la punta del Cabo y el otro el cabo en sí, yo siempre lo he considerado todo como una unidad.

El caso es que en el segundo letrero dice “the most South-Western point of the African continent” o sea, el punto más suroccidental del continente africano. Es sabido que el cabo de Buena Esperanza no es el punto más meridional de África, sino que este se encuentra en el cabo de las Agujas, pero siempre me dio que pensar eso de “más suroccidental” porque creo que no tiene demasiado sentido.

Se me ocurre que para visualizarlo habría que trazar una línea en sentido noroccidental y con un ángulo de 45º hacia el ecuador. Hipotéticamente podría darse el caso de que el punto más suroccidental se encontrase al norte del ecuador, como de hecho el cabo de Buena Esperanza se encuentra al este del meridiano de Greenwich y se supone que es el que está más al suroeste.

Anuncios

2 Responses to Postales de Ciudad del Cabo

  1. […] descifrar el matasellos. Pero no es otra por eso, es otra porque hace unos días colgué unas postales que yo mismo traje de Ciudad del Cabo allá por mayo de 2001. Técnicamente la postal no es de Ciudad del Cabo, ya que desde esta […]

  2. […] por último vuelvo a dejarles con las bonitas postales que compré en aquel viaje y que son mucho mejores que las fotos  que conservo del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s