Heroínas de nuestro tiempo

Todos los días tiene uno un ratillo masoca y más de uno para ver lo que se cuece por España.  Veo que las figuras mediáticas de la semana son, por un lado una Ada Colau, dirigente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Atentos al nombre que me encanta. No afectados por el huracán ni por el terremoto. No signatarios ni contratantes de hipoteca, no: afectados por la hipoteca. A a un desgraciado le cae un rayo del cielo y a estos les cayó una hipoteca. Así sin comerlo ni beberlo, porque sí. Esta mujer ha ido al Congreso para pedir que quien no pueda pagar la hipoteca, le devuelva la vivienda al banco y santas pascuas. Por otro lado una Beatriz Talegón que le canta las cuarenta a los jefes máximos del presidium supremo de la Internacional Socialista, que yo ni sabía que todavía existía. Les ha dicho que ya está bien de vivir en el puto lujo y gastarse el dinero en hoteles de cinco estrellas y que hay que vivir de acuerdo con los valores socialistas. A buenas horas.

He escuchado ambos discursos y creo que ambas tienen un 20% de razón y un 80% de demagogia. Ada Colau representa en mi opinión el fracaso que son los españoles y Beatriz Talegón el fracaso que es lo que los españoles creen que son o lo que les gustaría ser, según su nivel de percepción de la realidad.

Hace algunos años, tenía unos ahorrillos y me habría gustado comprarme una casa en España. No lo hice porque los precios estaban prohibitivos, pero pongamos por caso que hubiera pujado por la vivienda que compró Ada Colau y que ella, ofreciendo una cantidad mayor se la hubiera acabado llevando. Ahora sería bonito a pagar impuestos para tapar el agujero de los bancos cuando se queden con toda la ruina de las casitas de monopoly de gente como ella. Recuerdo a los nuncabajistas pagando fortunas que no tenían por chamizos y llamándonos agoreros a los descreídos. Cuando planteabas los riesgos, en especial el de devaluación,  te decían que eso era imposible, Uno me llegó a dcir que había tanta gente en la movida que si, eso, al final ya acabaría el gobierno haciendo algo. Parece que yo ya he tenido razón en lo primero y él va a acabar teniéndola en lo segundo.

Soy el primero en criticar a los bancos por sus prácticas inmorales, tipo colocarle preferentes envenenadas de esas a la gente que iba a renovar su depósito, o cobrar intereses de demora absolutamente abusivos y comisiones que no están firmadas en ningún contrato, pero creo que la gente también tendría que ser más responsable de sus actos. Los bancos no son exactamente nadie, pero no veo cómo se puede ayudar a la gente de un país sin rescatar primero a los bancos. Si alguien tiene un dinero en una de las cajas de ahorro que van de pena y encima los temerarios que compraron viviendas en 2006 se las consiguen colocar a la entidad, no sé como al final van a salir billetes en vez de ladrillos de los cajeros automáticos. Me gustaría ver qué ocurriría si un gobierno deja caer un banco y a los impositores les devuelven sólo la cantidad garantizada. Yo trabajé en una financiera que quebró y los dueños, los accionistas, lo perdieron todo. El valor de sus acciones se redujo a cero. Conviene también no confundir el banco con la camarilla que lo dirige en más de una ocasión .En el caso de mi empresa, bastantes de esos se jubilaron con un pastón indecente, después de haberla llevado a la ruina con su codicia. Más sentido tiene que haya un regulador fuerte, control sobre salarios y bonificaciones y sanciones efectivas que las cosas que se están oyendo. Al final, el banco es sólo el dinero de los ahorradores y la irresponsabilidad de algunos la acabarán pagando todos de algún modo. Si en España se implanta la hipoteca “a la yanqui” (si no puedo pagar ahí tienes las llaves) la gente puede irse olvidando del tipo de interés del 2%.  Menos mal que soy peón de obras de las finanzas en el imperio del mal que es esto de la banca. Si me da por progresar en mi empleo me van a satanizar, mientras que un futbolista que gana mil veces más que yo es admirado por la sociedad. También gustaría conocer el universo alternativo en el que a Ada Colau le salieron las cosas bien, y su vivienda se revalorizó un montón y la vendió y ganó un montón de dinero. Querría saber qué estaría diciendo en ese momento de la vida, del sistema económico, de la especulación financiera y de los bancos.

Luego, la otra dama, comentando a los jefes de la socialdemocracia mundial que han abandonado los ideales y tal. Un discurso más viejo que el mismo socialismo y la gente ahora como tiene Facebook se pone boba y dice que eso es verdad y que así se habla. Partiendo de la base de que la Internacional Socialista es tan útil como un congreso ecuménico, la gente va allí reza a sus santos en diferentes lenguas y como no se entienden ni siquiera se enteran de sus diferencias teológicas, pues no sé qué sentido tiene ir allí a decir que tienen que compartir experiencias con los de Uganda. No hay nada que se llame socialismo que sea útil y funcione igual en Suecia y en Tanzania. Pero el socialismo es como el cristianismo, una especie de monopolio de los buenos sentimientos y una continua explotación del sentimiento de culpa. Y vamos a lo del lujo ¿qué pasa con los hoteles de cinco estrellas? ¿es que en ellos no trabaja gente? Como si Ferrari fuera un solo tío y cuando uno se compra un Ferrari todo el dineral fuera para ese. ¿No hay muchos trabajadores en la cadena de montaje del auto, en el hotel de lujo, en el sector entero de la joyería? Si se renuncia al lujo, dejará de existir y se podrá vivir así, pero la sociedad será más pobre. Claro que se puede dormir en sacos de dormir y casas de amigos. Pero también dile a la gente que si vas a Uganda, aunque sea de camping, el billete de avión ya cuesta dos o tres veces el subsidio de 400 euros del que viven algunas familias españolas. Y diles de dónde sale el dinero que lo paga. Lo inmoral no es el lujo, ni que el socialismo no se encuentre a sí mismo. Lo inmoral es que al final ese encuentro no lo ha pagado la gente que se organiza alrededor de esa fe, sino la gente desorganizada que paga impuestos en sus países. Otra cosa que me ha fascinado del discurso es lo de “los jóvenes”. Lo mismo que otros se envuelven en la bandera y la patria habla por sus labios, Talegón se arroga la representación de “los jóvenes”. ¿Y los jóvenes qué son? ¿Es un tipo de ser humano especial que no pueda participar en las organizaciones en igualdad de condiciones con los más viejos? Me imagino que los partidos han creado sus ramas juveniles para tener una especie de jóvenes florero, como las mujeres florero que hay en otras partes o el negro y el chino florero que ponen los partidos racistas para disimular. Pero si eres un florero y te están regando con ese agua, no sé, no te quejes. O quéjate, que rebelarse vende. Quizá es el tipo de florero que necesita el sistema para legitimarse en este momento.

Y la España del Facebook admirada.

Anuncios

11 Responses to Heroínas de nuestro tiempo

  1. jviesa dice:

    Estoy contigo en el argumento que tenemos que ser más consecuentes con nuestras acciones y buscar menos excusas en los otros. Añado que debemos como sociedad replantearnos el futuro que no van a replantear ni los políticos, ni los bancos. Aparte de esto, tu argumento explica una parte de la realidad muy limitada y de un liberalismo excesivamente idealista.
    Dos ejemplos, cuando firme la hipoteca mi banco BBVA me coló una clausula de interés mínimo (no es excesivamente alta pero existe) esto provoca que pase lo que pase yo pagaré un 1,99% mínimo de interés. Debería haberlo detectado… supongo que si. No soy banquero, ni economista y aunque con título universitario supongo que no utilice todo el tiempo que debería para estudiar el contrato hipotecario (creeme que le dedique tiempo). Me pregunto que tipo de relación quería empezar el director de banco conmigo sabiendo que la cosa debía durar 20 años y que demonios pintaba el notario en todo esto.
    Otro ejemplo, preferentes. A unos conocidos La Caixa les ha devuelto unos eurillos que sin conocerlo estaban en preferentes. Como han conseguido la devolución del dinero. Presentándose un día por semana en el interior de la oficina bancaria con pancartas. Al mes, los servicios centrales los llamaron para devolverles el dinero y pedirles disculpas, todo ello, en el edificio central de La Caixa en la Avinguda Diagonal de Barcelona donde había tres tipos y una tipa de negro.
    Los ejemplos son bancos y no cajas que estás todavía peor. Lo mejor de esto, es que preferentes en España han vendido hasta los del Deutsche Bank.

    Por tanto, yo subiría el porcentaje de razón y bajaría el de demagogia.

    Como sabes ahora que tengo más tiempo o por decirlo de otra manera que mi tiempo no tiene valor para nadie excepto para mí, me miro las cosas con más calma.

    Un abrazo cooperativo

    • alfanje dice:

      La verdad es que al hablar por hablar cada día pienso cosas un poco diferentes. Y claro, selecciono fragmentos parciales de la realidad y muchas veces para hablar de la discrepancia. La cuasiunanimidad que percibí ayer fue la que me incitó. Pero tampoco sería de extrañar que un día vea un 80% de razón y un 20% de demagogia. De hecho el argumento moralista de Talegón lo utilizo muchas veces para frenar mi propio afán consumista, aunque sé no es idóneo para hacer funcionar una sociedad de mercado, en la que la distinción moral entre necesidad y lujo ni es funcional ni se puede determinar objetivamente.

      Fíjate que había pensado en las clausulas-suelo como otro ejemplo flagrante de abuso y al final no lo puse. Yo ahí, estoy con la gente más que con el banco. El banco es la parte fuerte del contrato y tiene todas las ventajas, son ellos los que redactan el contrato y el consumidor sólo va a firmar y no puede meter ninguna cláusula ni nada. El usuario tiene que estar más protegido y el regulador tiene que controlar las malas prácticas. En esto no soy nada liberal, soy intervencionista duro. Las preferentes sí que las menciono por ahí y digo que son inmorales y quizá me quedo corto. No veo en ese punto mucho liberalismo tampoco.

      Hay algo de liberalismo en el principio general de que la gente debería responsabilizarse más de su vida, pero si no lo hacen ya descubrirán el vacío que queda después. Entre los consumidores irresponsables y los directivos irresponsables de bancos han montado este cristo y ahora no hay solución porque no hay dinero. Y como no se puede resolver, lo único que se puede hacer es redistribuir el coste. Y como los directivos de los bancos se han ido, se podrá ir a por los accionistas, los impositores y los contribuyentes. Y no hay más. Yo prefiero que Ada Colau pague su deuda y que los que se hipotequen dentro de 5 años lo puedan hacer con un interés razonable. Y quiero ir al cajero automático de mi caja y que salga el dinero que puse, y no el pomo de la puerta de la Colau. Creo que a otros ni siquiera les importa enterarse de todo lo que implicaría la dación en pago y no digamos si es retroactiva. (De hecho ahí arriba no hablo de eso, pero estoy en contra de la retroactiva sólo. La otra me parece digna de consideración y no tengo opinión formada, a la espera de los cálculos). Y en realidad, a partir de la experiencia histórica y la obsesión hispánica por poseer inmuebles, también soy partidario de algunas medidas intervencionistas más duras, como limitar el periodo de hipoteca, exigir un pago inicial del 10-15-20% etc. Eso es casi de plan quinquenal.

      También hay liberalismo en el hecho de que donde dices “debemos como sociedad replantearnos” yo tiendo a pensar “debemos como individuos replantearnos”. Pero vamos, que liberal hasta cierto punto sí, pero que soy un liberal muy flojo.

      Un abrazo mercenario.

      • jviesa dice:

        Debemos como individuos replantearnos. Comparto tu planteamiento. Quizá añada replantearnos el bien común.

        Veo exageración cuando se argumenta que la dación en pago llevaría al colapso económico. No hay tanta gente embargada y por supuesto sólo se habla de primera vivienda. Nunca de segundas o locales comerciales. Parece que todo el mundo se dedicará a dejar de pagar la hipoteca. No creo que nadie quiera ser embargado y mucho menos tu única casa, me parece un engaño que nos están colando.
        El colapso económico vendrá del rescate a los bancos no de rescatar a un limitado número de personas. Las cajas tendrían que haber caído creo que eso hubiera enseñado mucho más a la población que su propio rescate. Creo que el Estado cubre 100000 euros, me parece suficiente, creo que eso da para vivir.
        La dación retroactiva sería como la reforma laboral que la han convertido en retroactiva.
        Habría que ver que significa caer una Caja. Porque los que le pagan la hipoteca seguro que lo deben seguir haciendo.
        Me pregunto: ¿porqué funciona para los empresarios y no para el resto? Somos nosotros como clase media la que mantenemos los Estados.

      • alfanje dice:

        Si la dación el pago llevaría al colapso económico. Supongo que no, que sólo al encarecimiento y a la limitación de las hipotecas futuras. Lo cual en sí no es malo, pero entiendería que hubiere gente quejándose de que los bancos no les prestan y que otros a los que sí les conceden el préstamo tengan que pagar un diferencial con el Euribor más alto del que los que hay ahora pagan. Tipo Euribor + 4% o algo así. En el fondo tampoco me parece mal del todo, al fin y al cabo y comparado con los salarios reales, en 2005 la gente estaba pagando la vivienda X veces más cara que 30 años antes. La dación retroactiva sí que creo que puede desestabilizar mucho la economía, tampoco se colapsaría ¿qué es colapso al fin y al cabo? pero las posibilidades de fraude son ilimitadas para el mogollón de gente que tiene que seguir pagando por una casa más de lo que vale. Es un asunto difícil de articular jurídicamente lo de que sea sólo la primera vivienda y tal. Ya no es un tema de derecho civil, es de política social, y se lo estás emplumando a unos particulares, sean banco o sean quien sean.

        Tengo muchísima curiosidad por saber qué pasaría si se deja caer una caja y al tipo que tiene todos los ahorros de su vida, 200.000 euros en un depósito ahí le dices que con 100.000 ya le vale para vivir. Y que no sea tan especulador ahorrando tanto, que luego es para que el banco estafe a Ada Colau prestándole su dinero…. sería un escenario digno de verse. Eliminar las deudas de los que tienen deudas y con el dinero de los que no se han endeudado. Estoy seguro de que en España habría mucha gente de acuerdo. Si tienes 200.000 euros a alguien se los habrás robado.

        “La dación retroactiva sería como la reforma laboral que la han convertido en retroactiva”. Entiendo lo que quieres decir pero creo que técnicamente no es correcto.

        Para las empresas no es lo mismo que para los empresarios. Yo estaba pensando en montar una sociedad por si la empresa me pide trabajar horas extra. Así podría pagar el 12.5% en lugar del 41%. Luego he calculado que como les tendría que cobrar IVA tampoco me saldría tan rentable. Hay un montón de ventajas en la fiscalidad de las personas jurídicas si se compara con la de las físicas, y la razón más explicativa de todas para mí es la volatilidad. Si no les das todo eso, se van. También es cierto que cuando contratas con una empresa ya sabes que tiene responsabilidad limitada, con lo cual le deberías meter un sobrecargo en el precio. Pero la gente sabe que sin empresas no hay riqueza y que sin ricos no hay riqueza. Se han visto sociedades más igualitarias en las que todo el mundo es igual de pobre. Se puede y debe ir a por el dinero de los ricos, pero para que el Estado recaude más y no para que se vayan todos con sus empresas y se convierta el país en un páramo. Para mí acabar con la seguridad jurídica aprobando leyes retroactivas es el primer paso.

  2. elhombreígneo dice:

    Gran entrada y en general estoy bastante en la línea que planteas.

    El empuje de instituciones, bancos y sociedad en general a que todo el mundo especulara con la propiedad inmobiliaria no puede olvidar la avaricia que movió a mucha gente que ahora se lamente de su suerte. Aunque en otros ordenes de la vida, si te timan con el tocomocho, que básicamente es aprovecharse de tu avaricia, no por ello deja de ser delito del timador, aunque sea reprobable la motivación del timado.

    El tema de las preferentes es mucho peor. Yo suelo poner el ejemplo de que vas a un taller a poner una puesta a punto del coche y el mecánico (el experto) te dice que cambies la trócola o la caja de cambios por “desgaste”. ¿No vas a asesorarte a un experto? No solo te venden un producto, te venden la asesoría (que la cobran en la comisión) y por ahí creo que realmente no veo ninguna justificación para usar la guillotina como método terapéutico. Sinceramente, creo que esto tendría que llevar a muchas personas a la carcel

    • alfanje dice:

      Me alegro de que te haya gustado. También debería mencionar veo lo que me comentó un amigo común, que cada uno busca el traje a medida para resolver lo suyo. Quien tiene adonde ir, sólo quiere librarse de la ruina de negocio que ha hecho y está feliz con la dación el pago. El que no, quiere además quedarse en la casa pagando un llamado “alquiler social” al banco. ¿Cómo se puede estar a favor de la dación en pago y en contra de los deshaucios? Respuesta: viviendo en España. Si sus viviendas valieran el doble que cuando las compraron, me imagino que no se manifestarían para que les dejaran compartir los beneficios ni con el sistema bancario ni con la sociedad.

      Ahora bien, independientemente de que a diferencia de la mayoría yo crea que el problema surge de sociedad española, de la que emanan sus políticos y bancos y no sólo en estos últimos como si crecieran en el vacío; creo que hay gente en una situación muy chunga que hay que intentar aliviar sin cargarse el sistema financiero del país.

      En efecto, lo de las preferentes me parece gravísimo y ahí el que defienada la línea dura de que hay que leer bien los contratos y asesorarse, creo que se equivoca. Si aceptamos que la sociedad es la cueva de Ali-Babá y que para cualquier negocio de menor cuantía uno tiene que ir armado con un batallón de abogados, los costes de transacción se incrementarán hasta imposibilitar el crecimiento. La economía se basa en la confianza y es esencial que los que participan en las relaciones comerciales sean decentes. El regulador tiene que ser estricto. Tienen que acabar algunos en la cárcel y otros inhabilitados y con multas, aunque me cuesta determinar cuál sería la penalización adecuada para el hacedor final, que es el típico director de sucursal (yo sólo hacía mi trabajo/cumplía órdenes de arriba etc.)

  3. Manuel Vega dice:

    Nunca he querido comprar vivienda porque nunca me he visto en una situación que me empujara a creer que tenía el sustento solucionado de por vida. Contratos por obra, paro (y no siempre con subsidio) y trabajo freelance es el resumen de mi vida laboral. Imagino que otros, en mi misma situación, prefirieron arriesgarse y comprar, lo que a mi entender constituye una grave irresponsabilidad.

    Imagino que en la PAH habrá de todo: personas que obraron de buena fe y fueron estafadas por la entidad bancaria y personas que pretendieron vivir por encima de sus posibilidades. Quizás habría que determinar primero qué porcentaje hay de unas y otras para saber qué porcentaje hay de razón y cuánto de demagogia en la PAH.

    Dicho esto, estoy muy de acuerdo con Alfonso en que no quiero ir al cajero y que salga un ladrillo en lugar de billetes. Pero creo que todos tenemos claro que la actual normativa está obsoleta y es cruel, pues permite que el banco se apropie del inmueble, que acabará vendiendo (pronto o tarde, caro o barato, pero algún provecho le sacará) y encima seguirá cobrando una deuda monetaria, y con intereses. En resumidas cuentas, cobra dos deudas, cuando el cliente contrajo sólo una. ¿Soluciones? Ojalá las tuviera. Es realmente jodido que el Estado solucione un problema que él mismo ha creado o a cuya creación ha contribuido.

    • alfanje dice:

      Muy de acuerdo con todo, Manuel. Para empezar harían falta muchas cifras encima de la mesa, pero en lo básico seguirá siendo un problema sin solución.

  4. Estoy de acuerdo en algunas cosas, en otras no tanto. Yo daría bastante más porcentaje de razón a Colau.
    El sisitema estaba muy bien montado para hipotecarse, el mercado de alquiler era casi inexistente con rentas muy elevadas. Cuando una pareja joven se independizaba las opciones no eran muchas, tampoco creo que la mayoría pensara en comprar un piso para especular con él. Luego hay grados, están los que se empufaron por 25 kilos y los que lo hicieron por 60 en pueblos de mala muerte (el tuyo y el mío).
    Evidentemente todos tienen su porcentaje de responsabilidad, y como dices en algunas cosas hay que regular con mano dura. Pero no creo que se le pueda exigir a la mayoría de la población que se rebelara contra un sistema tan perversamente montado, donde además todos aparentemente se beneficiaban.

    Yo puedo firmar un contrato privado de alquiler poniendo claúsulas abusivas, y a la hora de llevarlo ante juez es papel mojado. Eso se tendría que haber hecho con algunas condiciones hipotecarias, como la claúsula-suelo (que se sigue ofreciendo) o tanta otra letra pequeña que a hipotecas a 35-40 años (otra barbaridad que se corrije tarde) suponen millonadas.

    • alfanje dice:

      Sí, yo le he llegado a dar casi la mitad, dependiendo de cómo me levante. En realidad, las elites del país han fracasado, curiosamente no por no escuchar al pueblo sino por todo lo contrario, por darles lo que pedían (¡pisos, pisos!) y esa es un poco la conducta del mal padre que da a su hijo todo lo que pide.

      Tienes razón en que es verdad que hay gente que entró en lo mínimo que ofrecía el mercado, el piso más cutre de segunda o cuarta mano en el lugar más alejado del centro y que era el más barato, y hasta eso ha resultado una ruina como inversión. Por otro lado en aquel momento es probable que el precio del alquiler fuera similar. Es difícil criticar una decisión así de un padre de familia que quiere un techo para su prole.

      El mensaje de que eso no podía seguir así lo he ido escuchando regularmente y compartido desde 2002-03, pero era difícil impulsarlo por encima del conglomerado de intereses de todos, pequeños y grandes.

      Pero por lo que te leo, la mujer puede tener razón en el lado de la queja. Lo que ha pasado en España es una vergüenza, y en eso estaremos de acuerdo todos creo. Lo que no comparto es la idea de que lo que ha llevado a la gente a su situación sea una injusticia, sino en mi opinión las consecuencias incontrolables de un juego que se llama “la economía de mercado” en el que eres un peón y a veces ganas y veces pierdes (aunque hay en él elementos de injusticia), y no estoy nada de acuerdo en la solución que propone, que en la práctica es que en lugar de pagar ella la ruina que ha elegido, se la pagues tú y yo y el otro y todo el que pague impuestos.

      Porque a la gente le hará mucha ilusión ver a Rato en la cárcel y a todos los que se han forrado con la burbuja, pero el dinero que tienen es calderilla en comparación con el agujero que queda. El dinero que tiene el banco es el de los ahorradores, no es el de los malos, ese está en Suiza o las islas Caimán y no lo vas a coger. Podría ir la PAH a manifestarse a Zúrich. Al final la tía se ha emborrachado y tiene una resaca que lo flipas, pero lo que pide es que el bote le pague lo que se bebió y las pastillas para el dolor de cabeza.

  5. […] española para ver en directo eso de lo que todo el mundo hablaba y que resulta que era que mis dos estrellas mediáticas de la semana a punto de concluir se enfrentaban en singular duelo: Ada Colau vs. Beatriz […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s