¿Quién perdió la guerra?

El otro día me he encontrado con una idea original, que me ha gustado bastante. Y no porque la considere acertada sino porque después de que no haya guerras, el mejor escenario es aquel en el que los perdedores son pocos, y si los vencidos en la guerra de España no fueron las izquierdas sino los demócratas eso deja el balance total en en menos derrotados de los que se pensaba.

Porque, la verdad sea dicha, a principios de 1939 en España demócratas habría bien pocos. En un bando ya se vio que apenas unos pocos se intentaron descolgar del autoritarismo ya década y media después. En cuanto al otro bando, el pensamiento convencional empuja a creer que todos los derrotados por las tropas del que luego sería dictador sí que fueron o habrían sido demócratas en caso de haber ganado. Y no. Quizá habría habido más que en el otro bando, pero ni el horno español ni el europeo estaban precisamente para esos bollos en aquel momento. No acabo de ver cómo la victoria de las izquierdas habría podido resolverse con el establecimiento de una república “burguesa”, o sea democrática y liberal.

Anuncios

8 Responses to ¿Quién perdió la guerra?

  1. maria carnicero dice:

    No conocía a Fernando Berlín. Ahora voy a seguirle. Gracias. (No vivo en España, ni en Europa, vivo en Venezuela)

  2. Manuel Vega dice:

    Estoy de acuerdo en que había pocos demócratas en España en los años 30, y también veo realmente difícil que hubiese surgido una república burguesa de haber tenido la guerra otro resultado. De todas maneras, no me gusta la historia-ficción, y menos en el caso de la Guerra Civil. El bando republicano tenía imposible ganar la guerra por la situación internacional del momento, que puede resumirse en tres razones muy claras: 1) El auge de la Alemania nazi; 2) No tener la República el apoyo de Francia y Gran Bretaña; y 3) El único apoyo serio que tuvo fue de la URSS, un país que queda muy lejos geográficamente. Si la guerra civil hubiera estallado en un país vecino de la URSS (Polonia o Rumania, por ejemplo), entonces sí que podría haberla ganado el bando apoyado por los soviéticos.

    Sobre la frase de Fernando Berlín, no sé con qué sentido la dirá. Entiendo que se refiere a que los perdedores fueron aquéllos con ideas democráticas, lo que excluye a los extremistas (militares golpistas, falangistas, carlistas, monárquicos ultraconservadores, pero también a comunistas y anarquistas, ideologías que tampoco creían en la democracia). Pero también se le puede dar otra lectura, y es que Fernando Berlín considere que el bando republicano era demócrata y no izquierdista. Yo creo que se refiere más a la primera lectura que a la segunda, pero eso ya tendría que aclararlo él. Tengo ganas de leer un libro suyo llamado ‘Héroes de los dos bandos’ http://www.casadellibro.com/libro-heroes-de-dos-bandos/9788484605201/1071843, y también de ver un documental basado en ese libro: http://www.radiocable.com/heroes-de-los-dos-bandos-cortometraje-documental-555.html

    • alfanje dice:

      Gracias por tus siempre oportunas aportaciones. También creo más probable tu primera interpretación que la segunda, pero yo he entendido la frase de una tercera manera. Algo así como “no sólo la izquierda, que era democrática, perdió la guerra; sino también aquellos de la derecha que fueran demócratas”.
      La democracia es en gran medida la inclusión del otro y la guerra su destrucción. Digo que en 1939 había pocos demócratas, porque sin duda eran menos que los que había en 1936. La derecha republicana no partidaria del levantamiento para entonces había quedado reducida a una nimiedad sociológica.
      Me imagino que no se le escapa que entre los vencidos había bastantes que de demócratas no tenían la voluntad ni de aparentar. Ahora queda muy bonito hablar de democracia, pero hemos estado hablando de dictadura del proletariado hasta hace un cuarto de siglo, y en los años treinta, simplemente no estaba en el Zeitgeist.
      Es difícil acertar en 140 caracteres. Ya digo que la frase me parece desacertada. En cambio si hubiera puesto que “la guerra la perdió la democracia” no me habría llamado la atención.

      • Manuel Vega dice:

        Gracias a ti por tus posts, que siempre tratan temas de interés (siempre he creído que lo interesante está por encima de la actualidad).

        Esa derecha republicana no partidaria del alzamiento era mínima, cierto, pero he tenido noticia de casos sorprendentes. Por ejemplo el de Luis Lucia, dirigente de la CEDA que mostró mediante un telegrama al Ministerio de la Gobernación su lealtad a la República tras el golpe militar. Sin embargo, no se le consideró de fiar y estuvo encarcelado en Barcelona hasta el final de la guerra. Para colmo, ese telegrama de adhesión al gobierno republicano fue utilizado por los franquistas para juzgarlo sumarísimamente y condenarlo a muerte, pena que finalmente fue conmutada por la de confinamiento. Murió en Mallorca en 1943. Aquí una reseña de un libro que he encontrado:

        http://www.casadellibro.com/libro-en-el-filo-de-la-navaja-biografia-de-luis-lucia-lucia-1888-1943-/9788470305016/816019

      • alfanje dice:

        Claro. Tiene que haber muchos ejemplos, aunque también es cierto que algunos que podían ser leales el 18-07-36 cambiaron de idea y bando durante la guerra y quizá hasta al revés. El cambio de opiniones sincero o no y sobre todo a favor del vencedor es inevitable a la vista de tanta barbarie. Cuando dices en el otro comentario “la república no podía ganar la guerra”, eso era cierto en cuanto se estableció como guerra, probablemente a partir de septiembre o ya sin dudas en la segunda mitad de 1937. En cambio la República podría haber tenido éxito en sofocar el levantamiento en sus primeros días. En esos primeros tres o cuatro días la confusión es enorme, también las adhesiones e incluso el significado de las mismas. Tienes a rebeldes alzándose al grito de ¡viva la República! y al PNV de Álava apoyando a los sublevados para defender la religión. Si el alzamiento hubiera triunfado de inmediato ¿habría cambiado la bandera? ¿habría cambiado el régimen? ¿se habría forjado el franquismo personalista tal y como fue? Es difícil responder que sí. Por ejemplo, Franco no fue nombrado jefe de su bando hasta octubre. Hasta cierto punto puede ser injusto caracterizar a los que se sublevaron como no demócratas porque ni todos lo hicieron por lo mismo ni podían saber que iba a venir una dictadura de cuarenta años.

        Muchos de la izquierda empezarían la guerra como demócratas y la acabarían como sovietistas convencidos, en la convicción de que la democracia burguesa no servía para detener al fascismo. Del mismo modo en la derecha muchos que sufrieron o vieron los desmanes de la zona republicana, las checas, la persecución de los religiosos, acabarían convencidos de que la democracia no era un sistema adecuado para España y que hacía falta un gobierno fuerte y autoritario. Total, que la guerra acabó con la posibilidad de democracia por muchos años. Sin esa guerra tan larga, quizá España habría podido volver a la normalidad en el momento en que el contexto europeo fue favorable, en lugar de permanecer como una excepción ridícula durante tres décadas más.

        Si me preguntaran si la Segunda República era una democracia, diría que sí pero con matices, que una democracia de la época una “democracia de entreguerras”y que el régimen más democrático que había tenido España hasta aquella fecha. En cambio, según los criterios actuales fue una democracia de baja calidad y en muchos sentidos no lo era. No tanto por su configuración institucional como por el comportamiento y la voluntad de los actores. De hecho, los partidarios de la Tercera República (entre los que me cuento a veces, cuando me domina la racionalidad formal por encima de la económica y si consigo olvidarme de quienes son los compañeros de viaje) lo mejor que podrían hacer es olvidarse de una vez de la Segunda.

  3. Manuel Vega dice:

    De acuerdo en todo lo que dices en tu último comentario. Yo también creo que los defensores de la III República deben dejar de fijarse en la II República como modelo, porque lamentablemente no lo fue. Me gusta la expresión “democracia de entreguerras”.

    Un tema que me da mucha rabia es que se considere a los anarquistas defensores de la República. No lo fueron. O, mejor dicho, lo fueron cuando estalló el levantamiento militar y la consiguiente guerra, y no les quedó otra que defender lo que desde 1931 habían atacado. Que se lo pregunten al primer gobierno de izquierdas, el social-azañista. Lo digo por todas las huelgas y protestas violentas durante aquel periodo. Me hubiera gustado que CNT, FAI y otros anarquistas hubieran sido tan activos contra la monarquía de Alfonso XIII como lo fueron contra la República de Azaña.

    • alfanje dice:

      Lo de “democracia de entreguerras” no recuerdo de dónde lo he copiado, pero seguro que no es mío.

      Si los anarquistas defendieron la República, los de la huelga de basuras que andan esparciendo desperdicios por Madrid están defendiendo el Estado del Bienestar. Rizando el rizo se puede decir cualquier cosa, pero los que se mataban entre sí en Barcelona en mayo del 37 plantean un desafío interesante a la visión simplista y maniqueísta de la guerra.

      Hay apuntes interesantes sobre el anarquismo ibérico en “El laberinto español” de Brenan. Era algo que parecía superado, pero que en este tiempo del 15M y la antipolítica resurge con nuevos nombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s