Va llegando el otoño

Escuadrilla

Escuadrilla – Irish Air Corps PC9

Va acercándose el otoño. Las chicas volvieron de Creta y en el domingo del reagrupamiento familiar teníamos un plan de campanillas, que era lo del Flightfest, ver un montón de aviones incluidos algunos de época y en nuestro mismo barrio. Al llegar del aeropuerto cayó una lluvia torrencial y a punto estuvimos de no bajar a verlo, luego se mejoró algo y nos acercamos al río. La verdad es que los aviones a 700 pies no dan para hacer grandes fotografías con un teléfono cutre, pero todavía merece la pena verlo. Luego ya desde el sofá de casa vi pasar varias veces el A380 de British Airways y el Boeing 757 de DHL por delante de la ventana.

Aparcan dondequiera

Aparcan dondequiera

Más gracioso me pareció lo de ayer, en la misma calle. Me adelanta un coche que abulta mucho menos que yo como peatón, sigo caminando cinco minutos y me lo encuentro frente a la farmacia. Un Fiat cinquecento. En Irlanda las matrículas llevan una o dos letras para indicar el condado (en el caso de Dublín es la D), luego dos dígitos para indicar el año de matriculación y después números correlativos hasta donde se llegue en el año en curso. En este caso el coche era D-65, o sea de Dublín y de 1965.

as

Vamos a borrarle la matrícula por si acaso

Cuando los tiempos del tigrecito celta y la burbuja se solía decir que había quien sólo conducía coche si estaba matriculado en el año. Bueno, es un símbolo de estatus bastante obvio, pero también es verdad que en España mientras duró el sistema de provincia y letras también se podía saber a qué año correspondía un coche, por no hablar de que quien entienda de coches, sabrá a qué año corresponde cada modelo etc. En fin, como siempre hay muchos argumentos para decir bien que la gente es tonta y no se entera, bien que la gente no es tan tonta y ya sabe lo que hace.

Bajada de temperaturas, mis compañeras preparando el Jalogüin como locas. Yo las boicoteo, pero he hecho un gran descubrimiento gracias a sus disfraces temáticos de la película “Willy Wonka y la fábrica de chocolate”. No he visto esta película y sólo conozco a Willy Wonka por el meme de internet. Hasta la fecha, yo sabía que las umpalumpas, eran las skangers que iban con ese moreno anaranjado de máquina bronceadora y yo creía que el palabro tenía que ver con lámpara (de rayos uva) o algo así, pero resulta que los Oompa Loompa son unos enanos del mismo color que aparecen en el filme. Parecen mandarinas con ojos los pobrecitos. Y resulta que tenemos una referencia cinéfila para una de las subclases más execrables de la capital. No está mal.

Anuncios

One Response to Va llegando el otoño

  1. […] semana que vi un cinquecento, también me encontré con un Ford antiguo en el garaje de casa. Nuestro apartamento no tiene plaza […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s