Decadent – decadente (falsos amigos)

asd

Delicias “decadentes” ¡NO!

Hace un rato que no añado nada a la sección de falsos amigos. Se me ocurre la palabra inglesa decadent, leyendo la cual ya había percibido cierto tono positivo en textos sobre lugares turísticos decrépitos que sin embargo conservaban cierto encanto. Luego ya me la he encontrado en otros contextos en los cuales la decadencia (excepto acaso la moral) no aparecía por ninguna parte y eso invitaba a investigarlo. Por si alguien me lee en un futuro en el que la palabra decadente tenga connotación positiva en español voy a aclarar que para mí siempre la ha tenido negativa sin siquiera un matiz de duda. Y de ahí mi sorpresa.

La primera fotografia de esta entrada está tomada en un lugar ciertamente decadente, el antiguo almacén portuario donde en 1854 se celebró el banquete de la guerra de Crimea. Hace una decena de años se reconvirtió en centro comercial de lujo y en él he visto fracasar decenas de negocios. Hace unos pocos meses fue vendido por 10 millones de euros, una cuarta parte de lo que se habia pagado por él antes de la burbuja. La segunda la tomé en una librería que había en un centro comercial cercano a mi lugar de trabajo, que también ha echado la persiana hace unas cuantas semanas. Decadencia a tutiplén.

Recetas "decadentes"

Recetas “decadentes”  ¡NO!

Al parecer este decadent inglés no tiene que ver con la decadencia, sino con el decadentismo, que era un movimiento literario, una variante del modernismo de finales del XIX cuyos miembros, primero en Francia y después en Inglaterra, se caracterizaban por lo que copio de un viejo Larousse (1911), “se complacen en refinamientos más o menos enfermizos de la sensibilidad y del estilo y que fundan su gloria en su perversión. Odian lo sencillo y lo natural, tanto como se apasionan de lo que es facticio y complicado“.

Es difícil que esta litaratura pueda atraer a quien alguna vez haya puesto alguna esperanza en el marxismo. Los autores en lengua española que más se acercan a la descripción del movimiento son Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez a los que les aprecio ciertas cosas, sin elevarlos jamás a mi panteón. De una larga lista de autores sólo he leído parcialmente a Wilde, Baudelaire y Rimbaud, que también ofrecen perlas sueltas, sin llegar a ser el tipo de literatura que a mí me agrada.

Por lo que veo, el DRAE en su siguiente edición incluirá la acepción “4. que gusta de lo pasado de moda estéticamente”, que no es exactamente lo mismo que el inglés Luxuriously self-indulgent, pero a lo peor se le va acercando. El caso es que un adjetivo cuyas connotaciones eran puramente negativas va adquiriendo algunas positivas, no sé si por la influencia omnipresente del inglés o la duradera de los movimientos literarios decimonónicos, aunque me da que es más de lo primero.

A grandes rasgos, decadente suele usarse en español como degenerado, moribundo o retro. En cambio, en inglés suele ser lujoso, sensual y placentero. Un falso amigo como un piano.

Anuncios

3 Responses to Decadent – decadente (falsos amigos)

  1. liviadeandres dice:

    Sí, para mí también tiene connotaciones negativas. Entiendo que en algún contexto pueda parecer que no. Puede que tenga connotaciones positivas, ya que la gente, se cansa de lo actual y suele siempre volver a lo antiguo a lo retro, a lo del pasado. Pero, en todo caso estoy de acuerdo contigo.

  2. […] Con un poco de suerte en los próximos días hablaremos de la decadencia, que en inglés en es decay como la caries ,porque en inglés lo “decadente” mola. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s