Lo poco que queda de los fondos de cohesión

P. Si esa brecha se ha agrandado, eso supone también un fracaso en las políticas regionales de la Unión Europea.

R. La política regional es potente, pero no es responsable de todo. Si se observa el pinchazo inmobiliario en España o la crisis bancaria en Irlanda, eso no tiene nada que ver con los fondos regionales. Pero hay otros elementos que influyen. Por ejemplo, en Irlanda, en los noventa usaron los fondos para formación. Y creo que una de las razones por las que aparentemente este país se recupera más rápido que otros es la cualificación de los trabajadores. En España ha habido mucha inversión en infraestructuras, muchas de ellas útiles, otras… digamos discutibles. Se ha invertido menos en personas y pymes. Es algo que entiende el Gobierno y que debería ser la prioridad absoluta de los Presupuestos europeos.

De una entrevista a  Johannes Hahn, comisario europeo de política regional, en El País.

Dice que de las regiones españolas sólo Extremadura va a seguir recibiendo ayudas de las del máximo nivel. Hasta ahora lo hacían 4 CCAA. Cuando esto empezó, hace un cuarto de siglo, eran 13. Es más o menos normal. Con la ampliación de 2004, la renta media de las regiones europeas descendió y España como país pasó a estar por encima de la media. Irlanda fue un país bastante afortunado, ya que recibió muchos fondos hasta 2003, cuando ya era tras Luxemburgo el segundo país en renta per cápita de la UE-15.

De lo que aquí se habla, la diferencia entre invertir en infraestructuras y en formación, puedo contar un poco. Las infraestructuras en Irlanda son bastante deficientes, pero también es verdad que quizá no tenga demasiado sentido hacer autopistas, dada la baja densidad de población del país, su distribución sin ninguna ciudad importante aparte de Dublín y que al fin y al cabo, se trata de una isla. Las carreteras en España son muy importantes. Por otro lado, está el equilibrio regional. En España hay varios centros económicos y una reivindicación centrífuga importante: Cataluña, Andalucía.. incluso Canarias. En Irlanda no existe nada de eso.

Por otro lado, lo que se refiere a la inversión en formación, que es un éxito relativo de Irlanda en comparación con España. Creo que está hablando de los programas del FÁS (se pronuncia FOS) que fueron muy importantes en su tiempo. A la gente que estaba en el paro le pagaban por hacer estos cursos, parecidos a la formación profesional. No diría que a la formación continua del Forcem, donde el único puesto que se aspira a crear es el del que da el curso. Tengo mis dudas al respecto, en el sentido de que no sé qué habrían dado de sí estos programas de formación si la UE no hubiera permitido el dumping fiscal que atrajo ingentes inversiones a la República de Irlanda en los años noventa.

Anuncios

One Response to Lo poco que queda de los fondos de cohesión

  1. […] fastidioso que un amigo falso. Puse una categoría llamada “Hibernia e Hispania”, para las veces en que comparo ambos países. Siguiendo con Irlanda, dos recuerdos de 2007: cuando pasé por Slane y la boda de Tobin. Dinamarca […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s