España ante sus fantasmas

Portada

Portada

La tarde del domingo pasado se la dedicamos a un libro –Ghosts of Spain- escrito por quien fue corresponsal del Guardian en España durante más de una década, que trabaja ahora para The Economist. En inglés se subtitula “viajes por el pasado oculto de un país”, pero la versión española de 2006 se llamó “España ante sus fantasmas”. La edición que ha caído en nuestras manos es de 2012 y añade un prefacio y un capítulo final que resulta más que necesario porque mira que no ha cambiado nada en España, en especial desde 2008 hasta hoy. El capítulo final añadido a esta edición se llama The Fiesta is Over, que no te digo nada y te lo digo todo.

Escrito en la tradición de la literatura de viajes británica, con descripciones costumbristas y salpicado de decenas de expresiones en la lengua del país (bastantes de las cuales se podrían verter al inglés sin demasiados problemas) hace un recorrido por temas centrales de la memoria histórica, política y sociológica del país que en una lista aproximada que parte a parte y capítulo a capítulo son las siguientes:

  • Parte Primera: la represión durante y tras la guerra civil, el legado de Franco, el pacto del olvido de la Transición y los cambios culturales en la España del seiscientos y de la llegada del turismo.
  • Parte Segunda: Lo que mi generación vivió por los periódicos  y telediarios en los años ochenta y noventa: corrupción, terrorismo y sumarios; flamenco, droga y gitaneo variado; el clero y los puticlubs y una descripción de los sistemas educativo y sanitario.
  • Parte Tercera: Capítulos sobre 11-M, País Vasco, Cataluña, Galicia, otro sobre la cultura y el arte y por último el que cuenta el estallido de la burbuja y que la fiesta ya se acabó.

Creo que lo de leer a autores británicos que intentan explicar(se) nuestra cultura no es por complejo de inferioridad y de hecho a veces me parece que se equivocan bastante.

Pero sí que es verdad que en España hay bastante devoción por los hispanistas foráneos y que quizá se les hace más caso del que se debería. A los anglosajones les importa más bien poco lo que el resto del mundo piense y escriba de cómo son y su modo de vida. Ya les puedes explicar con números que el sueño americano es un fraude, que no se van a enteran. En cambio, si el New York Times dice que Madrid es una de las diez mejores ciudades del mundo, la prensa española va a tardar minutos en hacerse eco mecánicamente, debido a ese complejo de inferioridad paleto que arrastramos.

Hace casi diez años leí un libro similar –The New Spaniards, the John Hooper- y allí obtuve algunas ideas interesantes que luego he mezclado con otras propias. Lo de “cultura del exceso” lo saqué de allí y lo digo mucho, a veces para compararla con otra cultura latina, la italiana que es más una “cultura de la apariencia”. Es para lo que valen estos libros: se estereotipa más dignamente.

Por poner otra elaborada por mí mismo a partir de mi experiencia y de cosas leídas aquí y allá. Es cierto que la cultura gastronómica anglosajona es bastante pobre. Supongo que en parte tiene que ver con factores ambientales, pero también habrá razones difíciles de determinar por las que esa gente no le ha dado a los alimentos y al ritual de degustarlos la misma consideración que la nuestra. En cambio me parece que ese relativo desinterés ha supuesto que tengan una ventaja competitiva en la economía, que se traduce en jornadas laborales mejores y una mayor productividad individual. En el fondo tiene que ver con cómo el liberalismo y cómo se relaciona con el crecimiento económico. en este caso la libertad de comer un perrito caliente o de saltarse la comida suponen una ventaja sobre las restricciones que supone la obligatoriedad social de una comida formal de tres platos y una sobremesa, palabra ésta última que no existe en inglés.

No me voy a enrollar nada con el libro en sí: un periodista inglés vive un montón de años en España y cuenta cómo lo ve. A mí me parece que para entender bien el país haría falta un relato basado más en estadísticas que en noticias y que gran parte de los asuntos ideológicos, como la guerra civil y el franquismo, van teniendo menos peso con cada lustro que pasa, pero al final, lo que me interesa de estos anglosajones viviendo en el mundo hispano es que tienen una visión hasta cierto punto simétrica a la que yo percibo como hispano viviendo en el mundo anglo.

Es una visión notablemente diferente a la que puedan tener esos grupos poco admirables de ingleses (también los habrá alemanes) que se retiran al sol del sur español. La segunda ley de Cowen dice que hay bibliografía sobre todo, pero me ha sorprendido agradablemente la noticia de que los antropólogos ya les han dedicado tesis y tratados.

Esos son los expats. Tras leer el libro de The Third Culture Kids escribí en su día que un problema que le veía era que  sólo consideraba dos tipos de situaciones: La de los expats en la que se centraba bastante y la de los inmigrantes, a los que consideraba como individuos que trataban de dejar algo atrás y asimilarse a un nuevo país y cultura. Lo que nos pasa a muchos, al igual que al periodista que escribe, es que nos queremos quedar en el terreno del medio y vivir lo mejor de ambos mundos. Sólo un cambio muy radical puede obligarte a integrarte de modo más intenso en el país de destino.

2 respuestas a España ante sus fantasmas

  1. Manuel Vega dice:

    Creo que das en el clavo con eso del complejo de inferioridad que tenemos aquí con respecto a lo que digan los anglosajones. El ejemplo que pones del New York Times como faro que ilumina todo es realmente acertado. Te voy a contar una cosa que me pasa a mí y a ver qué opinas: desde que empecé en el periodismo oigo a mucho experto, tanto a los que lo son de verdad como a los que van de que lo son, glorificar a todas horas a los reporteros norteamericanos del llamado ‘nuevo periodismo’, cuyo máximo exponente es Tom Wolfe, autor del libro del mismo nombre y biblia de esa corriente. Me lo compré muchos años después de que me recomendaran (casi obligaran a) hacerlo y me costó acabar de leerlo. A ratos me parece bueno y a ratos, infumable. Tiene reportajes larguísimos que quizá gusten mucho en EEUU, pero dudo que aquí tuvieran más lectores que los periodistas que dicen que son geniales. Aparte, un amigo me regaló ‘Retratos y encuentros’, de Gay Talese, otro de los símbolos del New Journalism, y de ese confieso que no pude acabar ni el primer reportaje. Lo tengo ahí en la estantería, y a veces intentaba convencerme de que debía leerlo, de que si lo recomienda gente que admiro porque me parecen buenos periodistas es mi culpa que no me guste. Hace mucho que no se me pasa por la cabeza leerlo. Será que estoy perdiendo ese complejo de inferioridad. Y de tener este complejo, prefiero que me lo cause la BBC.

    • alfanje dice:

      No se casi nada de los subgéneros del periodismo. Me imagino que todo lo que venga del gringo se importa con más o menos éxito. Es una lástima que aprender idiomas haya quedado reducido en España a inglés y mal, porque estoy seguro de que se hacen cosas muy interesantes en muchos campos y sitios y no se pueden traer porque no hay correa de transmisión, que sería gente que hable ruso, chino, japonés, árabe. Yo tampoco tengo ni idea pero veo que en las redacciones no hay gente que sepa por las transliteraciones fuleras que hacen y las malas traducciones que se nota que vienen del inglés.

      Más que específicamente sobre el periodismo era una reflexión general sobre el complejo de inferioridad español, que a veces está muy justificado y otras bastante menos.

      Pero vamos si me meto en harina diré que el periodismo bien hecho en un momento dado puede crear un buen “estudio de caso”, que es un método de investigación bastante limitado. Eso sería el buen periodismo, que el malo cubre toda la escala entre el pastiche y el panfleto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s