Burbuja matrimonial

Una idea que me han dado unas de la oficina, aunque ninguna de ellas se encuentra en el caso preciso que voy a contar, pero varias tienen el marido en paro y ellas reciben los únicos ingresos de la unidad familair.

Por un lado está el hecho de que, en la especie humana el mercado de parejas, o matrimonial miradoo desde el punto de vista de la cultura, es de naturaleza tal que se transacciona con bienes asimétricos, debido a las diferentes estrategias de reproducción. Es sabido que al varón el proceso reproductivo le supone un coste menor y que sus genes buscan perpetuarse a través de la cantidad de hembras, cuanto más fértiles y sanas mejor, y la juventud y la belleza parecen ser el pasaporte que conduce a esas cualidades.

Los genes de las hembras, que no pueden competir en cantidad, debido al coste del proceso de reprodución y el alto coste de oportunidad, utilizan otra estrategia reproductora. Buscan a los varones de mayor calidad posible. Los que tienen tanto buenos genes, como capacidad de contribuir a la crianza de la descendencia. Es por esto que la juventud no es un activo tan importante, y la posición socioeconómica sí que lo es.

Siempre me ha llamado la atención que en la especie humana las plumas del pavo real no sean tanto la riqueza como el consumo. Quiero decir que del mismo modo que la belleza es la carta de presentación de la salud, aunque la primera no implica necesariamente la segunda, el gasto es la carta de presentación de la riqueza. He observado que las mujeres se fijan más lo que gastan los varones que su auténtica situación financiera. Es hasta cierto punto, ya que es más difícil conseguir un análisis médico integral o una auditoría financiera que simplemente mrar.

Y relacionando estas dos ideas he pensado que quizá en los países en los que hubo una fuerte burbuja de crédito tiene que haber muchas mujeres de treintaytantos años que se emparejaron hace cosa de diez años con hombres a los que les iba bien y que un tiempo después han errado el cálculo y les ha pasado factura. Por ejemplo, oficinista que gana 1.400 euros al mes se casa en 2004 con encofrador que gana 2.500, en 2008 él pierde el empleo cuando todo estalla, y desde entonces ella es la única que gana el salario. Mi idea es que hay un grupo de mujeres que habría escogido pareja de modo diferente si hubiera conocido cual iba a ser la evolución de la economía. Esto es el contraejemplo femenino del tipo que se casa con una chica muy guapa y delgada que engorda de modo desorbitado justo después del matrimonio, con la desventaja de que dada la estrategia reproductiva del macho, no invierte tiempo en mejorar a su pareja, sino en sustituirla por otra, mientras que para la hembra el compromiso tiene costes mayores.

No sé hasta que punto estos casos son representativos o el nivel de importancia que tienen en la sociedad, pero todo el que esté infludio por las ideas marxistas pensarán que las condiciones económicas tienen sin duda una gran influencia en la configuración de la sociedad. He retomado estas ideas porque un amigo me ha hablado hoy de los “hombres mantenidos”, fenómeno sobre el que ya se está escribiendo. Una economía basada en el conocimiento da mejores oportunidades a las mujeres que otras basadas en la fuerza física y eso cambia el equilibrio de poder entre los sexos. En realidad tampoco es una situación irreversible, y sólo habrá que ver lo que ocurre cuando se produzca la siguiente gran guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s