Wikipedia y yo

Logo

Logo de Wikipedia

El otro día mietras escibía sobre “salida, voz y lealtad” se me ocurrió que podía ser una buena idea narrar mi experiencia de wikipedista entre 2004 y 2006 y los desencuentros que me hicieron abandonar mucho esa faceta. Nunca del todo, porque al fin y al cabo sigo teniendo un usuario y más que nada porque es una de las páginas a las que recurro con más frecuencia. De hecho, y aunque se la critica por ser una fuente poco fiable, y cualquiera que entienda la lógica de su funcionamiento comprende de inmediato por qué lo puede ser, a mí me parece de las más fiables que existen en internet. Al menos la versión que yo suelo mirar, que es la Wikipedia en inglés.

A mí me gustó la idea en cuanto oí hablar de ella y me pareció un acto de solidaridad con los demás más apropiado para mi persona que andar llevando sopa  a los sintecho. Empecé traduciendo artículos, a la vista de las traducciones bastante penosas que hacía otra gente. Una de las cosas bonitas que me hubiera gustado hacer habría sido hacer un artículo desde cero y a partir de bibliografía publicada, que no es cosa que se haga en cinco minutos. Al final me dediqué a traducir artículos poco polémicos, de geografía y cosas así, porque una parte especialmente activa de la población wikipedista me parecía muy energúmena y el debate requiere de mucho tiempo que a veces es tiempo perdido. (Esto puedo ilustrarlo muy bien con una discusión en la que sugerí cambiar “inmigración inuit” por “migración inuit” para definir la llegada de esquimales a Groenlandia ¡una página entera para quitar dos letras!).

Total, que como al final debatir es costoso y hay que llegar a acuerdos y hay gente que no sabe, lo que hacían muchos era campar por sus anchas y modificar lo que tú habías hecho, empeorándolo (si alguien mejora tu obra debes alegrarte, pero esto no era siempre así).

Otros, que conocían  mejor el sistema, forzaban votaciones para legitimar sus opiniones. Este sistema, aunque democrático en apariencia, estaba basado en mecanismos de manipulación de la agenda. Hubo algunas decisiones que no me gustaron nada.

  • Eliminar las redirecciones desde términos con faltas ortográficas

No soy nada piadoso con quienes las cometen, pero ¿hasta qué punto algo es una falta o una grafía alternativa?

  • Si un artículo está en una categoría no debe estar en la categoría superior.

Si Mulhacén está en “Montañas más altas de Andalucía” no tiene que estar en “Montañas más altas de España”, ya que aquella es una subcateogoría de esta, pero eso hace que la categoría “Montañas más altas de España” no sirva para nada, porque sólo 17 subcategorías regionales se encuentran allí.

  • Permitir crear subcategorías en categorías con pocos elementos.

Que está relacionado con lo anterior. Si en aquel tiempo sólo había 12 artículos sobre un país pequeño como Bután, era posible crear las subcategorías “localidades de Bután”, “cultura de Bután” etc. con lo cual el sistema de categorización se volvía bastante inutil.

Yo, que no quería perder el tiempo discutiendo si Pinochet era o no un dictador (aunque una vez me vi envuelto en una sobre si una página debía llamarse “África en la era de la invasión“), me dedicaba a hacer cosas absurdas como traducir del francés o el inglés páginas dedicadas a regiones de algún país lejano. De una de esas versiones copiaba el código de una infobox, una caja que  quedaba en el fondo de la página y que además de colorida y bonita me servía para navegar de una página a la siguiente. Es más, si estaba en medio de la tarea, el hiperenlace no era azul sino rojo, con lo que cualquiera podría continuarla creando la página de la siguiente región.

Infobox "Regions of Senegal"

Infobox “Regions of Senegal” (Wikipedia)

Entonces un usuario malo, que llevaba el nombre de un pájaro extinto, planteó una votación para que esas cajitas no estuvieran permitidas en la Wikipedia en español. (Por lo que veo siguen sin estarlo) Y no sólo eso, sino que se dedicó a buscar páginas que las contuvieran para ir borrándolas. También había otras cosas que me daban rabia, como que poca gente documentara las modificaciones que llevaba a cabo o que algunas veces me bloquearan por vandalismo, ya que al bloquear a un vándalo debían cerrar el acceso a IPs parecidas, pero lo de las infoboxes fue aproximadamente el momento de mi primera retirada.

Recuerdo discusiones muy absurdas, como si se debía decir Zimbabue (como recomienda la RAE) o Zimbabwe (como al parecer se escribe mayoritariamente en América). O llamar a la pieza de ajedrez “dama” (como decimos los que sabemos del juego desde que Lucena publicó su incunable y antes) o “reina” (palabra a la que la RAE da prioridad – ¿Pérez-Reverte no podría hacer algo?).

A veces hay un conflicto entre la realidad y las normas de Wikipedia, que exigen que se nombre a las cosas por el nombre más utilizado (que a veces no es el más correcto, como en el caso de la dama del ajedrez o muchos otros en los que hay una barrera entre expertos y legos). De hecho, en los inicios, un argumento estúpico para legitimar el nombre que debía llevar cualquier página era cuántos hits en Google tenía cada término. Se ponía búsqueda en español (cómo discriminaría Google en 2005 lo que era español de lo que no, no lo sé) y casi siempre el término importado de otras lenguas tenía más entradas que el adaptado a la fonética o la tradición del castellano. De hecho si uno ponía “Londres” contra “London” ganaba la primera por muy poquito. No sé si luego se actualizó este argumento absurdo tras la aparición de Google Books (que habría tenido bastante más sentido)

La que me enfadó y frustró uno de mis regresos fue un amago de  discusión en la que creo que tengo razón. Bueno, según las normas de Wikipedia puede que no, pero en realidad me enojó más que me borraran la página que había creado (y sobre todo la discusión que había en ella, eliminándola de la conversación para el futuro). En general, la discusión en la Wikipedia española es pobre y también lo son las referencias académicas de los artículos. Hay un montón de gente intentando meter su agenda política o cosas tontas que no tiene demasiado sentido que estén en una enciclopedia. A pesar de eso, las malas traducciones, los defectos de formato y mil cosas, sigue siendo una herramienta bastante aceptable para quien no sepa inglés. La Wikipedia en la lengua universal también  tiene sus problemas, pero es como comprar los problemas de Zambia con los de Noruega. Como dicen ellos, está en otra liga.

La discusión que acabo de mencionar tiene que ver con el derecho medieval en lo que hoy es Alemania y el este de Europa. A algunas ciudades se les concedía algo llamado Magdeburger Recht, una serie de derechos a semejanza de lo que tenía Magdeburgo. Esto en español se llama “fuero” (4. m. Cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden a una provincia, a una ciudad o a una persona. U. m. en pl.) y veo bastante obvio que el artículo debe llamarse “Fuero de Magdeburgo”, siendo “derechos de Magdeburgo” la segunda mejor opción y la traducción aparentemente más literal “Derecho de Magdeburgo” la peor de todas, ya podría sugerir la existencia de un ordenamiento jurídico completo (cfr. “Derecho español”, “Derecho frances”), lo cual tratándose de unas ordenanzas no es el caso.

Luego mirando la bibliografía, que casi en la totalidad estaba compuesta de traducciones, vi que “Fuero de Magdeburgo” aparecía tan sólo en dos volúmenes, siendo “Derecho de Magdeburgo” la traducción mayoritaria. Creo que aquí hay un punto ciego debido a que no tienen que haber muchos hispanohablantes que sepa alemán, Derecho e Historia, las tres cosas.

Pero en fin, que todas estas discusiones son muy cansadas y no se gana demasiado con ellas. Traducir texto y código es algo me relaja y al fin y al cabo, siempre puedo traducir un artículo que me agrade y ponerlo aquí. No me voy a privar de tener mi propio artículo sobre el Fuero de Magdeburgo, le pondré licencia de Creative Commons y si alguien quiere que lo suba.

Este es la licencia CC-BY-SA que pondré a mis excelsos artículos

Anuncios

One Response to Wikipedia y yo

  1. […] precio de la voz es elevado. Quise ser wikipedista y me agoté. Es importante que la voz no canse, llevarla al lugar donde puede cambiar las cosas o la visión de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s