Petricor

Estaba archivando correo y veo que en septiembre descubrí esta palabra. En realidad, como casi todo lo nuevo, la versión inglesa: petrichor, que apareció en 1964. He visto la castellanización en la Red, pero no aparece aún en el Diccionario de la Academia Española si es que algún día lo va a hacer. Si el DRAE tiene cien mil palabras y el Óxford gordo un millón, en algo se tiene que notar No es que sea un término estrictamente necesario: se trata del olor de la tierra después de la lluvia. Mi traducción de lo que dice el OED que es:

Un olor agradable y peculiar que suele acompañar las primeras lluvias tras un largo período de tiempo caluroso y seco en algunas regiones. También la mezcla líquida de compuestos orgánicos que se recoge en el terreno y que se cree que es la causa de este olor.

No tengo un gran sentido del olfato, pero he percibido este fenómeno de modo especialmente intenso en Extremadura. Creo que es una de las cosas con las que uno podría orientarse y saber dónde se encuentra si le llevaran a un lugar desconocido y sin mapa.

Aunque me faltan palabras para definirlos, distingo bien el olor del campo de los lugares en los que he vivido. También en Nueva Zelanda me pareció un aspecto muy interesante e inesperado, del que no había leído nada antes de llegar. El olor de la vegetación es diferente a los que había percibido en los otros continentes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s