La casa de aduanas

La casa de aduanas de Dublín en 1792

Como apunté hace unos días a propósito de otro monumento, el pasado lunes de Pascua entramos a ver la Customs House. Edificio nobilísimo que queda entre el río y la estación de autobuses, ahí en medio de todo, pero de no tan fácil acceso debido a que alberga el departamento o ministerio de medio ambiente, comunidades y administración local.

Más impresionante debía de ser cuando se construyó, a finales del siglo XVIII, en tiempos en los que era prácticamente la entrada portuaria de la ciudad y los barcos se amarraban frente a su fachada e incluso más río arriba aún. Una excelente carta de presentación, aunque fuera para pagar aranceles y otros trámites administrativos.

La parte que le dejan ver a uno está en el ala sur, que es el lado que da al río. Hay unas cuantas salas abiertas con muebles de época y paneles explicativos. No sé si siempre, pero al menos lo que yo he leído en esta ocasión estaban muy centrados en el Levantamiento de Pascua de 1916 del que en estos días se cumple el centenario. Uno lee un rato sobre observaciones meteorológicas y sobre la nobleza británica que dirigía el cotarro, se asoma a la planta baja por el agujero octogonal y poco más.

Por decir toda la verdad, el edificio es bastante más impresionante por fuera que por dentro (que ni fotos hice) y le sirve aquella frase que alguien dijo de la Calzada del Gigante, de que “vale la pena verlo, pero no ir a verlo”.

a

La puerta de entrada

Entre el folleto que cogí y lo que tenía leído de antes, voy a dejar un par de datos que para mí eran desconocidos demasiado conocidos. Yo había visto en alguna guía turística lo de las caras que representaban los ríos de Irlanda pero de lo que viene a continuación, nada:

La piedra grisácea de la cúpula es de un color distinto a la del resto del edificio, blanquecino, ya que fue reconstruída tras su destrucción en la guerra de independencia (1921).

El friso que hay sobre la entrada se llama “Unión amistosa de Gran Bretaña e Irlanda, con Neptuno ahuyentando a la hambruna y la desesperación”. Bien. Si se conoce un poco la historia del siglo XIX y principios del XX no se puede decir que acertaran, precisamente.

Las cuatro estatuas que hay encima son Mercurio, Abundancia, Industria y Neptuno y la que queda encima de la cúpula representa el Comercio. Abundancia lleva una cornucopia o cuerno de la abundancia, que es un motivo que también aparece junto al arpa hibérnica en el interior. La colmena de Industria me ha recordado a la que hay en otro friso, en un hotel no demasiado lejano.

Lo de la unión amistosa creo que lo voy a contar a menudo. Siempre dicho que esta gente lleva el pasado pseudocolonial bastante bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s