Juana y yo

Decía ayer que discuto casi a diario con Juana, pero nunca demasiado. Esto es en gran medida porque nos hemos dado cuenta de que casi todas nuestras discusiones son la misma, con diferentes disfraces. La llamamos la polémica de la scheduled fun, la diversión programada, en la que yo no creo demasiado (excepto acaso en provocarla mediante el uso recreativo de drogas) y ella de modo absoluto. Todo tiene que ver con mi incapacidad de creer que me lo pasaré bien en algo que está hecho para que me lo pase bien. En mi opinión la diversión surge pocas veces y de modo natural e inesperado, y ella es de la contraria, de que uno se puede divertir cuando quiera y para eso sólo tiene que planificarlo bien.

Tiene que ver con dos personalidades parecidas y dos modos de ver la vida opuestos y que creo que dicen más de la gente que su filiación política, social, cultural…

Ella es tradicional y disciplinada, sabe lo que quiere en la vida, le gusta comprar cosas, le gusta vivir en su país y está orgullosa de él, es feliz viviendo prometida a su novio, tiene casa con hipoteca, coche propio, contrato de teléfono, iPhone, y le gustan los actos sociales.

Yo en cambio soy antitradición y caótico, no sé qué quiere la vida para mí, no me interesa casi nada que se pueda comprar, no me gustaría vivir en mi país y tiendo a avergonzarme de él, estoy contento de cohabitar sin intención de casarme, vivienda en alquiler, transporte público, teléfono de prepago, Android y las tardes en casa leyendo.

En  estos días está contenta porque se acerca la navidad, yo eso lo tengo descontado porque ya sabía que caía a finales de diciembre como todos los años. Para qué vamos a discutir si ya sabemos lo que hay.

Anuncios

2 Responses to Juana y yo

  1. somenergia dice:

    punto medio. Creo en los dinamizadores sociales hay cosas y juegos que pareciendo estúpidos te hacen pasar una tarde entretenida. No creo en lo programada, estoy deacuerdo que las mejores cosas pasan sin que uno se de cuenta, casi sin querer. Eso si, hay que saber verlo que eso es lo difícil. Yo comparto cosas de ambos aunque descreo de la tradición porque en muchos puntos escapa a la razón.

    • alfanje dice:

      No, si estoy de acuerdo. Cuando era más joven y quedaba con mis amiguetes para tomar litronas la diversión estaba absolutamente premeditada y funcionaba siempre. En muchos otros contextos no es que crea que sea imposible, pero la planificación me predispone en contra. A lo mejor por eso nunca he ido de putas ni le veo qué gracia tiene. Pero cosas como “cena de la empresa: lo pasaremos bien” o “hay que alegrarse, que es navidad” a mí me cuestan muchísimo. Tampoco soy fundamentalista, ni con eso in con el iPhone, que si me regalan uno lo cojo. Era sólo para marcar dos formas de ser aunque fuera a grandes rasgos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s