La huelga de ayer

Ayer hubo una huelga general en España. No es algo que ocurra todos los años, pero ya ha pasado siete veces. De nuevo los sindicatos y mucha otra gente han protestado por la reforma de la legislación laboral. Entiendo que el gobierno, que sólo lleva tres meses en lo suyo, ni está temblando ni ve amenazado su poder y que no va a retirar la nueva legislación. En consecuencia, para mí la huelga ha sido un fracaso, pero cada uno lo verá como quiera.

Eso es porque cada uno se juega algo distinto. Yo creo que si estuviera en España habría trabajado, pero eso es más fácil decirlo que hacerlo porque luego no es difícil sucumbir a la falta de transporte público, a la presión de los pares o a la amenaza de violencia. Así que lo más práctico puede ser tomárselo como un día de vacaciones no pagadas y a otra cosa mariposa. Eso probablemente me lo podría permitir y le vendría muy bien a mi espalda y a las horas de sueño que no alcanzo. Además podría criticar al Gobierno y hacer como si mi bastante aceptable situación económica, y la mala de los millones de parados no se encontraran en vasos comunicantes. ¿cómo voy a ser yo responsable de nada? serán los políticos corruptos y los bancos y los neoliberales. El mejor amigo del hombre sigue siendo el chivo expiatorio.

Al final un país genera la riqueza que genera y los puestos de trabajo que genera y, o bien se produce más o la única opción decente es repartir lo que haya entre todos y en un momento como este eso implica facilitar el acceso a la contratación, lo cual también puede llamarse abaratar la mano de obra, porque se trata de romper las barreras legales que traban la redistribución de empleo de acuerdo con las leyes del mercado. Cuando uno es estudiante (sin ingresos) y va a un restaurante, normalmente no puede escoger a la carta y pide lo más barato, el menú del día. Y España está igual, no puede escoger. Necesita urgentemente puestos de trabajo y no puede escoger de qué tipo, por lo que normalmente serán de baja calidad. O si no, aumentar la productividad mediante un desarrollo científico y tecnológico espectacular, claro, pero eso no se lo pidan al gobierno en tres meses ni en tres años. España estaba en una buena posición para intentar eso alrededor del año 2000, cuando prefirió jugárselo todo a la carta del ladrillo. Ahora también habrá que hacerlo, pero será más difícil y costará más tiempo. Mientras tanto, lo otro: a comer patatas.

Y sí, puede parecer muy triste que un país no pueda apoyar a los que menos ingresos tienen y tenga que dedicarse a apoyar a otros que están mejor, pero es que esos son los que pueden generar empleos para los primeros. Suena más justo apoyar directamente a quienes peor están, pero esto ya se ha intentado unas cuantas veces y es sabido lo que ocurre.

Para mí la huelga es en este momento una pérdida de tiempo. Su estátus de derecho siempre me ha parecido muy extraño y muy lejano a los valores igualitaristas que dicen defender las organizaciones que la practican. No es sólo que esté casi inevitablemente vinculada a la violencia y a la coacción, que casi todas lo están y eso ya es lo suficientemente malo como para renegar de ese instrumento de algunos; es un derecho que resulta fantástico para algunas clases laborales (lo más indecente es lo de los pilotos de línea aérea, pero en general el transporte) mientras que a otros no les aporta nada (imaginen una huelga de guardabosques). Tampoco es igual en los trabajos cuya carga no se puede recuperar o en otros en los que tarde o temprano tendrás que acabar haciendo todo lo que no hiciste aquel día. Ni los funcionarios que defienden sus privilegiado estatus están igual que el empleado rasoe de la empresa privada, y no digamos el de la ETT que trabaja en lo mismo al lado del anterior y con menos derechos, o el que tiene contrato de prácticas no remuneradas. Por último en toda huelga que se precie hace falta un buen grupo de estudiantes y siendo España -cómo no- los cinco millones de parados, que quien quiera puede decir que han hecho huelga y quien quiera puede decir que no. Por supuesto, que toda la tropa que esté en nómina de los sindicatos se juega más que ninguno. Así que agrupémonos todos en la lucha final,  todos juntos y unidos, pero cada uno a lo suyo.

Lo que está claro es al parado que sus colegas de la mani no le van a dar un empleo. A lo mejor habría que buscar formas de protesta alternativas. Trabajar todos  el día señalado y entregar el salario a un desempleado. Que se vea la solidaridad de clase. Hace poco vi una manifestación contra un desahucio en mi pueblo. Creo que si cada uno que estaba allí hubiera puesto su dinero donde ponía la boca, con un billete de 50 por barba le habían lo que le quedaba de hipoteca a aquella mujer. En la tradición hispánica, obviamente, lo apropiado es salir en manada a berrear y a fastidiarle la mañana al empleado de la caja de ahorros.

Total, que hoy la mayoría de la gente seguirá parecido que anteayer. Algunos habrán perdido dinero o habrán sufrido lucro cesante en el día de ayer. Otros habrán cobrado el día sin haber trabajado. Los habrá que ni lo uno ni lo otro. Los parados seguirán en paro, algún estudiante se habrá tomado el viernes de puente. En los sindicatos algunos respirarán tranquilos porque entienden que han dado un aviso al gobierno que puede ser suficiente para que no les intente alterar su situación actual. Algunos habrán cumplido sus objetivos del día, a otros no se los habrán dejado cumplir y la gran mayoría en el ni fu ni fa.

En resumen, que soy bastante partidario de que de una vez por todas se haga una ley orgánica que regule el derecho de huelga reconocido en la Constitución. Pero que también, si un día se reforma ésta, estoy bastante abierto a considerar que ese derecho cambie de título, o que quede disuelto en el de libre albedrío. Pero que ese puedan disfrutarlo todos.

Anuncios

2 Responses to La huelga de ayer

  1. […] de Tokio. De España me suelo acordar más, aunque sea por razones desdichadas como elecciones y huelgas. (Bien está que haya elecciones, aunque mal están las cosas cuando uno no sabe ni qué quiere que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s