Dublín, verano de 2013 (2)

Uno de los temas clásicos de este blog es la exhibición de la vida de un españolito emigrado a Dublín de Irlanda. Se me ocurren muchas más cosas que contar que el tiempo que tengo para escribirlas. A veces tomo fotografías con la intención de contar una historia que nunca llega. Ahora que empieza el otoño, voy a aprovechar para verter sin orden ni concierto un montón de imágenes que tomé durante el verano. Como tengo más de las que son aconsejables para un día, vamos a convertir esto en una nueva serie.

dublin-verano2013-13-farolas

Farola madre y farola hijo

Alguien ha tenido la curiosa idea de hacer que las farolas del barrio cobren vida. Días antes había visto “a disapproving lamppost” en el que últimamente es mi rincón favorito para perder el tiempo en Internet.

dublin-verano2013-14-gardiner

Gardiner street

Paso por esta calle a diario. Esta foto se la quería enviar a mi primo por guasap, porque en uno de los miles de hostales que la jalonan se había alojado con sus amigos en 2001. A la izquierda como reliquia de otros tiempos, una tienda de máquinas de coser y un zapatero remendón. La pensión que hay en el mismo edificio se llama Holyhead, como el lugar de Gales al que llegan los transbordadores y donde estuvimos en julio.

dublin-verano2013-15-guernica

Guernica o Gernika pero en el medio no

En el centro central han puesto un restaurante vascongado cuyo nombre de grafía híbrida no augura nada bueno. A ver lo que dura, porque esa es una esquina difícil. Sin embargo, he visto la carta y los platos y precios y tenían muy buena pinta. Lo que no sé es si es agradable es menear el bigote en un lugar decorado todo con los motivos bélicos picasianos del famoso cuadro.

dublin-verano2013-16-japoneses

Elvis y geisha

En un callejón de esos por los que muy pocos nos atrevemos a pasar han hecho una pintada interesante. El estado de algunas viviendas del centro es tan lamentable que la pintura sólo puede mejorar su aspecto.

dublin-verano2013-17-aeropuerto

Esperando en la terminal 2 me encontré con un ventanal que da a la entrada al túnel que pasa por debajo. Admírenme en el reflejo.

dublin-verano2013-18-madalenas

Precios desorbitados

En ese mismo rato del aeropuerto vi a una chica zampándose una madalena y me dio envidia, así que me acerqué a la tienda, pero me tuve que privar a causa de esos precios desorbitantes. Lo mismo esto que voy a escribir ya lo sabe todo el mundo hispano, pero yo lo descubrí aquí: Un muffin es una especie de madalena algo más rica. Un scone es una especie de pedrusco que no está mal del todo si se moja in a relaxing cup of café con leche.

dublin-verano2013-19-buda

Budismo fideísta

Otra del aeropuerto. Una vez oí que los cristianos son demasiado sensibles con el uso que se hace de sus símbolos, que hay estatuas del Buda en todas las discotecas y los budistas no dicen nada. No sé. Aquí Siddharta bajo el mostrador de un puesto de fideos.

dublin-verano2013-20-lavirgen

La virgen del primero izquierda

En Dublín, aunque no sea en puestos de fideos, hay muchas estátuas de cristos y vírgenes. Una que suelo ver a menudo es la que hay al final de Gardiner st, esquina con Dorset. Ahí al lado viví yo una etapa feliz y desordenada, o al menos así la recuerdo. En la pared de una casa normal y corriente está posada María de Nazaret. En la ventana de al lado viven unos brasileños o unos a los que les gusta la bandera de Brasil.

dublin-verano2013-21-sklep

Una de tantas tiendas polacas

Y por seguir con creencias religiosas, siempre me han fascinado esas ordenanzas agresivas que tienen en Cataluña, donde por pelotas uno tiene que rotular su negocio en catalán. Aquí una tienda polaca (sklep) de no sé qué. Si no lo sé es porque probablemente no soy el tipo de consumidor al que apuntan, aunque vete a saber, si tiene cosas que me gusten y buenos precios, ahí que me voy. Lo que digo es que ni a los polacos les hago falta yo, ni a mí leyes que protejan mi lengua ni el inglés de los polacos ni de los chinos ni nada de nada. Pobres de los catalanes ateos si se acaban quedando solos.

dublin-verano2013-22-garaje

Garaje

La semana que vi un cinquecento, también me encontré con un Ford antiguo en el garaje de casa. Nuestro apartamento no tiene plaza de garaje y pensábamos que sería interesante hacernos con una, porque se puede alquilar por 80€-100€ al mes y siempre es un valor añadido aunque no tengamos coche. Si quieren saber qué barbaridad de dinero piden por una raya en el suelo de esas, me lo preguntan en los comentarios.

dublin-verano2013-23-oktoberfest

Oktoberfest Dublín

La carpa del Oktoberfest en el IFSC. Como todo el mundo sabe y al igual que la Feria de abril, esta fiesta comienza en el mes que no es, en este caso septiembre. El típico perrito caliente que en Berlín cuesta dos euros o menos, aquí sale por cinco. En una comparativa de países el consumidor irlandés no resultaría especialmente susceptible a los precios, y menos cuando hubiera cerveza de por medio.

dublin-verano2013-24-cheese

Gardiner st

Esto es otra vez en la calle Gardiner, pero en la parte de abajo. Es que vi el cartel de las patatas fritas Tayto, el de “say cheese & onion” y me pareció que lo podía usar para contar una anécdota. Los anglos cuando tiran fotos, suelen pedir al retratado que diga cheese! (queso) para salir como sonriendo y tal. Hace muchos años en Turquía mis hermanas y yo pedimos a unos yanquis que nos hicieran una foto y como los tíos veían que hablábamos algo que no era inglés y que ellos creían que era italiano, nos empezaron a decir Parmigiano, Gorgonzola y otros nombres de quesos, en ese plan.  Las sisters no se quedaron con la copla pero a mí me hizo hasta gracia cómo alguien puede ser tan gilipollas y a la vez tener su punto de lógica. Bueno, pues que el sabor favorito de Irlanda para las patatas de bolsa es queso y cebolla. Esta gente le echa sal y vinagre a las patatas fritas normales. Oí a un gringo que decía que el vinagre es el ketchup de los británicos: “¿cómo de mala tiene que ser tu comida para que mejore echándole vinagre?”

Anuncios

3 Responses to Dublín, verano de 2013 (2)

  1. Manuel Vega dice:

    Buenísimo lo de las farolas madre e hija! Lo de la intención de contar historias y la falta de tiempo para escribirlas me recuerda a mi propia experiencia 😉

    Por cierto, si el ‘Guernika’ (de acuerdo en lo feo de la grafía; o es Guernica o Gernika, pero no un remix) tiene una decoración tan centrada en los motivos bélicos, a mí se me atragantaría un poco la comida. Podrían poner algunas fotos del pueblo y del paisaje, ¿no?

    • alfanje dice:

      Me alegro de que te haya gustado alguna que otra viñeta.

      Yo por lo que vi desde fuera eran todos motivos de Picasso. También te digo que por cada anglo que haya oído hablar de la casa de juntas y del roble tiene que haber cientos que sólo conocen el cuadro y el bombardeo. Y miles que nada. Servían pimientos de Guernica, que sin ser los de Padrón son famosillos.

  2. […] Uno de los temas clásicos de este blog es la exhibición de la vida de un españolito emigrado a Dublín de Irlanda. Se me ocurren muchas más cosas que contar que el tiempo que tengo para escribirlas. A veces tomo fotografías con la intención de contar una historia que nunca llega. Ahora que empieza el otoño, voy a aprovechar para verter sin orden ni concierto un montón de imágenes que tomé durante el verano. Como tenía más de las que eran aconsejables para un día, decidí  convertir esto en una nueva serie, de la que esta es la tercera entrega. (1ª entrega), (2ª entrega). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s