Cosas de menor importancia

Cosas eslávicas

Cosas eslávicas

Bien, pues como parece que ya hemos encontrado empleo pongámonos con asuntos menos lucrativos como son nuestras notas en este espacio.

Llegó el 1º de enero de 2015 y, oh sorpresa, hasta donde yo sé Cataluña seguía dentro de España. Leyendo a algunos unos cuantos meses atrás habría parecido una posibilidad remota. Hoy el astuto Artur Mas dice que ha convocado elecciones con pretensiones que por mucho que se quiera no van a ser más que unas regionales más, pero eso sí, vaya récord de campaña electoral y qué agonía de seguir oyendo más de lo mismo por lo menos hasta septiembre.

Desde 2012 hasta ahora he ido cambiado mi opinión sobre aquel al que consideré irónicamente “un fino analista”. Ahora me está pareciendo un maquiavelo (en el buen sentido) y rebaño los que hasta hace poco parecían tener la sartén por el mango. La verdad es que me parece vergonzoso lo que les están haciendo a los independentistas de verdad de toda la vida, mareándoles la perdiz y jugando con sus sentimientos de modo cruel. Por ello me he decidido a darles una satisfacción. Simbólica, que muchas veces es de lo que se trata: Cataluña es nación en un cartel en polaco que hay en una calle del centro de Dublín.

El mes pasado, en los bajos de Liberty Hall, emblemático edificio y sede de sindicatos del que ya hemos hablado en otras ocasiones me encontré con este cartel en polaco, del que no entendí ni jota pero donde me percaté de que junto a las banderas de países más o menos indiscutibles como el Reino Unido, Suiza, Irlanda y España estaba también la de Cataluña. La conexión polaca del noroeste es notoria hace ya lustros así que como con muchas cosas le hice una foto que es también un selfi involuntario y que me serviría para investigar después. Esto es lo que he estado haciendo hace un rato.

No es que haya encontrado gran cosa, pero he aquí una presentación sobre un programa de apoyo de los sindicatos a los trabajadores polacos en el extranjero. Hasta donde yo he visto hubo un acto en Barcelona pero el único patrocinador es el ministerio polaco de asuntos exteriores. Dicho lo cual, mi primera y malévola suposición deja de cumplirse. Eso sí, muy atento al grafismo observo que el icono de la señera es de diferente tipo al de los otros, ya que es el único en el que los pliegues “ocasionados por el viento” no hacen ondear la bandera como sería natural. Es por esto que me parece una adición posterior. Si los encargados de estas cosas en el país que quiere decidir para ser no lo han pagado (y ya de pagar, pedirían eliminar la enseña inmediatamente anterior)  mi segunda suposición serías que algún corresponsal polaco en la Polonia del sur, consciente del Zeitgeist, ha hecho la recomendación a deshoras. La realidad, mucho más prosaica, debe de ser que la guía que se ofrece a los emigrantes polacos sirve solamente para la región catalana.

Por lo demás Cataluña no parece ser mentada en el texto aunque Irlanda del Norte sí que lo hace con mención separada del Reino Unido y la República de Irlanda. Las cuatro barras están por encima de la mano ensangrentada del Úlster.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s