Cena asiática

a

Caldero de todo un poco

Tiene que hacer más de cinco años que no paso por el Wagamama de Dublín, porque la última vez que he comido en uno fue en Londres en 2008 (y descontando Heathrow tampoco hemos vuelto a pasar por Londres). El restaurante de aquí es un poco incómodo, entre lo de que a veces hay que hacer cola, hay que bajar las escaleras y luego compartir una de esas mesas enormes con quien llegue, como si fuera un garito del metro de Tokio. Ahora bien, la cantidad de delicias al alcance de uno es enorme y los precios bastante asequibles, aunque en esta ciudad se pueden hacer mejores negocios. Un placer reencontrarse aunque sólo sea con la imagen de ese cuenco gigantesco de caldo, fideos, verdura y carnes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s