Asturias y Andalucía

Andalucía y Asturias, 25 de marzo de 2012

Hoy lo de que el voto de los residentes en el extranjero haya hecho bailar el último escaño en juego para el Parlamento de Asturias me ha embargado de metafórica emoción. Yo he votado en la embajada y también por correo. Una vez incluso por algún método que me costó el franqueo 9 euros que se suponía que luego me iban a devolver y nunca ocurrió. Oneroso derecho. Y lo peor es que esos votos casi nunca sirven para nada. De hecho los dos partidos grandes se estaban planteando eliminar la posibilidad de que los residentes en el extranjero votasen. Tampoco me parece que perderíamos gran cosa y en cierta medida puede llegar a ser un poco absurdo que los nacionales en el extranjero puedan votar y que los extranjeros que viven en territorio nacional no.  Me imagino que si no se ha hecho es porque el PSOE calcula que en algún momento le podría llegar a beneficiar, ya que incluso en su debacle de 2011 ganó en casi todas las provincias. De hecho creo que en todas menos una. En elecciones generales el censo es demasiado grande y no creo que nunca haya sido decisivo. En autonómicas recuerdo otro caso y en locales habrá habido alguno, aunque creo que desde el año pasado los expaatriados ya no tenemos derecho a votar en elecciones municipales.

De Asturias, ahora sólo me parece interesante qué va a hacer el parlamentario de UPD, visto el empate a 22 entre derecha (FAC12 + PP 10 ) e izquierda (PSOE 17 + IU 5), sin despreciar del todo la posibilidad de que se acepten los recursos y se vuelva al 16-13-10-5-1. Yo creo que en su situación sin son sensatos deben ser insensatos. Pedir un programa de máximos inaceptable y abstenerse cuando no se lo concedan, sea cual sea el parlamento final. Si se arriman a cualquiera están condenados a desaparecer. Tampoco el sorpasso es nada sencillo, es un largo e imporbable camino. Pero ya veremos.

Más interesante me ha parecido lo de Andalucía, y he estado viendo el análisis de Toharia y Arriola en el Fórum Nueva Economía.

Han salido muchos temas, entre ellos la relativamente pequeña influencia de la campaña, de los casos de corrupción y de la reforma electoral llevada a cabo por el gobierno de Rajoy. Se ha hablado de la espiral del silencio de Elisabeth Noelle-Neumann como principal razón por la cual las encuestas no han detectado las tendencias que se estaban produciendo. También de la dualidad entre la Andalucía litoral y la del interior y entre la urbana y la rural. Lo curioso es que Arriola, siendo el asesor del Partido Popular ha venido a decir que aproximadamente el PP ha llegado a su techo. Ha sacado un aspecto interesante, como la distribución de la propiedad de la tierra entre comarcas como el Poniente almeriense y las de las provincias del interior.

En resumen, que su opinión es que el vuelvo ha sido enorme y que las cosas han cambiado mucho desde 1994 hasta hoy, pero que al Partido Popular no le da para más. Cree que las campañas electorales sirven de muy poco. Eso es hasta cierto punto cierto, pero si dijera lo contrario estaría tirando piedras sobre su propio tejado, ya que gran parte de las decisiones del PP durante la compaña las habrá tomado teniendo en cuenta su consejo. A mí me parece muy interesante la decisión de Arenas de no acudir al debate en Canal Sur.¡Pôbre Arenas, dos décadas huyendo de la foto del limpiabotas!  El otro día volví a ver una portada de ABC de 1996 en la que las encuestas ya le daban la mayoría absoluta.

Para mí Arriola tiene una gran parte de la razón. Pero hay otra. Esta el sustrato socioeconómico, sociopolítico, histórico o lo que quiera decirse. Pero también hay políticos más finos que otros. Arenas no es precisamente uno, pero hay que fijarse en qué arte tuvo Griñan no poniendo las elecciones andaluzas junto a las generales. Y algunos de su partido le decían que hiciera lo contrario. Ahí no entra ni la renta per cápita, ni el PER, ni la guerra civil. Hay que saber o acertar.

Anuncios

4 Responses to Asturias y Andalucía

  1. escéptico dice:

    Me ha hecho mucha gracia cuando Arriola empieza diciendo que no se pueden comparar peras con manzanas (refiriéndose a las diferentes elecciones autonómicas en Andalucía) y luego nos compara el nivel de participación de las elecciones andaluzas con las presidenciales de Estados Unidos, que es como comparar una cereza con un melón.

    • alfanje dice:

      Como te decía, aquí tienes una buena definición de la pseudociencia política: “el arte de comparar peras con manzanas”. Algunas comparaciones vienen más a cuento que otras y la que hace no es mala. Como a él, a mí me parece un paripé que la gente se rasgue las vestiduras porque la participación sea sólo del 60%. Si sólo es del 60% pues ya está…. no pasa nada. Lo guay es decir “el primer dato a tener en cuenta es la baja participación” sería un dato si los que no participan estuvieran a la puerta del parlamento con hoces, guadaña y guillotina. Si están de picnic, viendo telebasura o tirándole los tejos a la compañera de clase, como que no.

  2. […] en su día me admiré de la habilidad de Griñán para mantener el trono separando la convocatoria de las elecciones […]

  3. […] español sólo hay cinco o seis regiones cuyo parlamento y gobierno tengan algo de interés. Cuando las anteriores elecciones andaluzas escribí que Griñán era un político bastante más astuto que Arenas, distancia que me parece que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s