Orígenes del poder político: El imperio de la ley

El libro

El libro

Sigo con The Origins of Political Order de Fukuyama. Si en previos comentarios hemos tocado la situación otro  anterior a la aparición del estado  y la aparición del propio estado, daremos un repaso en este momento a la ley como elemento fundamental del orden político.

Lo primero que interesa es dejar a China a un lado. De las cuatro grandes regiones del mundo que se están comparando a grandes rasgos, la más oriental es aquella en la que el estado fuerte emergió por vez primera pero en cambio es una en la que la ley no ha imperado y la voluntad del Emperador, en esta etapa histórica sustituido por el Partido Comunista, se ha impuesto sin demasiadas cortapisas. Si se busca la razón en la religión se da la circunstancia de que mientras las religiones indostaníes, así como el cristianismo y el islam tienen textos sagrados, el confucioísmo no ha estado basado en preceptos revelados.

Europa es la zona del mundo en la que primero se consolidó la ley como fuente de justicia frente a la voluntad de los poderosos. El proceso tiene que ver con la dualidad Iglesia-Estado y con el proceso de codificación del que son hitos la compilación de Justiniano y la concordia de Graciano, pero también con cosmovisión compartida por gobernantes y gobernados de que estaban en un mundo cuyas leyes no establecían ellos mismos.

En el mundo islámico existen el Corán y los hadices como fuentes originarias de ley. Se suele comparar con la cristiandad en el sentido de que no existe división entre iglesia y estado, aunque considerado diacrónicamente esto no ha sido siempre así ya que por un lado esta división en los estados cristianos se produce alrededor del siglo XI, a la vez que en el cristianismo ortodoxo el imperio Bizantino fue cesaropapista hasta su destrucción y el rasgo de las iglesias ortodoxas nacionales persiste. Por otra parte, en dos de los estados islámicos más poderosos, como fueron el  de los mamelucos de Egipto y imperio Otomano el sultán tenía la potestad de dictar normas diferentes de la sharia.

El problema que se encontraron los ingleses en la India es que no ha existido una codificación coherente de las normas religiosas, por lo que tuvieron que desistir en su empeño de aplicar la tradición local para impartir justicia. En cambio, tras la independencia, se ha implantado un sistema de legislación complejo y que mezcla fuentes de diversa procedencia. La diferencia con el mundo árabe ha estado en que tras la descolonización, los estados árabes han pasado a estar dominados por dictadores militares que no han tenido el contrapeso de la autoridad de los ulemas.

Hay una referencia en este capítulo a las ideas de Hayek sobre la diferencia entre la ley y la legislación que por sus conexiones con la actualidad merecerá comentario aparte.

Anuncios

One Response to Orígenes del poder político: El imperio de la ley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s