Llegó el frío del invierno

Esta mañana me descolgué del autobús en la parada habitual y en lo que atravesaba el páramo de la autovía comenzó a lloverme aguanieve primero y a caerme nieveagua después. El viento gélido me hizo arrepentirme de haberme quitado la barba, como casi todas las veces, y constaté -a la fuerza ahorcan- que era como si el invierno ya hubiera llegado a este lugar.

El año pasado por estas fechas ya había visto placas de hielo como losas. Acababa de dejar mi anterior empleo y esa cálida alegría coincidio con un temporal de frío y nieve que hizo que ni los tranvías pudieran circular. Tuve que comprar una impresora para mi contrato nuevo y me tocó volver patinando con la caja desde el centro.

A lo mejor este año el invierno llegó justo después del jálogüin, el día primero de noviembre, cuando levantaron el arbol navideño en el centro comercial de los pabellones. O puede que  cualquier día de estos fines de semana alocados en los que fue imposible pisar varias calles de esta capital sin ser atropellado por las hordas de consumistas insensatos; entre ellos mi compañera Juana, con quien discuto a diario de lunes a viernes, pero siempre menos de un cuarto de hora.

Hoy hemos hablado de la navidad y los regalos, de la organización y todo eso. A mí se me ha ocurrido que la vida privada es aquella que no requiere de organización. Para ella en cambio, es la que se puede organizar por completo. De ese choque de trenes de juguete ha salido que a ambos nos gustan las listas: a ella para sistematizar todas sus tareas y a mí, como era previsible, por unir en ellas cosas que en principio nada tienen que ver entre sí.

Luego me enteré de que Pat murió el domingo y no por esperada fue una noticia menos triste. Me consuela pensar que aunque su modo de vida fuera el de tantos y su muerte tan estadísticamente probable, él vivió de verdad la vida en que creía y con ella fue feliz. Muchos han intentado transformar todas las estructuras del mundo para acabar llegando a las cosas sencillas, buenas o malas. Descanse en paz. Jodido frío del invierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s