Fracaso escolar

Idea tentadora

Hace unos meses me encontré con una imagen que contenía dos mapas de España. Me la guardé porque ilustraba una idea que me resultaba tentadora. No conozco la fuente original (la encontré en Facebook), pero uno de los mapas parece de El País, y no dudo de los datos del segundo mapa, que podría haber hecho cualquiera. Se trata de poner en relación el fracaso escolar en 2002 y el índice de desempleo de 2011. Está bien, pero no acabo de creer.

He intentado averiguar cómo se mide esto del fracaso, y según un blog que se dedica a estas cosas y tiene datos más actuales parece que es el porcentaje de una cohorte que no obtiene el título de Educación Secundaria Obligatoria.

Con los datos de 2010 el panorama es similar. Sólo me llama la atención el descenso al abismo, aún más profundo protagonizado por la Comunidad Valenciana (6 puntos más de fracaso en 2009-10 que en 1999-2000) pero en general, en los once años anteriores a los últimos datos disponibles el fracaso escolar ha disminuido 1.5 puntos en el conjunto de España. En Extremadura ha bajado del 34,6% al 23,4% nada menos.

En realidad, creo que el problema del empleo en España, que es enorme, no tiene demasiado que ver con esto. Para empezar el fracaso escolar tal y como se define se puede reducir por el simple mecanismo de bajar el listón. Luego está el hecho de que es necesario que exista gente que “fracase” en la enseñanza primaria y secundaria para que se encaminen hacia empleos con menores requisitos intelectualmente hablando. Este fracaso es en realidad el éxito del sistema. La incapacidad de la economía española para generar suficientes empleos para todos ellos es también un problema mayor que regalar diplomas.

Por otra parte, entre aquellos que en teoría no fracasan y son triunfadores, el índice de desempleo también es enorme, lo cual relativiza mucho el supuesto éxito. Otro truco estadístico que me gusta mucho es el de las universidades cuando dicen que el 75% de sus alumnos consigue empleo en los seis meses siguientes de obtener el título. Empleo sí, pero no dicen de qué, algo muy interesante para medir la calidad de los estudios que ofrecen.

Yo lo que haría sería comparar los ingresos anuales por cohorte separados según fracaso o éxito escolar. Al final, creo que el cuadro mostraría tan sólo la progresiva depauperación generacional, con alguna distorsión hermosa, como los años dorados de la burbuja del ladrillo en los que se podría dar la paradoja de que el fracaso en diplomas fuera el éxito en dólares per cápita y viceversa.

En resumen, mi idea es que más educación, así sin más, no va a traer empleo a la economía española. Tiene que haber más educación y más investigación y más desarrollo, pero tiene que ser en las áreas adecuadas. El hecho de que haya muchos adolescentes que no obtienen el diploma de secundaria, no es demasiado indicativo de nada y es un dato que se puede modular dependiendo del nivel de exigencia. Lo que es importante de verdad es que se genere empleo hasta para el que no sabe hacer la o con un canuto. Esto indicaría que el énfasis debe estar más en la reforma del mercado laboral, que puede ser relativamente más rápida, que en la del sistema educativo.

En el pasado escribí algo más sobre esto (1, 2).

Anuncios

One Response to Fracaso escolar

  1. […] el curso, volvió la familia y bajamos el pistón. Volvimos a la economía española y lo que el fracaso escolar influye en el fracaso del país, echamos un vistazo a la guerra de Mali, país tan desconocido en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s