Sí o no, pero a qué

Resultados del referéndum

Esta semana tuvimos en Irlanda otro referéndum. Alguno cae casi todos los años. Por un lado la Constitución sólo se puede reformar por referendo, y es de 1937, llena de sinsentidos hasta el punto de que ni siquiera parece una constitución. Por otro, un sabio tribunal decidió en otra década que cualquier modificación de los tratados comunitarios implicaba una transformación del marco constitucional, así que también había que votarla en referéndum. Y así se ha ido haciendo.

Soy bastante contrario a dar a la gente a votar cosas de las que no tienen ni puta idea. Hay quien dice que esa es la auténtica democracia. Yo que más bien es la subversión de la democracia, aunque sólo lo sea estéticamente. De hecho, el espectáculo de los dos referendos que hubo que hacer cada una de las veces tanto para que Irlanda aprobara el tratado de Niza como el de Lisboa fue muy poco edificante y bastante patético. Comienza todo por poner a la gente a votar un jueves, pero la madre del cordero es lo que supo ver De Gaulle: la gente responde a lo que no se le está preguntando.

Y básicamente, como el elector no tiene vocación jurídica, en lugar de ponerse a leer los tratados (yo tampoco lo haría), lo que hace es preguntarse si es feliz con lo que está ocurriendo. Lo bonito es que sea cual sea la pregunta siempre habrá emoción con el resultado. Una del tajo me dijo que su novio iba a votar que no “para ver qué pasaba”. De todo tiene que haber en la viña. Yo creo que una gran parte de los que han ido por el sí, lo han hecho para no tener que repetir en septiembre, como en la escuela y como en Niza y Lisboa.

Todavía no he dich0 que es lo que se votaba esta vez. Más que nada porque tampoco importaba mucho y porque es difícil de explicar. Técnicamente era una enmienda a la Constitución, que le ponía un artículo 29.4.10º que dice que el Estado puede firmar el tratado de Bruselas de marzo de 2012 para la estabilidad, coordinación y gobernanza de la unión monetaria europea. Luego habría que leerse ese otro texto, claro.

Respecto al mapa electoral, ya se sabía de antemano que circunscripciones iban a ser las más díscolas; las dos de Donegal. No tengo claro del todo si por ruralismo o por nacionalismo y asuntos del Úlster. Ya en la elección presidencial del pasado año dieron la nota prefieriendo a McGuiness. En las zonas de Dublín en las que ha salido el “no” se intenta explicar como un trasvase del voto de clase obrera del Partido Laborista, que ahora está en la coalición de gobierno, hacia el Sinn Fein. A saber.

Y con esto, un año más, queda satisfecha la pantomima de los referendos y el mito de la voluntad popular.

Anuncios

One Response to Sí o no, pero a qué

  1. […] en el trabajo y recibimos la visita de nuestros augustos padres. De todos modos, seguimos atentos a uno de los referendos que hubo en Irlanda este año (una parida, tanto referéndum). Además de colgar un vídeo sobre […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s