Resumen de 2011

Al igual que el año pasado, voy a hacer un pequeño resumen de lo que ha sido este año 2011. La vida de un oficinista es ciertamente monocorde y desde una perspectiva materialista, de 365 días más de 250 podrían considerarse objetivamente la misma cosa. Es por ello que doy un valor importante, acaso desmesurado, a cualquier cosa que aprendo, a todo lo que leo y las pocas ideas que se me ocurren, normalmente en medios de transporte.

Ha sido este un año que se divide en dos mitades. La primera repartida entre el invierno malo y una primavera difícil; y la segunda entre el alegre verano y el otoño prometedor que pronto nos ha de resarcir de las peores cosas.

—————————————————————————————–

Enero comenzó con las consabidas festividades del primer día del año, y una a la que en España se tiene un cariño especial y aquí no existe que es la de Reyes. Poco después un empleo nuevo. Como me queda más lejos que el anterior comencé a descargarme juegos para jugar con el teléfono y a escuchar podcasts interesantes, entre los cuales destacan siempre los de historia y lenguas. Fue un mes en el que leí mucho, aunque el siniestro total del puto disco externo me hizo perder bastantes horas de trabajo y que a día de hoy aún no haya recuperado información repartida en diferentes cedés. En lo de viajar surgió una posibilidad de retornar a Breslavia, que finalmente no se concretó, pero tuve tiempo para escribir el paso por Liubliana, la ciudad de los dragones en el mes de julio anterior.

Puente del dragón y castillo

Febrero fue un mes frío y deprimente como el poema de Pasternak. Me averié la mano casi por completo hasta el punto de creer que no iba a poder volver a tocar la guitarra. y acabé en el neurólogo, que no es un médico al que uno esté nada contento de acudir. Este problema me dificultaba aprender bien mi nuevo trabajo, pero mal que bien salimos adelante. En aquel mes comenzó la “primavera árabe” en Túnez y Egipto y volví a repasar la teoría de las revoluciones. Por aquel tiempo ya iba teniendo amiguetes en el curro aparte de la gente de mi equipo, con tan mala suerte de que con los que más trataba: Tom, Deirdre y Ainin se fueron poco después. Se me ocurrió una idea creo que interesante y me paseé por temas clásicos de la política española como son el 23-F y la política lingüística de Cataluña. En el campo de las entradas bonitas, colgué unas fotos viejas de cuando estuvimos en Estambul, aunque creo que lo más interesante que hice -interesante por inédito en lenguas occidentales- fue verter del ruso unas líneas sobre el feo monumento que le hicieron a la naranja por salvar la ciudad de a Odesa.

La carroza de Cenicienta

Marzo fue el más cruel de los meses, que pasé entre consultas de médicos con la hipocondria al mil por ciento y el robo de la promesa que empezó semanas atrás. Cuando uno no está feliz, no está feliz y mira hacia atrás con nostalgia. A finales de mes cambiamos de apartamento (llevábamos cuatro años en el anterior).

Rentería y Pasages (1849)

En abril me plantee seguir escribiendo cositas poco a poco y de cuando en cuando. Había dado por perdido el objetivo de escribir trescientas entradas a lo largo del año. Recuerdo que aunque anímicamente estaba mejorando, echaba de menos la casa vieja y eso que la nueva estaba objetivamente bastante mejor mejor. Después del invierno hay una primavera. Brotes verdes de verdad.

Androide y mano

A principios de mayo culminé algo que llevaba dos años queriendo hacer: un puzle que compramos en Florencia. Ese mes caminamos bastante por el barrio. Me puse a escribir cosas y mi recurso fácil cuando faltan ideas es mirar atrás: sea Hamburgo, Nueva Zelanda, Praga o los Balcanes. De hecho, el gran proyecto bloguero del mes fue narrar el viaje a Ucrania en mayo del año anterior publicando exactamente un año después aquello que habíamos visto cada uno de los días.

Tres ciudades ucranianas

Vino junio con la resaca de las elecciones del 22 de mayo, preludio de lo que habría de pasar en noviembre. En lugar de a los antiguos viajes en este mes me centré en otro de los pilares del blog, que son las cosas curiosas que hay en esta ciudad de Dublín y este país de Irlanda: así el cristo de los taxistas o los monumentos con faltas de ortografía. Del 14 al 18 saltamos a Edimburgo para volver a pasar unos días en Escocia, dos años después. En parte viendo las mismas cosas, pero también algunas diferentes. Lo que más me gustó fue subir montañitas y la isla de Skye.

Mapa de Escocia

Al entrar con julio en la segunda mitad del año, las cosas empezaron a mejorar mucho. Google + mejoró lo de Facebook y de pronto a mí, que estaba feliz y con las pilas cargadas después de mis montañitas escocesas, me surgió la posibilidad de incorporarme al proyecto de unos amigos que se iban en land-rover hasta el Nepal. Tras el ajuste de fechas mi participación se limitaba a Transcaucasia en agosto, pero sería mi gran aventura del año. Así que me puse a leer muchas cosas caucásicas (de Armenia sobre todo) y ahora sé mucho más de la región que antes de que comenzara el año. Zapatero se mostraba más como un político oportunista aferrado al poder, la jefa se fue unos días a Polonia y a la espera de salir de viaje escribí unas cuantas cosas que me gustaron: una pregunta insignificante tuvo una afluencia relativamente importante de visitas sin que el enigma fuera resuelto, al igual que otro enigma toscano más antiguo. Otra sobre los 27 puntos de Falange recibió la aprobación favorable de un buen amigo que me dijo que aprendió bastante y me indicó el camino a seguir y hubo otra que fue comentada en uno de mis blogs favoritos, lo cual es para mi todo un honor.

Visto en Bus Ar As

Agosto comenzó con la perspectiva del vuelo a Tiflis y el recorrido transcaucásico de su última semana. Mientras mis amigos soltaban amarras yo seguía leyendo asuntos de la zona, entre los cuales una entrada sobre apellidos armenios gozó de cierta aceptación. Vi dos películas sobre Armenia, Ararat y El color de la granada y otras dos sobre la guerra de Osetia de 2008. Este mes hubo poco espacio para el pasado. Era todo el presente de descubrir curiosidades dublinesas como la estatua del almirante hibernoargentino Guillermo Brown o un bonito paseo en las estribaciones de Wicklow. Una entrada con una buena idea sobre las tablas de multiplicar en la que la gente debería pensarse educar a sus pequeños ha acabado siendo quizá la más exitosa del año. Para mi estancia en Georgia y Armenia dejé programadas unas entradas sobre la inteligibilidad de las lenguas semíticas y las túrquicas, así como una traducción sobre el banquete de la guerra de Crimea que se celebró a unos cientos de metros de mi casa. Me volví del Cáucaso con la duda de si había estado en Azerbaiyán.

Londres-Bakú-Tiflis

En septiembre, aparte de tres días en los que me dediqué a contar lo que había hecho en Nueva York los días 10, 11 y siguientes de septiembre de 2001, exactamente diez años después que sucediera lo que se conoce como el 11-S, básicamente me dediqué a contar con pelos y señales el viaje por Transcaucasia. Supongo que volví con mucha energía y entusiasmo, pero acabó siendo un proyecto que me dejó exhausto y ahora sé que nunca más voy a contar un viaje así. En todo caso, el trabajo está hecho y puede ser de utilidad tanto a quien pretenda viajar por la zona como para el lector en quien más pienso cuando escribo, que es mi yo futuro.

Transcaucasia 2011

Mirando lo que escribí en octubre puede que lo recuerde como el mes en que nos llegó la tableta o que echaron del curro a Sunday Obasanjo. Lo primero que hice público fue una partida de ajedrez callejero que disputé en Georgia: la única que he jugado en 2011 en un tablero real. Con decir que fue el mes en el que descubrí que podía reciclar para el blog tonterías que veo en el Facebook, se ve un poco la crisis creativa. Ejercí de mala persona criticando a Mandela y el Dalai Lama. También colgué curiosidades multicolores de Dublín. Otras no tanto. Puse un cuadro interesante sobre nacionalismos europeos y una anécdota protonacional que me trajo la jefa de la costa oeste. Hice ganar a la empresa un buen pico sin merecerlo apenas y me equivoqué con Anibal y tuve que reconocerlo. En asuntos multilingües hubo pajotes, piñas, mayorías y onomatopeyas. Tuve una idea panibérica que aún debo investigar. El mes acabó con el doctor Higgins ganando las elecciones presidenciales de Irlanda.

Irlanda: resultados de las presidenciales de 2011

Noviembre fue, sobre todo, el mes de las elecciones generales en España. En cuanto pasó el día de todos los santos me puse a escribir de política y mercados, de la encuesta del CIS y de cosas que se decían en el País Vasco. Vi el debate entre Rubalcaba y Rajoy, muchas encuestas vascas y comenté mis preferencias. En otro orden de cosas más personal, dejé escritas mis intenciones respecto a las redes sociales y dí una mala respuesta a una interesante pregunta que me envió una amiga. También mis opiniones sobre uno de los campeones de ajedrez que más quise que me influyeran. Comenté un interesante libro del que me ha nacido curiosidad por  muchas historias. Pero creo que las mejores entradas del mes fueron una sobre tipografía antigua que traduje y otra sobre John Thomson en China que escribí.

China

Como habrán observado los lectores habituales, diciembre ha sido un mes de hiperactividad. La tonta razón es que en algún momento de diciembre me di cuenta de que si empezaba a hacer dos entradas por día podía aún cumplir el objetivo que me puse a principios de año de hacer 300 entradas. Así, he conjugado asuntos banales con otros de más enjundia. Por poner un ejemplo de lo más banal, descubrí por qué a “echar un polvo” se le llamaba de esa manera. Estoy contento de haber descubierto también el blog Historias de Hispania, que tantas lecturas me ha deparado estas semanas. Publiqué algunas cosas de mi biblioteca de papel y de cajas de papeles que había en casa de mis padres. Hubo mucho con las postales, que es otro de los grandes pilares en esta casa. El día 15 recibí postales de Ciudad del Cabo, Isfaján y Samarcanda, antes había publicado más postales surafricanas y después me puse con unas que traje de Vietnam (Hué y las montañas de Mármol). Hubo varias entradas dedicadas a la navidad consumista irlandesa. Entre los descubrimientos pondré la novela de Böll que Greta me sugirió, un poema de Cavafis que llevaba años esperando conocer y una conexión entre Borges, la rosa y Silesia. Mientras el nuevo gobierno tomaba posesión análisis esquemático del mapa político vasconavarro y publiqué con un mes de retraso lo que había pensado tres días después de las elecciones del 20-N.

Elecciones generales 2011: Resultados por municipios

Y más o menos esto ha sido lo que les hemos blogueado, por si alguien se lo perdió y le apetece rebuscarlo. El inicio del nuevo año es propicio para iniciar un nuevo ciclo. Quisiera escribir mejor y es por ello que en el año que entra me voy a proponer hacer entradas de mayor calidad. Lo primero, que no implica necesariamente que el objetivo se vaya a cumplir, va a ser reducir la cantidad. Pretendo hacer 52 entradas en 2012. Una por semana. La longitud media debería ser mayor y algunas pueden ser traducciones de entradas ya existentes. Tengo que ver unas estadísticas y en función de eso decidir algunos detalles. No estoy contento con 2011 pero no me puedo quejar. De hecho, considerarlo un mal año implica que he tenido y tengo una vida bastante buena. Sin embargo espero más de 2012, que creo que va a resultar un año memorable en varios sentidos. Intentaré evaluarlo debidamente en su primer hito, un poco antes de la mitad del año.

Anuncios

4 Responses to Resumen de 2011

  1. […] alfanje alfileres, alfombras, alfajores… « Resumen de 2011 […]

  2. […] entrada de 2012 fueron las estadísticas “oficiales” de WordPress trataré, como el año pasado y el anterior, de hacer una especie de resumen de este año bloguero, que empezó con la intención […]

  3. […] Resumen de 2011 […]

  4. […] Resumen de 2011 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s