No me toques

Imagined Communities

Imagined Communities

Hay un libro que aparece citado en la bibliografía sobre nacionalismos, se puede decir que siempre. “Comunidades Imaginadas” de Benedict Anderson, escrito en 1983 y revisado por el autor en 1991. Las ideas centrales son la definición de la comunidad nacional (y otras) como “comunidad imaginada” y la importancia del capitalismo de imprenta, a la hora de crear bloques de inteligibilidad que rompan el continuum dialectal y una economía de escala para las formas de imaginar. Yo hasta estos días no lo había leído entero, aunque he tenido la sensación de que sí. Da muchas ideas para hacer comparaciones interesantes. Ya volveremos a ellas algún rato.

Por un golpe de suerte me encontré un ejemplar de la edición de 1991 en un saldo. Ni siquiera era de segunda mano, tiene que haber estado escondido en algún estante todos estos años. Leyendo las notas a la segunda edición veo que uno de los errores principales de la primera estuvo en haber confiado en una mala traducción al inglés de Noli me tangere, la novela patriótica del filipino José Rizal, traducción perpetrada por León María Guerrero. Será cosa opinable, ya que en la página del tal señor en la Wikipedia dicen acclaimed que más o menos querrá decir que es como para dar palmas. Anderson dice que es mala de solemnidad al menos en dos ocasiones.

Me he puesto a fisgar a ver si vale la pena leer la novela (yo en el idioma original, por supuesto, que para eso me lo enseñó mi madre) y me encuentro con que existe la siguiente versión en tagalo:

  • Noli Me Tangere (1999) by Ofelia Jamilosa-Silapan, Tagalog translation of the English translation by León Ma. Guerrero.

O sea la traducción al tagalo de la traducción (pésima) al inglés del original en español filipino del siglo XI que escribió el autor original. Ya ni se me ocurre cómo puede llegar a ser infame ni qué tendrá que ver ya con el original si Anderson está en lo cierto. Tiene suerte esta dama de que no lea yo el tagalo. Tampoco entiendo muy bien para que se hace si hay otra hecha en la lengua malayopolinesia a partir del original hispánico ya en 1906.

Esto de las traducciones tiene su cosa. A principios de la década pasada vi en años consecutivos que dos españolas a las que conocía (una compañera de piso y otra del trabajo) leían una traducción inglesa de “Cien años de soledad”. Si no queda otro remedio, vale, pero este caso nunca lo he entendido.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s