Imperios del Indo

“Empires of the Indus” by Alice Albinia

He estado leyendo este libro sobre el río Indo, su historia y las culturas que hay a su alrededor. Aquí debajo van una serie de cosas que he aprendido e ideas que se me han quedado, mezcladas sin ningún propósito de orden:

  • A ojos de muchos la partición de la India fue un error. Entre los más viejos del lugar, que sufrieron la divisón del Punyab en 1947 esta nostalgia, equivalente a la yugonostalgia, o al lamento por la pérdida del “mundo de ayer” o lo que se sentiría ampliamente en en Postespaña está basada seguramente en una idealización de la realidad y una sobrevaloración del hecho de la multiculturalidad. Todo lo que leo sobre 1947 me deprime mucho y me hace tener el mundo anterior quizá en más alta estima de la necesaria. Los mundos perdidos es lo que tiene.
  • Muhammad Ali Jinnah aparece en el libro como un hombre con mucho menos poder y mucho mejor persona que en la mayoría de los textos que había leído hasta ahora. El hombre al que le vieron el órdago. Interesante la transformación de su imagen en el Paquistán independiente. (véase aquí una de las primeras entradas de este blog, cuando no tenía ni puta idea sobre esta figura).
  • He podido aprender sobre la historia de los Sidi africanos en el sur y de los Kalash indoeuropeos en el norte de Paquistán, dos etnias de lo más interesante.
  • El libro habla mucho de Alejandro Magno, de cómo cruzó el Indo, de cómo los geógrafos griegos de entonces consideraban que India era el valle del Indo y no se aventuraron más en el subcontinente. De todos modos el legado de su incursión siempre me ha parecido más que infravalorado, por lo improbable.
  • Pensando en Alejandro he recordado a Michael Caine en la película basada en la obra de Kipling (que no he leido), cuando los del lugar le llaman “Sikander”. Esto ocurre en Kafiristán (Afganistán) no lejos de los lugares por los que pasa la autora en el norte del país. De hecho cruza a Afganistán sin sellos en el pasaporte casi como Pedro por su casa.
  • Creo que la autora, que tiene aproximadamente mi edad, ha debido de tener una vida fascinante. Estudiando historia de Asia, aprendiendo urdú y viviendo en esa parte del mundo desde joven. Supongo que además las aventuras y peripecias por las que hay que pasar para escribir un libro así se multiplican cuando el escritor es mujer. Admiro a varias escritoras que han andado por lugares difíciles. He comentado los libros de Åsne Seierstad y siempre leo con interés lo que escribe Mónica Bernabé desde Kabul. No intento hacer ninguna reivindicación feminista de la mujer como feminista ni nada de eso, digo que cuentan historias interesantes y las escriben bien y en mi opinión para una mujer tiene un plus de mérito andar por según que sitios. Hoy un amigo había colgado una historia de estas. Probablemente los que trabajamos en oficinas idealizamos un poco esos estilos de vida.
  • Hablando de que aprendió urdú. Hace unos años me sorprendió descubrir que a pesar de lingua franca es sólo la lengua de menos del 10% de la población.
  • Muy interesante la tensión entre sindhs y mohayirs (los llegados de la India en el 47) y lo que ha supuesto para Paquistán.
  • También que tres cuartas partes del ejército sean punyabíes y que en él no haya sijs (aun teniendo en cuenta los pocos que quedaron en Paquistán tras la partición).
  • Es un libro que me gustaría que se publicase en español, pero sinceramente, a ¿cuántos hablantes de español les interesa esta parte del mundo? Hace unas semanas se hizo famoso  un mapa del mundo con un círculo en Asia dentro del cual hay más población que en el resto del mundo. Para entender el mundo de hoy hay que entender Asia, y sin embargo en todos los años que estudie historia en el sistema educativo nunca oí hablar de Chandragupta, Ashoka, Qin Shi Huangdi o el Imperio Mogol.
  • Aunque soy muy ignorante en asuntos del subcontinente, hace algunos años me empecé a interesar por su historia, aunque es una disciplina para la cual tengo muy mala memoria. Aprendí bastante con un atlas histórico de las religiones del mundo. Cuando vi la exposición de miniaturas mogoles ya conectaba muchos datos. Aquel año también estuve en la exposición de los sijs, de hecho con Maria que se pasó medio año en la India allá por 2003.
  • Es curioso como en la tensión hinduismo-islam he ido cambiando de simpatías. No me gustaba Mahmud de Ghazni, pero cuando el islam entra en la India me parece como si fuera una ideología igualitaria que rompe eso tan feo de las castas que hay en el hinduismo. En tiempo de los mogoles, quizá por la estética artística, simpatizo más con estos gobernantes tolerantes (que hoy en Paquistán se consideran “demasiado indios”), sin embargo después de la partición la india ha acabado siendo un estado laico y multiconfesional, donde hay 180 millones de musulmanes, mientras que Paquistán se ha ido yendo por la pendiente del islamismo sin que se sepa donde va a parar.
  • Hace años que no practico la lectura atenta. Para mí leer es escanear libros en busca de ideas que me interesen. Últimamente soy fan de la hiperlectura, que es como llamo a leer con Wikipedia y Google Maps y un diccionario de inglés todo ello abierto en el explorador con el ordenador al lado, así puedo ver cuanta población tiene Swat, el recorrido de Xuanzang en el siglo VII, y que withers en un caballo, es lo que en español se llama “cruz” (cosa que tampoco sabía). Como a veces también tomo notas para publicarlas luego, a día de hoy casi no sé leer si no tengo cerca el ordenador (que a su vez es una tentación para no leer libros).
  • Obviamente este libro tiene una conexión con Aurel Stein y otros diablos de la ruta de la seda. Ganas de seguir leyendo cosas del siglo XIX.
  • Apenas he contado nada del río y tiene historia, desde su nacimiento en “la boca del león” en el Tíbet, cerca del nunca ascendido y sagrado monte Kailash; su paso por las zonas chungas de Cachemira, el poder de las presas, sus inundaciones y la vida del delta. Creo que la mayoría de la gente diría que el río Indo está en la India, cuando en realidad su paso por el gran país es relativamente breve, en comparación con todo el recorrido que tiene en Paquistán. Quizá este sea el dato más importante para quienes sepan menos aún que yo.
Anuncios

One Response to Imperios del Indo

  1. […] comentándola con el patrón de la Slowly, asiduo peregrino a ese desierto. Hoy en cambio, el país del Indo nos deja un sabor más agradable ya que la jefa de la oficina nos ha llevado a un restaurante […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s