Biblioteca antigua de Trinity College

Visión idealizada, sin turistas

Visión idealizada, sin turistas

Hoy por fin y tras haber aconsejado lo contrario, he entrado a ver el libro de Kells y la sala larga, que es la biblioteca antigua de Trinity College. No me he parado demasiado tiempo delante del venerable libro y creo que los once euros valen más la pena por la vista de tanto libro viejo en simetría que por el renombrado incunable.

A mí me gustan mucho las bibliotecas y si tuviera dinero y espacio sería una de las excentricidades que me permitiría. Que yo recuerde he contemplado bibliotecas memorables en Salamanca y Coimbra. A ellas se une hoy esta y espero ver algunas más, que en el mundo no faltan ejemplos notables.

Una biblioteca es o era cierto tipo de paraíso. Hay algo un poco absurdo en esto de mirar anaqueles sin entresacar volímenes que curiosear. De algún modo y dado que hoy tenemos mucha más información al alcance de los dedos, una colección de libros y legajos resulta un entretenimiento obsoleto para el que ya no habría tiempo ni aunque nos dejaran total libertad para sumergirnos en ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s