Rotterdam 4

Y ya por cerrar el regreso a los Países Bajos, dejo unas cuantas fotos por lo general bastante malas que son todas del día que bajamos a comer al centro de Rotterdam.

Brainpark

Brainpark

La oficina en la que estuvimos trabajando se encuentra en el Brainpark. Preguntamos a ver si es que brain quería decir alguna cosa en neerlandés o era simplemente la forma inglesa de llamar a los sesos. Resultó ser lo segundo, a causa de que junto a la Universidad Erasmo se encuentran muchas empresas y es como decir que se concentra mucha inteligencia en ese sitio. Seguramente en un país anglófono nunca se les habría ocurrido ese nombre.

Bicicleta

Bicicleta

De camino al centro de Rotterdam, muchos espacios abiertos y muchas formas cúbicas.  Es bien conocido que tras la guerra no había quedado apenas nada de la ciudad y decidieron hacerla de otra forma.

De camino

De camino

Había estado dos veces en la ciudad en 2004 cuando vivía en La Haya. No me gustó mucho y mis recuerdos se circunscriben a cruzar el puente de Erasmo a pie, hacer un tour del puerto de mercancías y almorzar en un parque. Alguna gente de La Haya solía ir los viernes y los sábados porque al parecer tiene o tenía una vida nocturna muy interesante y discotecas y clubes mejores que los que hay en Amsterdam, o al menos eso decían.

Casas cúbicas

Las famosas casas cúbicas

Una tía de nuestra oficina soltó en algún momento que un auténtico roterdamés no viviría jamás en Amsterdam o en ningún otro sitio que no fuera Rotterdam. Esto es una muestra de cómo a pesar de la tolerancia de los Países Bajos y la ventaja que nos llevan las sociedades más desarrolladas del norte de Europa se puede encontrar el mismo tipo de gilipollez por todas partes.

Eles invertidas

Eles invertidas

En un viaje por Alemania de hace unos cuantos años también me encontré con unos edificios en forma de ele invertida. Fue en Colonia.

Puente

Puente

Durante algunos días estuve pensando en ir a La Haya, que queda a un cuarto de hora de tren. Lo malo es que solíamos acabar en la oficina cuando ya empezaba a anochecer y mi visita a la zona de Holland Spoor, que como dice una compañera de allí es “el gueto de La Haya”, me acabó dejando de resultar apetecible. Esta chica me dice que la ciudad ha cambiado mucho en diez años, lo cual parece lógico. Sigo teniendo cierta curiosidad y no renuncio a volver para echar un vistazo si acabamos regresando el mes que viene.

Edificios grandes

Edificios grandes

Las cosas que más me gustan de los países bajos son el urbanismo, la eficiencia del transporte público y parte de la ideología del país. La vivienda quizá no sea notable por su calidad, aunque non deja de resultarme curiosos todos esos edificios como módulos gigantes, enormes piezas de Lego que comparten el paisaje con canales, molinos y casitas tradicionales. El diseño de la ciudad, los carriles para bicicletas, la puntualidad de los trenes sí que me resulta muy admirable, viviendo en un lugar donde no existe ninguna de las tres cosas.

Bloques de Lego

Bloques de Lego

Lo de la ideología nacional tiene claroscuros aunque en principio estoy bastante más por la tolerancia multicultural neerlandesa que por el nacionalcatolicismo irlandés (ambos tienen mucho de mito y no ocupan todo el espacio ni de coña, pero sirven para dar conversación) y sin embargo, de allí me marché y aquí me he quedado. A lo peor esto de mirar los países de esta manera es como evaluar a las novias potenciales por su curriculum vitae académico-profesional, pero dicho queda.

Parece Miami

Miami

Me recuerda a NYC

Me recuerda a NYC

En el recorrido hacia el centro en el que fue casi el único día soleado no encontré nada reseñable excepto un montón de banderas de Andalucía jalonando la carretera. Ni los naturales del país conocían el porqué del engalanamiento. Dejémoslo en que el color blanco simboliza el río que da nombre a la ciudad.

Obras

Obras

Barco atracado

Barco atracado

Luego ya, una vez cruzado el puente de Erasmo y en la zona del puerto adonde fuimos a comer me llamaron la atención algunos almacenes. En especial uno que tenía escritos los nombres de Java, Sumatra, Borneo, Celebes y esas antiguas colonias neerlandesas de las indias orientales. Estaba bien esa parte de la ciudad.

Calle neerlandesa

Calle neerlandesa

Ya por la tarde estuvimos dando una vuelta cerca del Brainpark por unas zonas que se llaman Kralingen y Oudedijk (creo, lo estoy mirando ahora en el mapa) y que por fin parecían el mundo real, más allá de los aeropuertos, transportes, restaurantes, polígonos y hoteles que era todo lo que llevaba viendo durante cuatro días. Mala tiene que ser la vida en el mundo corporativo si al final entrar a un supermercado a comprar cuatro cosas acaba pareciéndote casi una experiencia liberadora. Esperemos que no nos toque viajar mucho más por obligación.

Una respuesta a Rotterdam 4

  1. […] el año y por trabajo tuve que ir una semana a Rotterdam y dos veces a Maidenhead cerca de Londres. Luego en otoño fuimos a Guipúzcoa a ver a la familia, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s