Hamburgo y el mundo en miniatura

Una de las poquitas cosas que el frío polar nos ha dejado hacer esta vez en Hamburgo es ir a ver el museo Miniatur Wunderland, lo que viene a ser el país de las maravillas en miniatura. Se encuentra en uno de los edificios cuyo estilo tanto me atrae de la Speicherstadt y creo que es algo que le tiene que gustar a casi todo el mundo.

Cuando era pequeño, había una juguetería en la calle Viteri en cuyo escaparate solían mostrar por navidades un tren eléctrico con túneles, barreras, guarda-agujas, cambio de vía. Muy grande no podía ser, pero lo recuerdo como algo enorme. El tren eléctrico es uno de los juegos de mayor categoría. Con maqueta y casas y árboles y personitas es ya el summum. Es una afición cara, que además requiere de bastante tiempo y espacio, así que me doy por satisfecho con ver alguna de estas exposiciones de vez en cuando.

En el Miniatur Wunderland había varios escenarios. Uno muestra la ciudad de Hamburgo y otros Escandinavia, los Alpes, el oeste de los Estados Unidos… Cada cierto tiempo, la luz se oscurece y pueden verse los mismos lugares de noche. Hay infinidad de detalles que uno sólo puede apreciar con más tiempo del que disponíamos y con más comodidad que la de ir esquivando la muchedumbre con un cochecito de bebé. Por ejemplo, me maravillaron los despegues y aterrizajes en el aeropuerto y me sorprendió la fábrica de chocolate que cada pocos minutos soltaba una chocolatina al afortunado que estuviera cerca.

El año que viene habrá un nuevo escenario con la Europa mediterránea que puede ser la excusa perfecta para volver a verlo todo.

Los Alpes

Los Alpes

Parque de atracciones

Parque de atracciones

Speicherstadt

Speicherstadt

Más Hamburgo

Hamburgo

Hamburgo la nuit

Hamburgo la nuit

Hamburgo

Más Hamburgo

Aeropuerto

Aeropuerto

Autopista

Autopista

En concierto

En concierto

Concierto

Concierto

Tren eléctrico

Tren eléctrico

Ciudad alpina

Ciudad alpina

Anuncios

2 Responses to Hamburgo y el mundo en miniatura

  1. […] cosas que, por culpa del frío y la falta de tiempo, pudimos hacer en Hamburgo fue acercarnos a otro museo: el Museo del Trabajo (Museum der Arbeit). Hacía una mañana muy fría en Barmbek la que el […]

  2. […] gélido tiempo dejó en casi nada. Mucho mercado de navidad (confesión: no me gustan demasiado) y alguna excursión más interesante. También compré algunos libros (o tebeos) y a lo mejor, este viaje influyó para […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s