La aventura cotidiana de ir a trabajar

El estropicio

El estropicio

Llevo muchos meses con la intención de escribir una gran entrada con todo  lo que es diferente en el autobús urbano dublinés -Dublinbus-, en comparación con los que he visto en otros lugares. No lo he hecho aún porque son muchos puntos. Uno de los que no abordaré será el incivismo. Es increíble la cantidad de personas que ponen los pies en los asientos, va nmetiendo ruido con teléfonos y aparatos de música o dejan botellas de plástico y basuras peores. Muchas veces ni siquiera son los yonquis y antisociales de los que uno podría esperárselo, sino otros indeseables de aspecto más estandarizado. Al final todo esto contribuye al deterioro del transporte pública en una ciudad con divisiones de clase social más nítidas de las que yo conocía y en el que la población está muy esparcida. Todo aquel que puede permitirse tener un coche lo hace y  el autobús urbano queda no ya proletarizado sino lumpenizado. Una curiosidad es que a diferencia de otras capitales en donde los protagonistas de lo peor son minorías étnicas o raciales muchas veces extranjeras aquí en cambio suelen de pura cepa irlandesa y financiados por los servicios sociales.

Ayer de camino al trabajo, un subnormal empezó a discutir con el conductor. Yo no vi nada, pero oía los gritos desde el piso de arriba. Por lo que oí el muy retrasado se estaba quejando de que había tocado el botón para bajar en la parada anterior, pero o bien no funcionó o al conductor se le pasó o lo que fuera. El conductor le dijo que se podía bajar en la parada en la que ya estábamos y el tío dijo que no se quería bajar y cuando el conductor cerró las puertas para seguir camino el puto anormal le metió una patada al cristal y se lo cargó. Si es el tío que yo vi desde la ventana iba con un chaleco fluorescente y tenía aspecto de ser alguien que iba a trabajar al aeropuerto y que parecía normal. El caso es que tuvimos que bajar todos a esperar otro autobús.

Muchas veces reflexiono sobre la  poca violencia que hay en la sociedad. Ahi lo justo habría sido reventar al tío a patadas, retenerlo y que luego hubiera venido la policia para asegurarse de que pagaba todos los desperfectos. Al final, treinta o cuarenta personas pierden diez minutos de su tiempo, los contribuyentes pagan quinientos euros por un cristal nuevo, el hijoputa que lo lía todo se va de rositas y el mundo sigue girando. Aunque estoy seguro de que hay aspectos en que sería peor, me parece que estaría más contento de vivir en una sociedad en el que la hace la paga.

Anuncios

3 Responses to La aventura cotidiana de ir a trabajar

  1. liviadeandres dice:

    Te felicito por tu artículo. No es falta de violencia, es simple cobardía. La gente no está acostumbrada a defender sus derechos, y cada vez más, su tendencia es mirar hacia otro lado, a proteger al que agrede, sobre todo en Europa. Estamos en la época del “buenismo” y nos estamos equivocando, a tal punto que estamos destruyendo nuestra sociedad.

    • alfanje dice:

      No niego que hay una parte de cobardía individual, pero incluso en casos de individuos a los que sé que podría perfectamente moler a palos el análisis coste-beneficio me hace entender que es mejor que pierda diez minutos a llevarme un puñetazo aunque le pueda colocar al otro veinte. Por otra parte, está la crisis de valores, que vete a saber si el resto del autobús no acaba pensando que el broncas no es para tanto y el problemático eres tú por reconducirlo. Y luego está el papel neutral de las fuerzas de orden: al final al incivico no le va a pasar nada por hacer lo que hace, pero luego al ciudadano gris le cae encima todo el peso de la ley. Total, que tenemos lo que merecemos; que seguramente sea mejor que lo de esas partes de los EEUU donde todos llevan armas, pero que da rabia. Es lo que hay.

  2. liviadeandres dice:

    Qué razón tienes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s