Analogías con los años treinta

cartel-espana-leon-seis-letras

Cuando uno lee Historia de España de los años treinta del siglo pasado (seguramente sea la década sobre la que más se lee) se encuentra uno con muchas referencias a la masonería. Nunca he sabido demasiado de la masonería y me imagino que eso implica que su labor de sociedad secreta la están haciendo bien. En Salamanca he visto el Archivo Histórico Nacional (sección Masonería y Guerra Civil) donde uno puede entrar a una sala que es la reconstrucción de una típica logia. El carácter secreto o reservado de esta sociedad y todas las semiverdades y mentiras que se hayan podido decir de ella -como la famosa conspiración judeomasónica que tanto inspiraba al de El Ferrol- son los principales desafíos para saber en qué consistía (¿consiste?) en realidad su actividad.

Lo que sí que parece cierto es que fue un punto de encuentro de diversas personalidades que tuvieron mucho que decir en la vida política y social del primer tercio del siglo XX en España y que parece haberse esfumado por completo o, al menos, haber perdido la mayor parte de su importancia real o ficticia. Los teóricos de la conspiración han encontrado otros chivos expiatorios de más difícil ingreso (¿cuánto hay que pagar para ser del club Bilderberg?) y los políticos y los que parten el bacalao se encuentran ahora en los clásicos reservados de los restaurantes y en los palcos de los estadios de fútbol.

Tengo que trabajar un poco más esta analogía, pero  me parece que el fútbol es el sustituto de la masonería en la España del siglo XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s