El sombrero de tres picos

El año pasado la hermana de la señora de la casa le regaló un Kindle de Amazon. Me pareció una tontería de regalo porque ya teníamos dos tabletas que funcionaban la mar de bien e incluso en una de ellas había instalado la aplicación de Kindle, que en realidad me parecía bastante peor que los lectores de ficheros epub y pdf con la pega añadida de que utilizaba sus propios ficheros mobi no compatibles y que había que convertir. Como forma de expresar inmaduramente mi protesta ni lo miré.

Y la jefa siendo como es tampoco. Ayer me he dado cuenta de que la caja estaba en una estantería y he tenido el dudoso honor de quitarle el plástico protector. Si las damas con las que ustedes tratan son en algo parecidas a la mía, mejor no les regalen cosas tecnológicas. He estado mirando qué posibilidades tenía el aparato y tras un rato de jugueteo he sido capaz de descargarme unos cuantos libros viejos de los que no tienen derechos de autor desde páginas como la del Proyecto Gutémberg o la del Internet Archive. Debe de haber más de esas. Agradezco sugerencias o archivos interesantes.

He visto que hay otros modelos del Kindle que van en color y todo. El que tenemos es el 4.1. y es mi primera experiencia con eso de la tinta electrónica. Sí que tengo la sensación de que puede ser más descansado para la vista que la pantalla luminosa habitual, pero en cualquier caso tengo que darle algo más de tiempo al periodo de prueba.

Para estar leyendo un rato he cogido uno de los libros que había descargado ayer, “El sombrero de tres picos” de Pedro Antonio de Alarcón. Creo que es uno de los que se solían leer en el bachillerato, pero a mí no me tocó. En cambio tengo oída la obra homónima de Falla en multitud de ocasiones e incluso solía tocar con la guitarra una adaptación de la “Danza del molinero“. Hace años tuve la ocasión de visitar la que fue casa del compositor en su exilio argentino de Alta Gracia.

La novela es muy cortita y debería haberla leído antes. Se podría decir que es una precursora sencilla de las comedias de enredo que hemos visto en el cine en el siglo siguiente. A veces lamento no estar más en contacto con mi idioma y volver a los clásicos es el mejor camino. Si me dedico a seguir el audiovisual que se hace en España hoy por hoy no voy a aprender la palabra “caz” ni que en el siglo XIX “czarina” parecía una grafía aceptable. Siempre hay que volver a los clásicos.

Es curioso, porque el Kindle da el porcentaje del fichero que uno lleva leído. Pues bien, la novela se me ha acabado en el 26%. El siguiente cuarto eran notas en inglés explicando el contexto histórico y aspectos lingüísticos y el 50% era un glosario-diccionario que incluía prácticamente todas las palabras. Con este formato de edición un podría casi leer cualquier novela en cualquier idioma.

Anuncios

One Response to El sombrero de tres picos

  1. […] “Lingua tertii imperii” de Klemperer, “La leyenda negra” de Juderías, “El sombrero de tres picos” de Alarcón, las “Cartas finlandesas” de Ganivet, “La tía Tula” de Unamuno, “La […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s