Puertos y memorias

Dublín: alrededores del distrito financiero

Cerca de mi barrio hay un establecimiento por delante del cual paso a menudo. Ahora es una especie de restaurante, pero recuerdo que en el pasado fue un pub. También tuvo en uno de sus laterales el primer Starbucks que he visto quebrar. El caso es que como gran parte del distrito financiero, el edificio que lo alberga fue en el pasado almacén de zona portuaria. De hecho, conserva en la fachada un letrero grabado en piedra que dice:

HIS MAJESTY’S

EXCISE STORE

1821

El letrero

Que me parece que quiere decir “Depósito Fiscal de Su Majestad (1821)” en un contexto aduanero, por oposición al “depósito franco”. Hay un depósito franco en una anécdota de mi infancia que traigo a colación por oportuna: A principios de los años ochenta poco a poco y más en unas regiones que en otras, se iba desmantelando en España la simbología del franquismo. Cuando iba a San Sebastián en autobús veía un enorme edificio del puerto de Pasajes en el que escrito en mayúsculas enormes se indicaba “DEPÓSITO FRANCO” que yo entendía que se refería al dictador. Con el tiempo aquello desapareció y yo lo entendí como el signo de los tiempos. Se podrá disculpar en un niño de diez años.

El caso es que en 1821 Su Majestad se refiere a Jorge IV del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, que reinaba las islas británicas y sus dominios desde el año anterior. Algo más de 100 años después (1922) la mayor parte de la isla de Irlanda alcanzó la independencia y aunque ya han pasado noventa años desde entonces el cartel sigue allí sin que parezca que le haya molestado a nadie. En realidad la toponimia urbana de Dublín está repleta de nombres que reflejan el pasado compartido. De las seis o siete naciones  a las que llamo anglosajonas blancas (título que mis amigos irlandeses me disputan) son los propios irlandeses los que responden más al nacionalismo de tipo germánico, y en cambio, al menos los del sur de la isla, son bastante humildes y pragmáticos en comparación con los nacionalistas de España. Tanto los españoles como de la periferia.

Si España volviera a ser una república, tal y como están las cosas, un letrero así duraría dos telediarios. Si cualquier región de España se independizara, tres cuartos de lo mismo… en cambio en Dublín sólo por la zona de los muelles tenemos Britain Quay, Sir John Rogerson Quay y Hanover Quay, que no se refiere a la ciudad alemana como tal, sino al nombre de la casa real británica.

Los anglos en general no encajan en el nacionalismo del manual. Incluso los términos “nacionalismo inglés” y “nacionalismo estadounidense” suenan bastante raros. Serán imperialistas, pero eso es otra cosa. En 1848, los Estados Unidos se quedaron con la mitad de México, no sintieron esa necesidad de identificar estado y cultura a través de los topónimos y por eso allí tenemos Los Ángeles, San Francisco y Santa Fe.

La presencia inglesa en Escocia, Gales e Irlanda ha sido del mismo tipo. Desde luego y del mismo modo, el nacionalismo irlandés se entiende mucho mejor como una contingencia histórica que como desde un punto de vista esencialista. Sobre todo, analizarlo desde el esencialismo etnolingüístico es estar abocado al fracaso. Los nacionalistas vascos y catalanes vienen a Irlanda de vacaciones y se interesan por el gaélico ante la perplejidad de los nativos de la isla, incluídos los más acérrimos fenianos. Por su parte, a ellos les sorprende el desinterés de sus hermanos colonizados, mientras que se comunican con ellos en lenguas de colonización.

Yo vivía cerca de un puerto y ahora vivo cerca de otro. Tiene que haber cosas parecidas y cosas diferentes.

Anuncios

7 Responses to Puertos y memorias

  1. […] La última vez que escribimos se nos ocurrió iniciar una nueva categoría: “Hibernia e Hispania“. Está destinada a albergar los comentarios sobre diferencias que hay entre los dos, entre Irlanda y España. Como como mis experiencias son más municipales que nacionales, a veces no son sino comparaciones entre la comarcas españolas que conozco y la de Dublín, pero algo habrá de extensible al conjunto. […]

  2. Manuel Vega dice:

    Muy buen post. Desconocía la existencia de esa placa de la época de Jorge IV. Yo conozco poco Irlanda y, la verdad, pensaba que eran muy nacionalistas y que mantenían una rivalidad acérrima con sus ex colonizadores. Pero cosas como esta, y como lo que explicas de los nombres de los muelles, demuestran que no son unos fanáticos y que no hay por qué borrar el pasado. Y estoy de acuerdo: en España, un grabado en piedra como ese desaparecería en breve si llegara la república.

    • alfanje dice:

      Gracias. Aprovecho para matizarme un poco, porque tampoco se pueden sacar grandes conclusiones sobre la cultura política del país a partir de un trozo de piedra. Mea culpa. Hasta donde conozco la Historia de Irlanda el concepto “colonia” o “colonialismo” no me resulta demasiado adecuado para describirla (debería haber puesto cursiva). En la República de Irlanda existen muchos nacionalistas pero en general son moderados, como ocurre en la mayor parte de naciones que obtienen un estado. En Irlanda del Norte el nacionalismo irlandes es más visceral y juega más a la dicotomía Gran Bretaña-Irlanda. Fanáticos sí que hay, pero son minoría como en todas partes. En los países anglosajones, incluído Irlanda, al patriotismo no le ha dado tanto por el callejero y la toponimia, aunque también lo ha hecho (O’Connell st, antes Sackville st; Dun Laoghaire antes Kingstown, llamar Londonderry a la ciudad de Derry parece que es sacrilegio). Independientemente de eso también tiene sus tótems, pero cambian (por ejemplo la lengua irlandesa no parece que tenga la misma importancia política que el catalán o el vascuence). También es verdad que en España ya hubo república dos veces y nadie echó abajo El Escorial, pero en el clima político actual parece muchos enfocan más a lo simbólico que en otras épocas, en las que primaba la competición por los recursos materiales.

  3. […] el mes más breve: una decisión irrelevante, una palabra, una película, una asociación de ideas, una historia del pasado de mi barrio, una postal, una comparación, toda una experiencia, un buen libro, y una de las pocas entradas que […]

  4. […] ocasiones el tema del callejero de Dublín, incluso en una de ellas hice mención expresa a la falta de interés político por “nacionalizar” el nombre de las calles. Los de cultura anglosajona, incluídos los […]

  5. […] de la unión amistosa creo que lo voy a contar a menudo. Siempre dicho que esta gente lleva el pasado pseudocolonial bastante […]

  6. […] escribí un par de veces (1,2) que en Irlanda el pasado imperial no es demasiado problemático. No creo que entendieran […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s