La “antifragilidad” de Taleb

mkm

Antifrágil

Cuando salió este libro (Antifragile: Things That Gain From Disorder, de Nassim Taleb [2012]), leí una crítica de un autor desconocido por mí que me picó la curiosidad, aunque también luego cayeron otro par de recensiones de autores respetables que resultaron bastante demoledoras.

El concepto inventado de la antifragilidad, que viene a ser la cualidad de verse reforzado por los azares de la vida me parecía interesante. Eso a pesar de que no estoy muy de acuerdo con que cada individuo acuñe términos en función de su conveniencia para centrar la conversación alrededor de los mismos. También la obra está plagada de “cisnes negros”. Hay que aceptar el ego del escritor hasta cierto punto pero me parece abusar.

El problema de la llamada antifragilidad es que si uno busca en el libro cómo ser antifrágil, no encuentra respuesta por ningún lado, más allá de sugerencias como tener una cartera de inversiones con un 10% de elevado riesgo, someter al cuerpo a esfuerzo físico, no tomar medicamentos ni acudir a doctores para dolencias leves, una dieta variada con ocasionales ayunos y la necesidad física de caminar. Estoy bastante de acuerdo con casi todo. De hecho a lo largo de todo el libro me parecía estar escuchando la voz de alguien que piensa en muchas cosas como yo, pero por desgracia tras acabarlo sigo igual de frágil.

Entiendo que el estilo de Taleb no guste a algunos porque no es el que se corresponde con el canon angloamericano. Al final, si un mediterraneo ejerce como tal hay una visceralidad que se tiene que notar en su producción. Dejando las formas a un lado, para mí el libro fracasa en su propósito principal. Por otra parte me agradan las referencias constantes al mundo clásico y he encontrado en él muchas ideas, anécdotas y conceptos que considero buenos descubrimientos.

Ejemplo: “El problema del pavo” que en los muchos días anteriores al día de Acción de Gracias en que habrá de servir de festín, calcula racionalmente que el granjero no es ninguna amenaza porque estadísticamente no hace más que traerle comida. Es una elegante metáfora que habríamos podido utilizar hace una década cuando decíamos que en España había una infladísima burbuja inmobiliaria y nadie nos creía. Como pesimista yo caeré muchas veces en el problema del pavo inverso, que es no tener en cuenta la posibilidad de que eventos favorables imprbables se acaben convirtiendo en realidad.

Más ideas: Yatrogenia, turistificación, procrastinación fabiana, efecto Lindy, perro y baldosa de Empedocles, falacia de la madera verde, estrategia de la haltera (barbell), vía negativa.

Lo bueno del libro, que tiene muchas ideas y lo malo, que la idea principal no acaba de cuajar. En el fondo, si alguien me dijera que Taleb es el Paulo Coelho de la economía lo podría aceptar, pero también creo que en las bobadas de Coelho y en los libros de autoayuda hay muchas perogrulladas que pueden ser un escalón de avance para quien estuviera por debajo de ese nivel.

Veredicto: Para leer deprisa y con curiosidad pero saltándose muchas páginas. Quizá empezar por el glosario que viene al final.

Anuncios

One Response to La “antifragilidad” de Taleb

  1. […] entre 166 y 123 metros. El furlong tiene 201,168m. y precisamente el otro día he leído un libro en el que se decía  era “lo que puede correr un ser humano a máxima velocidad”. En […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s