Gotovina

Dubrovnik (2008)

Dubrovnik (octubre de 2008)

Relacionado con la entrada anterior, por producirse en el mismo día y con una noticia del mes pasado: la absolución en La Haya de Ante Gotovina, el general croata previamente condenado por crímenes contra la Humanidad.

En octubre de 2008, yendo en coche de la muralla de Dubrovnik a Cavtat, pude ver a un lado de la carretera un cartel laudatorio. Los colores patrióticos que lo acompañaban no dejaban demasiado espacio para la duda. Pensé que habría turistas que no estarían acostumbrados a ver celebrar a criminales y a los que le podría chocar, aunque tampoco sé qué es lo que se puede esperar que sepan de política e histórica balcánica quienes van a disfritar de las playas de la rivera adriática. A mí, que lo tengo visto, me sorprendió y sobre todo me sorprendió que fuera un cartel de aspecto oficial, más allá de una mera pintada. Fue una sorpresa que las autoridades lo toleraran, porque no veía en qué podía favorecer la intención de Croacia de entrar en la Unión Europea. Tampoco veo a los turistas playeros protestando ante sus embajadas. Es curioso que ante una esvástica en público se monte lo que suele montarse y uno o varios  genocidios de hace veinte años  y su apología pasen inadvertidos.

Hace unas semanas Gotovina ha quedado absuelto. He leído por encima y desconozco los detalles tanto del primer proceso como del segundo. Tengo la sensación de que la Comunidad Internacional está maltratando a los serbios y que los serbios se sienten maltratados por la Comunidad Internacional. También creo que a la justicia estilo Núremberg le queda mucho por delante para dejar de parecer un mercado de intereses de los más poderosos y pasar a ganar un respeto mayoritario. Me doy cuenta de las dificultades que hay para demostrar crímenes de guerra: las órdenes, la obediencia debida, la cadena de mando, pero es verdad que hace veinte años, vivían medio millón de serbios en Croacia y hoy no quedan ni doscientos mil. Demasiados murieron en la guerra, otros fueron expulsados y otros decidieron irse porque las cosas no estaban precisamente agradables. La Comunidad Internacional ha determinado que nadie es responsable penal de estos hechos, a diferencia de lo que ha determinado respecto de otros, análogos en los Balcanes.

No sé si Gotovina es culpable o no, pero no me gusta nada. Nikola Tesla sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s