OK: un libro improbable

OK

No habría creído que algún día leería un libro así. Un libro dedicado a una sola palabra, y además tan poco prestigiosa como O.K. , OK. Antiguamente también okeh, pero cuando anglófonos de hoy quieren darle más forma de palabra escriben okay. Esta última versión no funciona muy bien para nosotros los que hablamos español, ya que nuestras normas impiden que la letra “a” le haga tomar la pronunciación de okey. Creo que la primera vez que vi “Okey” escrito fue como nombre de una  marca de batidos que alcanzó cierta fama en los años ochenta.

OK tiene varias acepciones y hay muchas teorías y leyendas que pretenden dar con su origen, unas tienen más de falso y otras de cierto, pero Allan Walker Read (1906-2002) llegó al meollo del asunto y lo dejó escrito hace más de cincuenta años, sin que por ello hayan dejado de aparecer o reproducirse teorías espurias.

Allen Metcalf hace todo este recorrido, pero para los que quieran ahorrarse el libro, esto es todo lo que hace falta saber de OK:

  • Es la sigla de oll korrect, una forma incorrecta de escribir all correct (todo correcto – todo en orden)
  • Fue, por lo tanto, un chiste en sí mismo durante un tiempo
  • Apareció por primera vez en un periódico de Boston en 1839. Las primeras veces aparecía como “oll korrect, o.k.”   o bien “o.k. , oll korrect” porque si no nadie lo habría entendido
  • En las elecciones presidenciales estadounidenses de 1840, Van Buren, que era originario de Old Kinderhook, lo tomo como seña de identidad de su campaña, y de ahí pasó a popularizarse.
  • A partir de ahí pasó a popularizarse por el mundo, pero sin nunca llegar a ser una expresión de prestigio. Recientemente ha empezado a aparecer en obras literarias que reflejan el lenguaje de modo más natural y fidedigno, pero nunca en ocasiones más formales, del tipo de los discursos solemnes.
  • Se utiliza en inglés para dar el visto bueno, como adjetivo para una persona o situación, como adverbio, como muletilla para empezar hablar, como pregunta que busca el asentimiento ante afirmación anterior…
  • La utilización en otras lenguas puede conllevar ligeras diferencias, a veces no tan ligeras.

Me ha llamado la atención la opinión del autor de que parte del triunfo de la fórmula es psicológico y está basado en la forma que componen la femenina letra O y la masculina K cuando se juntan.

El uso en español de la interjección “okey” es algo que (casi añadiría “lógicamente”) siempre me ha irritado. Lo que digo no sirve para todo el ámbito de la lengua hispana. Lo que funciona en La Habana y Caracas (por no hablar de Los Ángeles, Nueva York y Miami) no  tiene por qué funcionar igual de bien en Sevilla y Bilbao. De los grandes grupos dialectales del español es el caribeño el más sensible a la influencia anglófona. Un antiguo compañero de trabajo, que era aproximadamente madrileño, solía decir “¿okey?” a los clientes por teléfono y a mí ese me parecía el registro de un pandillero portorriqueño en los EEUU.

También es curioso el diferente uso que se ha hecho de las dos letras en diferentes lenguas. Desde aquellas en las que se pronuncia “o-ka”, hasta otras en las que es sinónimo de excelente, mientras que en inglés significa meramente aceptable. Los anglos no hubieran  corrido por un batido que es “okey” sin más.

De hace mucho tiempo la Academia Española aceptó “vale” que según los puristas no era del todo correcta para aquello para lo que se estaba utilizando en España. Lo hizo en gran medida para cerrar el paso al OK anglosajón, que tanto disgustaba a Borges incluso en lengua inglesa. No me sale nada natural decir OK en castellano, sin embargo, en el inglés hablado lo utilizo con cierta frecuencia, aunque mis coletillas favoritas sean “no probs” y “that’s fine“.

Anuncios

2 respuestas a OK: un libro improbable

  1. […] enero con lecturas variadas (Irán, OK, Infografía, Odesa) y recordando a los amigos de los viajes, las postales y las tardes dublinesas. […]

  2. […] algunas formas extrañas que incluso nos cuesta entender que sean palabras como el famoso “ok” del que hablamos un día, o la forma y’all como plural de you (que para rizar el rizo puede usarse como singular). Los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s