Portmeirion

Portmeirion frente a la bahía de Tremadog

Y volviendo de Betws-y-coed y a pesar de mi reticencia acabé haciendo caso a la choferesa y accedí a ir en busca del sitio ese de Portmeirion que habíamos ido a buscar por la mañana. Llegamos hasta el mismo castillo y tras unas cuantas vueltas conseguimos aparcar cerca de la entrada. A mí no me hacía gracia pagar por entrar a un sitio que tenía por una especie de mansión con cuadros y porcelanas. La primera sorpresa fue que, por llegar después de las tres, en lugar de pagar las diez libras por cabeza que es el precio habitual, sólo tuvimos que pagar la mitad.

Luego el lugar no estaba nada mal. Unos metros después de la entrada había un mirador desde el que se controlaba el estuario del río, y poco después se llegaba a la zona donde aparecían los primeros edificios de estilo que voy a llamar kitsch porque siempre me ha gustado esta palabra aunque no estoy muy seguro de lo que significa. El sitio es una especie de disneilandia colocada aquí porque a un millonario le parecía gracioso llenar este lugar con estatuas clásicas y casas un pooc a lo italiano. Nada pega con nada y los tonos pastel con que están pintados los edificios los hacen parecer aún más fuera de lugar, pero al final, hay jardines y fuentes, se pueden comprar helados y refrescos y está bien para pasear. De hecho, en nuestras circunstancias, es mucho mejor destino que las estribaciones del monte Snowdon.

Otra cosa curiosa es que dentro de esta especie de parque de atracciones vive gente. Además hay hoteles. Al parecer, según nos dijo el jubilado de Shropshire, en el Reino Unido todo el mundo conoce el lugar porque en él se grabó la serie “El Prisionero”, así que es una especie de Nerja de Verano Azul.

Dentro de Portmeirion hay un par de recorridos alejándose de los edificios peculiares. Uno atraviesa un bosque y conduce hasta una playa y el otro va por la orilla del estuario. Nos metimos por el bosque, que está entretenido con estanques, quioscos, estatuas y pagodas. Esto es el paraíso de los enanitos de jardín. También me sorprendió encontrar una planta de jara y un tronco de árbol decorado con monedas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

12.07.2013

Anuncios

One Response to Portmeirion

  1. […] de Portmeirion con hambre y decidimos que era urgente parar a comer alguna cosa. En Dyffryn Ardudwy no hay […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s