Lo del Titanic

Comercial desde el origen

En 1997 yo iba a clase de inglés con una chica del valle de Oyarzun. Salió la película de James Cameron y la moza fue una de las que acudió a verla en varias ocasiones. Cuando volvíamos en el autobús me contaba todo lo que había aprendido y de su necesidad de investigar y saber más de la historia, que a mí me parecía ni menos ni más que una historia de naufragios más.

Vi el filme años después y me pareció mucho mejor de lo que había esperado. Se me hizo algo largo, la verdad sea dicha, pero el hundimiento está más que trabajado y espectacular. He oído que algunas películas anteriores sobre el evento son mejores, pero no las he visto. Sí que he visto trozos de una versión nigeriana que parece casi humorística y que directamente se ventila las tomas de lejos de la superproducción jolibudiana.

El caso es que en este año 2012 del centenario tendremos Titanic para dar y tomar. A lo mejor cuando vuelva a Bélfast, que ya hace unos años que no lo piso, me da por ir a ver lo que han montado en la ciudad que vio nacer al barquito de marras.

Una de las cosas en mi opinión un tanto absurdas que se están viendo estos días es lo de los minutos de silencio que se están guardando en varios lugares por esas personas a las que nadie que hoy esté vivo conoció.

Pero lo que llevo diciendo años y quería dejar aquí escrito, es que la fama del Titanic por nuestros pagos perdura por ser un barco en el que viajaba mucha gente de posibles y que pertenecía al grupo etnolingüístico anglosajón.  Lo digo sobre todo por comparación con las dos mayores tragedias marítimas de la Historia: la mayor en tiempos bélicos fue la del Wilhelm Gustloff, barco alemán que transportaba sobre todo a civiles que huían del frente oriental en enero de 1945 y que fue hundido por un submarino soviético, lo que ocasionó unos 9.400 muertos. La mayor tragedia marítima medida en víctimas y acaecida en tiempos de paz  fue la del transbordador filipino llamado precisamente Doña Paz que se hundió en 1987 y que dejó como balance unos 4.200 muertos.

Y será que no era plan poner en lugar de Leonardo di Caprio a un Jackie Chan ni de que los salvavidas llevaran esvásticas, pero los que controlan el mundo controlan nuestros sentimientos y sólo quería poner de manifiesto la dimensión política de efemérides aparentemente neutras e inocentes.

Anuncios

2 Responses to Lo del Titanic

  1. […] que más vale que se pongan las pilas sin esperar nada de nadie. Cada uno verá. Fue el mes del centenario del hundimiento del Titanic y el recuerdo aparentemente trivial del accidente conlleva en mi opinión una gran carga política. […]

  2. […] restos del más famoso de todos, el Titánic, se encuentran en la latitud 41º43′N que es aproximadamente la de Soria o Valladolid, y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s