Clase media – Middle class

Estaba leyendo una noticia de la BBC. El titular empieza con “Parliament too middle class“, que es algo que ha dicho el máximo dirigente del Partido Laborista, Ed Milliband. Me ha venido a la cabeza lo diferente que es el modo en que se utiliza la expresión “clase media” en España y la “middle class” de las islas Británicas.

Una vez fui a un curso de sociología en el que el ponente comentó que cuando en las encuestas españolas se pide a la gente que se autoubique respecto de su clase social (alta, media, baja) el 97% de los españoles dice ser de clase media. Lo mencionó para hacer ver que, como en ese 97% las diferencias son abismales, la etiqueta resultaba de poca utilidad para el estudio de la sociedad española y entonces había que preguntar más cosas para entenderla bien: la más relevante, el modo en que la persona obtiene sus ingresos.

En Gran Bretaña, en cambio, la middle class es una clase más alta que la que se suele asociar con la media en España. Está más cerca de lo que en castellano llamaríamos la burguesía, los profesionales liberales y la clase media-alta. Se sigue utilizando mucho la expresión “working class” mientras que en el español “la clase trabajadora” a mí al menos me suena a lenguaje caduco de hace cosa de cuatro décadas.

Así que probablemente, a la hora de traducir las declaraciones de Milliband lo más justo sería quizás decir que el parlamento es “demasiado burgués”.

Además de la clase media y la trabajadora, diría que en Inglaterra existen la clase alta, que quizá es ese uno o dos por ciento compuesto por personas realmente ricas y de la aristocracia, que en el país desempeña un país más que testimonial y por el otro lado la clase subsidiada, que son todos aquellos que no trabajan para vivir y viven de las ayudas (benefits) del sistema de bienestar social del estado (welfare state).

En el libro “The New Spaniards“, de John Hooker encontré un dato que me resultó sorprendente a la hora de comparar la sociedad española y la británica. Decía que en España todos los padres quieren que sus hijos estudien y no se encuentra en el país el típico padre inglés de clase trabajadora que considera una traición a los de su clase el que un hijo haya decidido ir a la universidad. Me resultó francamente curiosa la existencia de este tipo de personaje. Tampoco veo cómo un joven de 17-18 años español puede tener la autonomía de tomar decisiones con implicaciones financieras importantes que sean contrarias a la voluntad de sus padres.

Inciso: algunos liberales dicen de que el estado de bienestar es opresión porque machaca a los ciudadanos de clase media con impuestos. Obsérvese cómo se utiliza clase media (todos en el mismo saco) para que el argumento resulte atractivo. Por otra parte concede becas o financia asilos de modo que hace a muchos ciudadanos libres de sus familias, y de ahí el ejemplo del párrafo anterior. Este es el modelo británico de transferencia de rentas desarrollado desde la posguerra. España nunca llegó ahí.

El caso es que viendo el resultado de la masificación universitaria y del desempleo juvenil, en ese país en el que como todo el mundo es hidalgo y ha nacido para capitán y los hijos de todas las clases medias llegaron a la universidad para luego licenciarse en pedagogía y no encontrar trabajo ni de cajera de supermercado, no sé si no sería mejor aceptar la división de la sociedad en clases y actuar en consecuencia que intentar hacer como si no existieran mediante una ficción que se ha visto que no funciona.

Otra faceta del fenómeno es que lo de creerse de clase media no sólo funciona de abajo a arriba sino de arriba abajo. Leí que en EEUU el 13% de la población creía estar en el 1% con más renta. En España es probable que la mayor parte del 1% con más renta crea que al menos haya un 13% más rico que él.

¿Es quizá un mérito de algunos grupos ideológicos que en España se haya dejado de hablar de “clase trabajadora”? ¿A quién beneficia la ficción de igualdad implícita en que casi todos los españoles nos consideremos de clase media? ¿Qué papel desempeña en todo esto el pecado nacional, la envidia? Todas preguntas cuya respuesta desconozco. A falta de respuestas absolutas una comparación entre más de dos sociedades podría servir para comenzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s