El velo pintado

mom

El cartel de la película (2006)

No estoy muy seguro de si “velo pintado” conserva el sentido del painted veil en el poema de Shelley o si es tan extraño en inglés como a mí me lo parece en castellano. Lo digo porque los velos son translucidos y una capa de pintura les provocaría opacidad y no sé si no será “colorido” o “teñido” un adjetivo más apropiado. “Velo pintado” suena muy raro. Es posible que haber visto esta película en alemán (Der bunte Schleier) me haya provocado la idea, pero es lo suficientemente extraño para que uno se de cuenta por sí mismo desde nuestro idioma. Además uno ve la película y no percibe una sola pista de a qué se refiere este velo. Por fortuna el marido de Mary Frankenstein era un poeta flojo y lo explica en el segundo verso, así que todo es sencillo una vez que descubrimos que Somerset Maugham -el autor de la novela- lo esta citando: el velo de colores es la vida. O sea, una novela que trata sobre la vida, que es como decir sobre cualquier cosa.

Hace siete ú ocho años, justo antes de que empezara una película en el cine, salió el anuncio de otra que creí que me gustaría ver. Me imagino que los paisajes formidables de la China fueron el gran reclamo, porque soy un adicto a esas cosas. No he tenido la ocasión de verla hasta hace un par de semanas y, por decir algo, trata de un bacteriólogo británico que se casa con una joven de la alta sociedad londinense y se la lleva a vivir a China donde él va a investigar el cólera. Su esposa le pone los cuernos con otro pijo inglés en Hong Kong y al final el marido se la lleva a la región remota adonde va a trabajar y en la que apenas hay ni blancos. Hay un hijo que no se sabe ni de quien es,  el doctor científico acaba palmando a causa de esos virus chungos y la viuda vuelve a Inglaterra con el zagal.

A pesar del exotismo me ha parecido bastante mala. Luego me puse a leer sobre la novela original, que dista lo suficiente de esta tercera versión cinematográfica: en aquella la moza vuelve a Hong Kong a recibir el calor de su amante. Aunque no me he molestado en averiguarlo, supongo que el escenario no son las espectaculares montañas de Guilin sino cualquier otro sitio menos pintoresco. Al menos me he enterado de que Maugham no se pronuncia Mógam sino Moim. He visto filmes peores.

Anuncios

One Response to El velo pintado

  1. […] (12): Además de con el resumen del año anterior, nos pusimos con una película que tuvo China por escenario y el crimen del ajedrez. El camello vecino y el regreso a nuestro restaurante favorito fueron lo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s