Libros verticales

He tenido que pasar por el aeropuerto de Amsterdam al menos una docena de veces y aunque hacía algo más de una década de la última constato que ha dejado pocas impresiones en mi retina. El viernes, antes de embarcar para volver a casa, dispusimos de algo más de una hora para dedicar al ocio en ese ambiente precario. Preferí invertirla en patear los pasillos, ya que en eso iba a consistir la escasa actividad física de la jornada. Me entretuve por diferentes tiendas, entre ellas un par de liberías. Mi descubrimiento del día fue algo que quizá sea tan viejo como la rueda, pero que yo no había visto antes: libros verticales.

Descubrimiento

Descubrimiento

No sé si “verticales” sería el modo adecuado de llamarlos. En realidad se trata de unos libros como otros cualesquiera, cuya única diferencia es que el texto estaría en vertical si los agarrásemos del modo habitual, es decir: la escritura es paralela al lomo. Supongo que es un formato apto para los viajes ya que uno puede mantener dos páginas abiertas sujetando el volumen con el pulgar por un márgen. Con un libro de los de toda la vida (llamémosles “horizontales”) uno pude meter el pulgar por el medio para intentar sostener las dos páginas a un tiempo, pero el libro tiende a cerrarse.

Primer contacto

Primer contacto

Primero vi una mesa con cinco o seis títulos y lo consideré una mera curiosidad más pensada para el regalo que para la lectura, pero un poco más tarde me di cuenta de que existía producción en masa. Soy asiduo a las librerías de Dublín y nunca he visto este tipo de encuadernación. Tampoco creo que se dé en el mundo editorial hispano. De hecho, y a pesar de la cantidad de libros en inglés que hay en los aeropuertos y más aún en el de Amsterdam, sólo vi libros en neerlandés encuadernados de este modo así que de momento voy a dejar archivado el dato como una peculiaridad de los Países Bajos. De todos modos, quiero probar y me gustaría que se extendiese.

Multiplicación

Multiplicación

2 respuestas a Libros verticales

  1. Manuel Vega dice:

    ¿Te pareció cómodo de utilizar? Yo lo veo un poco raro, la verdad. ¿Será una apuesta de la industria del papel contra el libro electrónico?😉

    • alfanje dice:

      Para lo de sujetar la página… pues supongo que un poco más cómodo que un libro convencional y un poco menos que una tableta. También pensé lo que dices de la competencia con el libro electrónico. Y además me dio por pensar que era algo muy específico para usar en el avión más que en otros medios de transporte, aprovechando el respaldo del asiento de delante para apoyar el libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s