Tribulaciones demográficas

He visto una noticia que indicaba que el país en el que vivo, Irlanda, es el país de la UE en el que hay más niños. Suponen el 25% de la población, en comparación con el 19% que suponen de promedio en la UE. Por lo que veo, en la noticia consideran niños a la población de hasta 17 años.

La demografía es uno de mis intereses. Tengo aparcado hace muchos meses el resumen del censo irlandés de 2011, del que se pueden sacar interesantes conclusiones y a partir del cual pensaba esbozar alguna interesante entrada. Hace unos meses escribí una breve nota sobre por qué no pensaba volver a vivir en España, versión demográfica.

También hace meses que tengo por publicar la pirámide de población del lugar de mi infancia: Rentería (Guipúzcoa). En realidad es sólo una versión más intensa de la gráfica nacional. Con una edad mediana por encima de lo 43 años, si fuera un país en el mundo sólo habría cuatro más envejecidos. Tiene pinta de que dentro de quince o veinte años va a ser un lugar divertido de cojones.

piramiderente

Entre otras tonterías de este gráfico local, me divierte la idea de que si las cohortes se han mantenido estables vegetativamente hablando y en mi franja de edad siempre ha habido 150 hembras más que varones (hoy por hoy hay 1.856 mujeres por 2.018 varones de entre 35 y 39 años), hasta qué punto eso explica qué difícil parecía comerse una rosquilla en el municipio. En fin, me haría falta la pirámide de 1995 o así, pero ese 10% de diferencia hacia un lado o hacia otro puede determinar de modo espectacular las relaciones entre los sexos, como se ha estudiado.

Otra idea, que aparece en el Wall Street Journal y que yo tomo de aquí. Relevante, porque trata de un país bastante similar a España, y no sólo demograficamente aunque en este caso es lo que cuenta.

Según un estudio del Banco de Italia y la Universidad de Verona, los italianos nacidos en 1970, que cumplirán 43 años durante este año, pagarán un 50% más en impuestos a lo largo de sus vidas que los nacidos en 1952. Según este estudio también recibirán la mitad de pensión de lo que van a recibir los que ahora tienen más de sesenta años.

No es muy alentador, pero ya lo apunté en ¿Por qué no vuelves a España? (esbozo demográfico). Lo que me llama la atención es lo poco que la certidumbre de lo que se avecina influye en el debate político y cómo la ciudadanía mantiene sus expectativas de bienestar cómo si se tratase de un país que estuviera por encima de la tasa de reemplazo de población. Se puede decir que el futuro no está escrito y que es técnicamente posible que la población decrezca y el bienestar aumente. Y es verdad que es posible aunque sea muy improbable que vaya a suceder, o al menos así lo consideraré hasta que vea dónde se va a producir el espectacular aumento de productividad que sería necesario. Me gustó lo que oí en una conferencia, de que cambiar la tendencia de población es como hacer cambiar de rumbo a un transatlántico: hay que empezar muchas millas antes.

Anuncios

Una respuesta a Tribulaciones demográficas

  1. […] con la estructura demográfica de la piel de toro. Así no puede uno volver ni a su país ni a su villorrio. Mis pirámides entonces eran viejas pero he encontrado una de 2013 y una proyección del INE para […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s