Betws-y-coed

Lo que recorrimos

Betws-y-Coed

Habíamos salido de la granja sin tener una idea demasiado precisa de cuál sería la ruta del día, pero con un buen mapa y dispuestos a partir hacia el norte por Harlech, Llanbedr y el famoso puente de peaje sin peaje aunque en realidad esta vez no habría hecho falta, siguiendo el curso del Dwydryd por la margen derecha y por una carretera comarcal al pueblo de (Llan) Ffestiniog en busca de algún recorrido que no resultara demasiado empinado, pero sin encontrarlo, para acabar volviendo a la carretera principal y a Blaenau Ffestiniog, que es ese enclave en el Parque Nacional de Snowdonia que queda fuera del mismo debido a la fealdad de sus canteras de pizarra. Dicho sea de paso a mí no me parecen tan tan feas y son algo curioso de ver. El pasado industrial tiene su fealdad y su encanto. Por supuesto el trabajado de la pizarra sigue siendo una pequeña industria local, aunque sea para hacer recuerdos para los turistas. La carretera es estrechita y la gente aparca en las aceras. Nos llevamos pequeño un susto sin más al tocar con nuestro espejo el de a un coche estacionado. Tampoco nos dio por parar en un lugar al que precedía tan mala fama, pero no me pareció mal sitio. No al menos en un día radiante.

Betws-y-coed es un pueblecillo de montaña, no tiene ni mil habitantes aunque supongo que en verano son muchos más y se da en él el típico ambiente montañero que me recordó a Benasque, con tiendas de material deportivo y cosas así. Aparcamos al lado de una iglesia que el librito decía que era importante, pero que nosotros ni entramos a ver. Dos ríos atraviesan el pueblo y hay un paseo bonito, aunque demasiado largo en nuestras circunstancias, hasta la confluencia de ambos. En lugar de eso, nos acercamos al puente sobre el Llugwy e hicimos un pequeño paseo por el bosque sobre una de esas maravillosas plataformas de tablas de madera, para luego acabar almorzando a la orilla del río. Al lado del famoso puente, llamado Pont-y-Pair había un grupo de adolescentes buscando el mejor modo de partirse la crisma y también unos servicios públicos que me sorprendieron por la tecnología en el proceso de lavarse las manos.

Después de comer algo cometimos el error de querer dar otra vuelta con la calor horrorosa y seguimos la calle principal hasta el puente que lleva el nombre de la batalla de Waterloo por haber sido construido en el mismo año. Éste cruza el otro río, el Conwy. Conwy (anteriormente Conway) es también el nombre del condado en el que se encuentra la población y de su capital  con castillo, río abajo cerca de la desembocadura. Para volver al casco urbano desde el puente hay que subir una carretera en cuesta y relativamente transcurrida, parte que no fue nada agradable, y luego meterse por un camino entre unas granjas, donde las ovejas se amontonaban a la sombra de los árboles escapando de la canícula. Al menos por ahí no hay tráfico y luego se cruza una pasarela bastante bonita que lleva un montón de decenios instalada y que probablemente sea más que suficiente en un lugar para la gestión de cuyo tráfico peatonal si estuviera en España habrían llamado a Calatrava.

Y después de cruzar el río se llega a una especie de iglesia muy antigua y dedicada a san Miguel que al parecer era la que dio nombre al lugar, porque Betws-y-Coed significa “la ermita del bosque” o algo parecido. Alrededor había un pequeño cementerio de esos que parecen un parque y en el que es agradable pasar un rato. Enfrente de la ermita está la estación de tren, sin apenas movimiento cuando anduvimos por allí, y algo más allá la parte con las tiendas para el turisteo en un paseo con muchas estatuas de animales y en una de cuyas terrazas comimos un helado. Fue en este pueblo donde encontré una librería con una sección inmensa de libros sobre el ferrocarril, ingenio que tanto ha dado a la historia de Gales. Algo que hasta cierto punto me da relativa envidia.

Y de allí salimos y en lugar de subir hasta Conway y Llandudno, volvimos hacia el sur más o menos por el mismo camino que por la mañana, pero sin subir a Llan Ffestiniog. La siguiente parada, cerca de Porthmadog, fue en un lugar al que yo era reacio y todo parece indicar que me equivoqué

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

12.07.2013

Anuncios

One Response to Betws-y-coed

  1. […] volviendo de Betws-y-coed y a pesar de mi reticencia acabé haciendo caso a la choferesa y accedí a ir en busca del sitio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s